Si aceptas una contraoferta, existe una alta posibilidad de salida voluntaria en los próximos seis meses o un año. El compromiso profesional tiene dos aristas, y en cuanto una se rompe, el acuerdo total también lo hace.

 

Hace algún tiempo invitamos al personaje central de esta historia verdadera a participar en un proceso como Director de IT de una importante multinacional. El candidato trabajaba para una empresa local de renombre como Gerente de Tecnología, por lo que la posición que le propusimos suponía un crecimiento trascendente en todos los aspectos. Después de un arduo proceso de entrevistas y reuniones con los responsables locales y regionales de la multinacional, nuestro candidato fue elegido como finalista y ofertado para asumir la posición.

El candidato analizó concienzudamente la oferta y decidió asumir este nuevo reto proyectando su integración a la compañía en las próximas semanas. Como era de esperarse, se acercó al Director General de la empresa en que trabajaba para agradecer por el tiempo que trabajó y así renunciar y establecer un plan de salida. El Director General se opuso a su salida, haciéndole planteamientos como: ¿no te gusta nuestra organización?, ¿no estás cómodo haciendo aquí tu trabajo?, ¿no te hemos hecho sentir valorado?

Publicidad

Nuestro sorprendido candidato evitó responder con una negativa a estas cuestiones. En realidad se trataba de una oportunidad de desarrollo profesional interesante junto con un aliciente económico significativo. Al comentar esto con el Director General, éste lo contraofertó con el mismo nivel de compensación que le ofrecían fuera de la organización y un cambio en el título de su posición, elevándolo a “Director de IT”.

Ante semejante oferta, el candidato se sintió halagado y, hasta cierto punto, comprometido moralmente con su empleador, por lo que decidió quedarse en la compañía. Lo único que le pidió el Director General a cambio, era una prueba del rechazo efectivo de la oferta que tenía sobre la mesa y el compromiso de quedarse otros 3 años en la empresa. Nuestro candidato aceptó.

Un par de meses después, el Director General llamó a nuestro candidato, le tendió sobre la mesa un par de documentos y un cheque. ¡Era su finiquito!

Lo único que escuchó por parte del Director fue: “A mí no me renuncian, yo los despido…”

Según datos de Adecco Hong Kong: “Las estadísticas muestran que si aceptas una contraoferta, existe una alta posibilidad de salida voluntaria en los próximos seis meses o un año, menos del 85% de las personas que aceptan una contraoferta se van en seis meses y el 90% de las personas que la aceptan se van en 12 meses.”

¿Por qué la estadística es tan alta? Se debe a varios factores, pero asumimos como el principal la incertidumbre que genera la renuncia de un ejecutivo en el empleador actual. Cuando renunciamos a nuestra posición, transmitimos una sensación de insatisfacción o falta de contento a nuestro empleador, y éste asume generalmente una postura defensiva para sí mismo y el negocio que representa. Una vez que renunciamos, aun cuando seamos contra-ofertados y aceptemos felizmente esa nueva oferta, esa incertidumbre que provocamos no desaparece y en muchos de los casos se transforma en un proceso de búsqueda de un ejecutivo nuevo que supla las funciones y responsabilidades que tenemos.

Antes de renunciar a una posición tenemos que estar totalmente seguros de que es la decisión correcta para nosotros en ese momento. Hace algún tiempo, alguien me enseñó que “la mejor decisión que puedes tomar en un momento específico es exactamente aquella que tomaste en ese instante”, ya que en aquel tiempo analizaste todas las variables que tenías a la mano, de tal manera que asumiste el riesgo dando un paso adelante hacia uno u otro sentido.

Los empleadores tienden a asumir diferentes posturas frente a una renuncia:

  • Lo toman personal y se tornan agresivos.
  • Aluden al chantaje emocional.
  • Te tachan de falta de profesionalismo.
  • Tratan de hacerte sentir culpable

Siempre recomiendo que actuemos de acuerdo con lo que nos dicta la razón, pero en ocasiones el corazón se llega a atravesar. Entonces conviene reflexionar a fondo para estar tranquilos con la decisión que tomemos.

El caso narrado fue uno de los más atípicos –y sádicos– que he visto en mi actividad profesional como head hunter, y si bien es un evento aislado, nos permite reconocer que el compromiso profesional tiene dos aristas, y en cuanto una se rompe, el acuerdo total también lo hace.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @GReynosoAP

Página web: Adecco Professional

Blog de la empresa: Adecco Professional

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Van a atacarnos, tengamos un plan
Por

La seguridad de la información dejó de ser un asunto privado o de unos cuantos, para convertirse en un tema de seguridad...

También te puede interesar