La educación virtual está repuntando a nivel empresarial y personal por su fácil acceso, flexibilidad de horarios y bajos costos. Las plataformas de seguridad juegan un papel relevante para generar confianza entre los usuarios.

 

 

¿Qué tan frecuente recurres a la web para aprender o especializarte en un determinado tema? Es seguro que en más de una ocasión has recurrido a Internet para consultar algún consejo de cocina o para cuestiones propias de capacitación. En la actualidad, la educación en línea o virtual está al alcance con tan sólo un clic.

De acuerdo con especialistas en la materia como Carl Rianhard, director y presidente de la empresa OpenTec, la educación en línea tiene un avance de aproximadamente 15 años en Europa y Asia, mientras que en México apenas estamos empezando a aprovechar esta herramienta. Las grandes empresas son las que han utilizado desde hace varios años este sistema digital con las llamadas universidades corporativas.

A diferencia del pasado, en que la interacción profesor-estudiante era limitada, hoy, gracias a los desarrollos tecnológicos, la experiencia es totalmente diferente: el profesor interactúa con los estudiantes para orientar los procesos de aprendizaje y resolver de manera más rápida sus inquietudes haciendo uso de diversas herramientas como correo electrónico, videos, redes sociales, grupos de discusión.

Cada día aumenta el interés por recurrir a esta alternativa educativa tanto a nivel personal como empresarial. De acuerdo con una encuesta realizada por Inreach a más de 5,000 profesionales, los estudiantes evidentemente prefieren lo virtual a lo presencial, sin importar las edades. De hecho, el 83% de las personas interesadas en la educación continua tomaron al menos un curso en línea en el 2013.

La comodidad es, sin duda, la clave de este crecimiento. En ciudades donde desplazarse de un lugar a otro resulta complicado y muchas veces puede tomar hasta horas, el sistema de educación a distancia es una gran opción, considerando además que actualmente existe la posibilidad de conectarnos desde cualquier dispositivo móvil, y no esperar a llegar a la casa u oficina para hacer uso de la PC.

Asimismo, las nuevas tecnología han inyectado dinamismo a la educación online; por ejemplo, las conferencias y trasmisiones por streaming y/o foros crean procesos de interacción más fáciles. De igual manera, los podcasts están ganando popularidad. Sólo en línea, el 42 % de los alumnos prefieren aprender por clases de audio que ir a una clase presencial, según el estudio de Inreach.

La educación virtual da la libertad a cualquier persona de aprender cuando y donde quiera y en su propio ambiente de estudio. Todos los días se suman grandes empresas e instituciones interesadas en el e-learning donde la cantidad de empleados trabajando en zonas remotas lo requieren. También vemos que empieza a sumarse la mediana industria, porque reconoce que el activo más importante de una organización es su gente.

Otra ventaja de la educación en línea son los costos si tomamos en cuenta que las universidades de prestigio tienen un precio elevado. Internet y Google son gratis. A nivel empresarial, los costos de la capacitación virtual pueden ir desde un 20 a un 90% menos comparada con la educación presencial, dependiendo del tipo de contenidos y el perfil de la audiencia.

Debido a la demanda que ha representado la educación virtual, las plataformas de seguridad han jugado un papel relevante, pues tienen que generar confianza entre los participantes. De lo contrario, un ciberataque podría presentarse por la falta de políticas de tecnologías de información o por la ausencia de procesos para la contención de daños en los sistemas de educación en línea.

Alteración de contenidos del curso, distribución de contenidos maliciosos, cambios no autorizados, alteración de calificaciones, destrucción de bases de datos y robo de identidad, son algunos de los riesgos a los que se estaría expuesto por no contar con las medidas de seguridad necesarias.

Por otra parte, vale la pena recalcar que Internet se ha convertido en una herramienta indispensable para el autoaprendizaje, es dinámico, interactivo, es un ¨push and pull¨. La gran cantidad de contenido educativo que ya podemos encontrar en la red es enorme, y va desde documentos escritos, audios y por supuesto videos, donde YouTube es el rey.

Esta red social acaba de presentar YouTube EDU en Español, una página que reúne más de 22,000 videos con clases de inglés, literatura, ciencia, estudios sociales, matemáticas, física, administración, tecnología y tutoriales. Estamos en un momento clave en que veremos un repunte de manera contundente por parte de Apple, Google y Microsoft.

Actualmente, muchas instituciones como Harvard, Stanford, el Tecnológico de Monterrey están compartiendo sus contenidos gratuitos, y esto es un cambio de paradigmas en que cualquier persona tiene acceso con una simple conexión a Internet.

En México se debe entender este avance no como un asunto tecnológico, sino como una gran oportunidad para elevar el nivel de educación en nuestro país. ¡Así que no hay pretexto para no mantenerse actualizado!

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @BlueCoat

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.