Con un solo tuit a las 5:44 horas deste viernes, el dueño de SpaceX y Tesla, Elon Musk, frenó al compra que planea de Twitter por 44 mil millones de dólares y demostraron el poder de la plataforma para mover los mercados.

Las acciones de Twitter, que se desplomaron en las operaciones previas al mercado esta mañana, terminaron el día con una caída del 9.7%, mientras que las acciones del fabricante de vehículos eléctricos de Musk subieron 5.7% este viernes para cerrar una semana desafiante con una caída del 11.1%.

Lee: Musk suspende temporalmente compra de Twitter; acciones se desploman

A su vez, la fortuna de Musk, la persona más rica del mundo, con un valor estimado de 232 mil millones de dólares (mdd), aumentó 9,500 mdd este viernes. Sus pérdidas de la semana se redujeron a 23,400 millones.

Las fortunas divergentes de los accionistas de Twitter y Tesla no sorprenden al profesor de derecho de la Universidad de Columbia, John C. Coffee, experto en gobierno corporativo. “Las dos acciones están lógicamente relacionadas inversamente, ya que lo que es bueno para Twitter es malo para Tesla”, dice. “Si parece que Musk cancelará el acuerdo (para comprar Twitter), las acciones de Twitter podrían caer como una piedra, ya que el precio del acuerdo es todo lo que lo respalda hoy”.

Por otro lado, las preocupaciones de los accionistas de Tesla sobre la distracción que representa la adquisición de Twitter para su director general impulsaron en gran medida la caída del 28.8% en el precio de las acciones de Tesla desde el 13 de abril, el día antes de que Musk anunciara sus planes de adquisición, hasta ayer jueves.

Los problemas de producción relacionados con el repunte del Covid en China también han pesado sobre las acciones de Tesla, al igual que las investigaciones del gobierno sobre la divulgación tardía de Musk de su participación en Twitter y el fallo previo al juicio de un juez en una demanda de inversionistas de que Musk actuó de manera imprudente cuando tuiteó sobre sus planes para retirar a Tesla de la bolsa en 2018.

Según el analista de Wedbush Dan Ives, el repunte parcial de las acciones del fabricante de vehículos eléctricos este viernes refleja el sentimiento de los inversionistas de que ahora es menos probable que se produzca el acuerdo, a pesar de un tuit de seguimiento de Musk dos horas después esta mañana para decir que él “todavía está comprometido con la adquisición”.

“Wall Street está viendo esto como un niño que grita lobo con Musk”, dice Ives. “Ahora es probable que el trato sea más bajo o que se vaya y pague mil millones (de dólares). Wall Street siente como si 54.20 dólares (por acción) estuvieran fuera de la mesa en este momento”.

La adquisición de 44 mil mdd de Musk se basa en un precio de 54.20 dólares por acción, aunque Hindenburg Research, el vendedor en corto de Twitter, dijo en una nota publicada el lunes que ve “un riesgo significativo de que el acuerdo tenga un nuevo precio más bajo” debido a la disminución de los valores de las empresas tecnológicas desde Musk hizo su oferta inicial (el Nasdaq ha bajado 13.5% desde el 13 de abril, incluso después de haber subido 3.8% este viernes). Si Musk se retirara del acuerdo, tendría que pagar una tarifa de ruptura de mil millones de dólares.

Te recomendamos: El Twitter de Elon Musk, ¿su entrada al metaverso y una máquina de influencia política?

Si bien Musk citó preocupaciones en su tuit de hoy que Twitter puede haber subestimado que 5% de sus usuarios son spam o cuentas falsas, algunos han especulado que esto puede ser una forma conveniente para el empresario a fin de salir del trato.

El profesor de Derecho de la Universidad de Columbia, Eric Talley, tuiteó que el anuncio de Musk “tiene todas las trampas de buscar una cuerda para tirar”.

John Coffee, colega de Talley, dice que Musk “podría decidir que está pagando demasiado por Twitter (posiblemente 10 mil millones de dólares de más) y decidir reducir sus pérdidas en mil millones de dólares”.

Si bien algunos han argumentado que Musk no puede simplemente pagar mil mdd para irse sin que se cumplan ciertas condiciones, una de esas condiciones es probablemente “preocupaciones de financiamiento de terceros”.

Y aunque Musk ha obtenido 7,100 millones de un grupo de inversionistas de la lista A, según los informes, está buscando capital adicional y financiamiento de acciones preferentes para reemplazar un préstamo de margen de 6,250 mdd garantizado por sus acciones de Tesla. Incluso si tuviera que asegurar ese financiamiento, no está claro de dónde provendrá la mayor parte del compromiso de capital adicional de 27,300 millones que hizo con el directorio de Twitter.

Forbes estima que Musk tiene alrededor de 8 mil millones de dólares en efectivo después de vender más de 8 mil millones de dólares en acciones de Tesla el mes pasado (antes de impuestos) y prometer no vender más.

Dados los flujos de efectivo libres limitados de Twitter, es probable que los banqueros de Musk ya hayan llegado al límite cuando le ofrecieron 13 mil millones de deuda para ser parcialmente asegurada por Twitter. Y dado que Musk ha indicado que ya no está interesado en comprometer sus acciones de Tesla para asegurar financiamiento de deuda adicional (ya ha prometido más de la mitad de su participación en Tesla como garantía para la preadquisición de préstamos), es probable que el resto de su compromiso de capital tenga provenir de inversionistas externos. Según John Coffee, de Columbia, “algunos de sus inversionistas de capital podrían acobardarse, especialmente si han perdido mucho en sus inversiones en criptomonedas”.

A pesar de la recuperación de este viernes, Musk sigue siendo 60 mil millones de dólares más pobre que el 13 de abril, el día antes de que anunciara sus planes de adquisición de Twitter. Quizás continúe recuperando terreno en las próximas semanas si los accionistas de Tesla se convencen cada vez más de que Musk no asumirá un tercer puesto como director ejecutivo. Pero es probable que los inversionistas tengan problemas para descartar por completo la posibilidad.

Como dice John Coffee, “es posible que ya haya notado que puede cambiar de opinión rápidamente y rara vez vuela en línea recta durante mucho tiempo”.

Además, la forma en que Musk manejó su anuncio puede no haber sido tan reconfortante para los accionistas de Tesla.

Según Dan Ives, de Wedbush, “la naturaleza de Musk que crea tanta incertidumbre en un tuit (y no en una presentación) es muy preocupante para nosotros y para Wall Street y ahora envía todo este asunto a un espectáculo circense con muchas preguntas y sin respuestas concretas como al camino de este acuerdo en el futuro”.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

Boeing 787 737 MAX
EU considera incompletos los documentos de certificación del Boeing 787: fuentes
Por

La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA) identificó una serie de omisiones en la documentación de B...