Axtel

Evaluar la gestión de Rolando Zubirán al frente de la dirección general de Axtel es calificar también su fusión con Alestra, porque el directivo asumió las riendas de la nueva entidad exactamente en el momento de hacerse efectiva la operación, el 15 de febrero de 2016.

La rentabilidad del capital invertido en Axtel (ROIC, por sus siglas en inglés, un indicador usado en esta sección como termómetro de la capacidad de los ceo para conducir las empresas mexicanas), fue de 1.6% en el promedio de los cuatro años transcurridos en la administración de la empresa fusionada, similar al promedio de los anteriores 13, cuando los números registraron un 1.8%.

La tasa luce muy pobre y, quizá, en efecto, lo sea. Sin embargo, para formular conclusiones, la sola cifra no es suficiente; es necesario agregar el análisis de otras mediciones y datos de contexto que condicionan el resultado.

SUSCRÍBETE A FORBES MÉXICO

Axtel

En primer lugar, está la comparación con los líderes mundiales y también con el sector en su conjunto, cuyo saldo es desfavorable. Las 10 compañías más grandes de las telecomunicaciones tienen una rentabilidad promedio cuatro veces mayor a la de Axtel: 6.6% en el mismo cuatrienio, en tanto que en toda la industria ese ratio es de 5.5%, promediando 420 compañías a escala global, según cálculos elaborados con datos de la agencia financiera S&P Capital IQ.

Te puede interesar: Axtel vende su negocio de fibra óptica a Megacable por 1,150 mdp

Individualmente, cada uno de los integrantes del top ten goza de una tasa mayor, desde la más baja, 1.9% en la británica Vodafone, hasta las más alta, 12.4% en la estadounidense Verizon. En AT&T, la empresa de telecomunicaciones más grande del mundo por ingresos, la tasa ROIC fue de 5.5% en el promedio de los últimos cuatro años; en Telefónica, la séptima más grande, fue de 4.3%, y, en América Móvil, que ocupa el octavo lugar, 7.8%.

Desde luego, los modelos de negocio de los gigantes son diferentes al de Axtel. La combinación de nichos de mercado es distinta y, además, operan a una escala muy superior, porque venden entre 47,000 millones de dólares (mdd) y 182,000 mdd al año, mientras la empresa mexicana sólo factura 651 mdd. Con todo y esas diferencias, son un punto de referencia obligado para la industria.

Fruto de la fusión de 2016, el conglomerado regiomontano Alfa (la matriz de Alestra) se convirtió en el socio mayoritario, con 51% de la nueva Axtel, y el anterior accionista principal, Tomás Milmo Santos, se quedó con una porción menor, hoy 5.1%, pero compartiendo las decisiones con el director general de Alfa, Álvaro Fernández Garza, ambos como copresidentes del consejo de Axtel.

Rolando Zubirán sustituyó en la dirección general a Tomás Milmo, quien conducía la empresa desde su fundación, en 1994, de modo que tenía más de 20 años de experiencia. Eran unos zapatos grandes para llenar, pero Zubirán Shetler también tenía lo suyo, porque era el ceo de Alestra desde 1999, una experiencia de 17 años en la industria, en ese momento.

Si bien ambas empresas operaban servicios de telecomunicaciones y tecnologías de la información, la diferencia era que Milmo Santos (en Axtel) se repartía entre el mercado residencial, el empresarial y el de gobierno, mientras Zubirán (en Alestra) se enfocaba en el segmento empresarial.

Zubirán había ocupado cargos de dirección en el proveedor de equipo Ericsson, en los años 90 (Argentina, Brasil y México), pero el negocio del mercado residencial, como lo intentaba desarrollar Axtel entonces, era un reto para él.

Menos de dos años después de la fusión, en diciembre de 2018, Axtel tiró la toalla (si no es que estaba decidido desde antes), puso en marcha un plan para abandonar su negocio
de fibra óptica para clientes residenciales y microempresas y vendió la mayor parte a Televisa, un plan que finiquitó en mayo de 2019, al vender el resto a Megacable.

El cálculo de la ROIC excluye el nicho residencial y de microempresas desde 2017 (mercado masivo), de manera que refleja la rentabilidad de la estructura actual; es decir, en los últimos tres años, considera solamente los segmentos empresarial y de gobierno.

Axtel: Cuestión de costos

Por cada 100 dólares de ingresos que recibe por sus servicios la empresa comandada por Zubirán, casi 96 se destinan a los costos y gastos de la operación de Axtel para proveer esos servicios, un desembolso muy alto en comparación con el top ten mundial, que destina 85 dólares, y explica en buena parte la diferencia de rentabilidad. La japonesa NTT, la empresa de telecomunicaciones más grande de Asia, por ejemplo, usa 84.7 dólares, mientras el conjunto de la industria utiliza 81, todos, promedios de los últimos tres años (un recurso para atenuar resultados extraordinarios).

Dentro de la estructura total de costos, los relativos a la gestión administrativa son una muestra de menor eficiencia comparada. Por cada 100 dólares vendidos, el equipo conducido por Zubirán consume 47 en los gastos de administración, mientras los 10 líderes globales consumen sólo 20 en promedio, y la industria global, 19. La estadounidense AT&T, por ejemplo, gasta 21 dólares.

Suscríbete al newsletter de Forbes Mésico

El reto de la solvencia

Axtel tiene un grado de endeudamiento muy elevado, y, a pesar que la proporción disminuyó a la mitad de 2016 a la fecha, la deuda financiera es cuatro veces y media el capital propio, mientras que en el top ten es de sólo una vez y media, y, en el total de la industria, es menos de la mitad.

En América Móvil, la deuda es el triple del capital, un nivel menos comprometido que en Axtel, porque es más bajo, pero, sobre todo, porque, en las empresas muy grandes, la teoría financiera acepta niveles más altos sin considerar que entran en el rango de riesgosos.

Axtel costos

El problema más importante, probablemente, son los intereses que genera la deuda. Una buena forma de evaluar su peso es en proporción a la generación del flujo operativo. En ese sentido, el Ebitda de Axtel cubre 2.9 veces el pago de intereses, un ratio apenas reprobado con respecto al límite mínimo de 3, que, por lo general, se establece en los compromisos de refinanciación, aunque en las empresas pequeñas es común subir ese piso hasta cinco o seis veces.

Cuando terminó la venta del mercado masivo, en mayo pasado, Zubirán dijo que los recursos obtenidos servirían para reducir el gasto financiero.

La tasa ROIC es muy baja y no puede desconocerse, pero quizás haya que esperar a que se decanten los cambios que trajo la fusión. Según señaló la calificadora Standard & Poor’s en un informe
de enero de 2019, las líneas de negocio más rentables son las empresariales y de gobierno, porque su margen Ebitda en la compañía ronda el 40% (mientras que, en el acumulado de Axtel antes de desincorporar el mercado masivo, era de 30%).

Las decisiones estratégicas, como la salida del mercado residencial, así como la propia fusión, deben ponerse en observación a la espera de la operación de la empresa bajo las nuevas condiciones, entre ellas, concentrar la gestión de todo el equipo exclusivamente en los segmentos que quedaron: el empresarial (83% de los ingresos del tercer trimestre de 2019) y el de gobierno (17%), y operar bajo una situación financiera más sana, sobre todo, con un menor gasto financiero. Es una gestión en etapa de transición.

Por: César Martínez Aznárez

 

 

Siguientes artículos

google
Google, PayPal y Apple, las marcas con más conexión emocional con los mexicanos
Por

Por su conexión emocional con los consumidores, las marcas Google, Paypal y Apple se colocaron como las favoritas en el...