El futuro de la educación es que los estudiantes que egresan cuenten con una experiencia como ejecutivos en una empresa en un país distinto. Salir de la zona de confort y conocer otras culturas formarán parte del aprendizaje.

 

Por Roberta Pittore

 

PUBLICIDAD

En el contexto económico actual, contar con experiencias globales y bagaje cultural es más importante que nunca. Como resultado, el intercambio de talento es cada vez más común. Estas asignaciones de corto plazo, en las que dos empleados de la misma firma internacional en diferentes países intercambian puestos por menos de un año, podrían incrementar en 49% en los próximos dos años según prevé un reporte de PwC citado por el diario The New York Times.

Durante los últimos 15 años programa MIT Sloan ha apoyado para que los estudiantes ganen este tipo de experiencia global con un curso llamado Laboratorio de Emprendimiento Global (G-Lab). Es similar a un empleo con intercambio, en él, los estudiantes de los MBA obtienen asignaciones de trabajo en startups en mercados emergentes.

Los alumnos de tiempo completo del segundo año de la Maestría en Administración de Empresas (MBA) tienen así un incentivo para elegir los campos en los que quieren ganar experiencia dentro de una nueva industria en otro país. Las funciones que los estudiantes desempeñan en el mundo laboral real son a menudo diferente de lo que planeaban antes de graduarse.

Los grupos de estudiantes trabajan en un problema, la solución debe ser puesta en marcha a lo largo del semestre, tiempo en el cual, los estudiantes viven y trabajan en el país de residencia de la empresa que los acoge.

Los mentores dan otra dimensión al concepto del Laboratorio. Cada equipo recibe a un mentor asignado por el MIT, su rol es ayudar a los estudiantes a traducir lo que han aprendido en su paso por la escuela y con ello, aportar valor a la compañía en la que cursan el intercambio.

El mentor debe medir las fortalezas y vulnerabilidades del equipo y guiarlos para convertirse en una unidad cohesiva.  El mentor también dirige al equipo en cuanto a recursos e investigación para conseguir que un impacto en la empresa a partir del primer día.

Las empresas juegan un papel de mentor adicional, pues los ejecutivos locales coinciden en tiempo con el equipo de estudiantes para proporcionar orientación durante el tiempo de laboratorio.

El resultado es un intensivo y único experimento que ofrece una enseñanza a base de experiencias con algunos beneficios particulares:

  • Se amplían perspectivas: Los estudiantes tienen exposición a nuevas funciones, industrias, culturas y habilidades, esa experiencia resulta difícil de ganar después de la graduación. No importa la jerarquía o la forma matricial de la organización, la realidad es que es muy difícil conseguir exposición y aprender de la gente fuera del área para el que fuiste contratado. Si estás en finanzas, lo más probable es sabrás mucho de la gente de finanzas, conocerás menos a las personas de tecnología, y aún menos a la gente en ventas. La cantidad de tiempo que un empleado permanece en esa área funcional agrava el problema. Esto es bastante obvio cuando se mira alrededor de cualquier cafetería corporativa y observa quiénes están sentados juntos. Con los años, la percepción está fuertemente influenciada por el pequeño grupo de personas de la empresa con la que se interactúa de manera regular.
  • Un mini MBA: La empresa que acoge a los estudiantes del laboratorio también se beneficia. Sus empleados están expuestos a  personas fuera de su grupo de pares habitual que traen nuevas ideas y perspectivas. No es raro que las empresas describan el tiempo que pasan con los estudiantes como una especie de mini MBA para los empleados.
  • Inteligencia emocional: Muchos estudios han demostrado que la inteligencia emocional no implica reacciones adecuadas necesariamente en otras culturas, el hecho de que alguien pueda reaccionar adecuadamente en su país de origen no garantiza que lo hará bien en otro. El significado del lenguaje corporal y los gestos faciales varía de un país a otro, tener experiencia en otro lugar confiere cierta inteligencia emocional ‘cultural’.
  • Impacto de carrera: Generalmente, cuando un empleado tiene una experiencia de intercambio, aumentan las probabilidades de ser promovido en la empresa para que trabaja. En el caso de los estudiantes del MIT, cuando regresan del laboratorio generalmente tienen nuevas metas por alcanzar dentro de su carrera, exploran nuevas industrias, funciones e incluso se abren a la posibilidad de cambiar de país de residencia.

El objetivo principal del Laboratorio es dar la oportunidad de que los estudiantes experimenten los beneficios de un intercambio laboral en una experiencia enriquecida por mentores que ayudarán a poner en práctica de manera adecuada los conocimientos adquiridos en la academia. Es una oportunidad para que los estudiantes salgan de su zona de confort, para que experimenten en nuevas industrias, funciones y culturas en un punto temprano de su carrera.

Roberta Pittore es mentor en el programa de Laboratorio de Emprendimiento Global (G-Lab) y catedrática en gestión de comunicación en el MIT Sloan.

Contacto

E-mail:  [email protected]

Página web: http://mitsloan.mit.edu

Twitter: @mitsloanexperts

Facebook: https://www.facebook.com/MITSloan

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Accionistas mayoritarios de Vitro compran 9.4% del capital social
Por

Vitro detalló en un comunicado que Adrián Sada González, presidente de su consejo de administración, y Adrián Sada Cueva...