El aguinaldo recompensa al esfuerzo realizado durante 12 meses de labor, e implica un pago mínimo de 15 días de trabajo -para la iniciativa privada- o de una parte proporcional en caso de no haber trabajado todo el año.

Para esta bonificación hay reglas escritas, como el hecho de que debe entregarse en efectivo, y no en forma de vales, mercancías u otros. Pero también hay otras normas no escritas para aquellos que saben hacer rendir su dinero.

“El ahorro es el primer paso para alcanzar tus metas”, destaca la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF). “Si eres de aquellos que ya tiene el hábito del ahorro, puedes destinar una cantidad mensual a este rubro. No lo pienses más y comienza a invertir”, apunta el organismo.

Sin embargo, frente al ahorro y el aguinaldo, la misma época decembrina presenta ciertos retos de los que no todos salen librados: regalos navideños, temporadas de ofertas, compras compulsivas, reuniones frecuentes en restaurantes, etcétera.

PUBLICIDAD

Grupo Financiero Monex cuenta con Asesores especializados, que te ofrecen una amplia gama de servicios financieros, sugiere establecer un plan para utilizar el aguinaldo de forma estratégica, el cual se puede dividir en cuatro rubros esenciales.

1. Fondo de emergencias. Es un apartado que se tiene disponible para salir de una mala racha y, de preferencia, debe ser una cantidad que no supere un mes de sueldo. Este fondo nos recuerda que hay gastos que son postergables (como ciertos regalos, espectáculos o salidas a restaurantes), pero otros que son necesarios y no siempre previstos como accidentes, gastos por enfermedad o algún otro que se realiza de última hora.

2. Invertir. Hay fondos de inversión desde mil pesos mensuales, o productos que brindan una mayor rentabilidad, como fondos de deuda, renta variable y cobertura. Para realizar una inversión inteligente, se sugiere establecer la cantidad con anticipación, sin que ésta afecte tu gasto corriente o que se encuentre fuera de tu perfil de ingresos.

3. Paga tus deudas. Al liquidar los adeudos de tarjetas de crédito, préstamos bancarios u otros, reduces el gasto adicional que representan los intereses y verás cada vez mayor posibilidad de disponer de tu dinero sin remordimientos y de forma más calculada.

4. Asigna una parte en Cetes. Es un método de inversión seguro, ya que son respaldados por el Gobierno Federal y tienen una tasa libre de riesgo. La probabilidad de incumplimiento es nula, por lo que verás rendir tu dinero.

Utilizar de forma adecuada este ingreso puede ser un camino inicial al propósito de ahorro que muchos establecen al final de año, pero el caso contrario también puede provocar enfrentarse a la llamada cuesta de enero mucho antes de lo planeado.

 

La CONDUSEF también destaca que, aunque el 90% de quienes reciben el aguinaldo asegura que lo utilizará para pagar deudas, menos del 40% consigue el objetivo y el resto complica sus finanzas de cara al nuevo año.

Por ello, no sólo caben las buenas intenciones, sino también la planeación adecuada y el accionar oportuno para destinar el dinero a aquello que realmente puede tener un impacto positivo en las cuentas personales o familiares.

 

 

Siguientes artículos

Trump presume conversaciones ‘muy productivas’ con China
Por

China avanza en la reducción de los aranceles que puso a las importaciones de autos de EU, reportó Bloomberg News.