Juan Francisco Torres Landa es socio de uno de los despachos de abogados más importantes del mundo, y uno de los cuatro mexicanos que puede sembrar y consumir marihuana en el país de forma legal. Su objetivo es la legalización ante la fallida guerra contra las drogas. 

 

Juan Francisco Torres Landa Ruffo es uno de los abogados corporativos más importantes de México. Fue el representante legal de Walmart durante el escándalo de corrupción que golpeó a la firma en 2005. Es socio del despacho internacional Hogan Lovells BSTL y es secretario general de la organización civil México Unido Contra la Delincuencia. Hoy, también es uno de los cuatro mexicanos que puede cultivar y consumir marihuana de forma legal en el país.

PUBLICIDAD

El pasado 4 de noviembre, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dio el visto bueno para que los integrantes de la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante (SMART) puedan dar un uso lúdico a la marihuana, modalidad que permite la siembra y consumo personal de la droga.

El club cannábico beneficiado por la decisión de la Corte se encuentra integrado por Josefina Ricaño Bandala, Armando Santa Cruz González, José Pablo Girault Ruiz y Torres Landa Ruffo. Sin embargo, ninguno de los integrantes de SMART quiere sembrar ni consumir la marihuana. El fin es aún más titánico que lo conseguido este año: la legalización de la hierba.

“Primero tocamos las puertas de los poderes Legislativo y Ejecutivo; sólo nos faltaba acudir al Poder Judicial, así que decidimos generar una controversia legal a través del amparo para promover la discusión de la legalización de la marihuana”, asegura en entrevista Juan Francisco Torres Landa, socio de un despacho de abogados con práctica jurídica global que atiende a instituciones financieras y empresas con operaciones en todo el mundo.

El abogado mexicano sabe que la batalla legal que ha iniciado por la legalización de la hierba verde puede extenderse a otras drogas, y daría paso a una lucha desde la prevención de las adicciones, el fin de una “guerra fallida” contra las drogas que ha convertido a varias regiones de México en un cementerio.

 

El fin de una guerra fallida

Egresado de la licenciatura en derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y con una maestría en la Universidad de Harvard, en 2005 Juan Francisco Torres Landa sólo se centraba en continuar cimentando su carrera como litigante y cuidar a su familia.

Ese mismo año, la tragedia se hizo presente en su vida: uno de sus primos fue secuestrado y asesinado. El acontecimiento lo llevó a buscar una forma de luchar contra la delincuencia, por lo que decidió unirse a México Unido Contra la Delincuencia.

Como abogado llegó a la conclusión de que la única forma de socavar a la delincuencia, en algunos casos,  es meterla en el terreno de la legalidad para combatirla. Ésa es la estrategia para terminar con el poder que tienen los cárteles de la droga.

“La política prohibicionista del país no ha servido en todos estos años y lo único que ha demostrado es que el Estado ha luchado una guerra fallida”, asegura Torres Landa.

Durante la administración del entonces presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, se registraron más de 60,000 muertes en el país, de acuerdo con cifras de la organización internacional Human Rights Watch.

“El fracaso de esta política está creando una serie de terribles costos sociales y económicos que afectan a todas nuestras comunidades, y que se enfocan en los miembros más vulnerables de la sociedad –los pobres, jóvenes, y marginados–, al mismo tiempo que produce pocos beneficios significativos, si acaso alguno”, asegura la Fundación Transform Drug Policy en el reporte Count the Costs: 50 years of the war on drugs , organización que desde 2012 trabaja de la mano de México Unido Contra la Delincuencia.

La legalización de las drogas busca acabar su consumo y el tráfico ilícito que genera un negocio anual estimado en 300,000 millones de dólares (mdd), según cifras expuestas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 2005, misma institución que calcula en el mundo 200 millones de consumidores de drogas ilegales.

“El fin de esta lucha legal es cambiar el paradigma de la batalla contra las drogas, que ha demostrado que los recursos millonarios que se invierten para el combate son mayores a los que podría representar el tratamiento. No estamos promocionando el consumo de las drogar para toda la sociedad, sino otro tratamiento del problema”, dice el secretario general de México Unido Contra la Delincuencia.

La Fundación Transform Drug Policy estima que cada año se gastan más de 100,000 mdd a nivel global en acciones encaminadas a continuar la llamada guerra contra las drogas. De 2007 a 2012, el gobierno de Felipe Calderón destinó 320,000 millones de pesos (mdp) para la seguridad nacional, que incluía los presupuestos del Ejército, la Marina y funciones de la Secretaría de Gobernación, de acuerdo con un análisis de la Cámara de Diputados.

El abogado sabe que su propuesta de legalizar los estupefacientes no avanza en solitario. La Comisión Global de Políticas de Drogas, en la que participan el ex presidente Ernesto Zedillo y Ruth Dreiffus, ex presidenta de Suiza, se encuentra a favor del fin de la militarización contra las drogas y la descriminalización del consumo.

“Es loco pensar que la prohibición es mejor que un control del mercado (de las drogas) por parte del Estado”, dijo Ruth Dreifuss en una reunión con periodistas, en la que se encontraba Forbes México,  el 9 de octubre (de 2015) en Ginebra.

Cronograma del proceso de SMART para lograr la autorización de la SCJN (Fuente: SMART).

 

Un debate, el primer paso

Torres Landa Ruffo espera que la decisión de la Corte en el caso de la marihuana haga que más mexicanos interpongan recursos legales que eleven el ruido de la discusión de este tema.

Los primeros resultados en la estrategia de México Unido Contra la Delincuencia ya son visibles. Este 9 de noviembre, el presidente Enrique Peña Nieto convocó a un debate entre especialistas y legisladores para que el país pueda fijar una postura frente a una eventual liberalización del consumo de la marihuana.

“El consumo de marihuana, como lo marca este precedente judicial, debe observarse desde la perspectiva de los derechos humanos, no solamente en una óptica de pensar o no en la criminalización”, dijo el mandatario.

La Secretaría de Gobernación es la encargada de cumplir el encargo del primer mandatario, por lo que en los próximos días habrá más noticias sobre un debate público que abarca múltiples aristas.

El abogado sabe que la legalización de las drogas representa en el futuro  una puerta abierta a su comercialización, pero es un tema que no le preocupa mucho, ya que la lucha que ha emprendido busca el control absoluto del Estado sobre las sustancias que ahora son ilegales y no para el lucro personal.

Juan Francisco Torres Landa no es el autor exclusivo de la nueva estrategia contra las drogas de SMART, pero su talento como abogado ha contribuido a escribir una página en la historia que muchos no olvidarán. “Esta resolución nos da una bocanada de aire fresco que nos inspira a llegar hasta el fin en la construcción de este nuevo paradigma en la lucha contra el narcotráfico. El primer paso ya está dado.”

Juan Francisco Torres Landa, secretario de México Unido Contra la Delincuencia y socio de Hogan Lovells BSTL. ( Foto: Cortesía).

 

Siguientes artículos

inflación
Depreciación del peso aumenta riesgos para inflación: subgobernador de Banxico
Por

El integrante de la Junta de Gobierno de Banxico, Manuel Sánchez, indicó que los riesgos para inflación están relacionad...