Por Jhon Cisnero*

Cuando los inversionistas agarran un respiro, viene el presidente Trump, escribe en Twitter, y el mercado vuelve a temblar. Ya el mercado no solo está batallando en contra del aumento de tasas por parte de la Reserva Federal, también está involucrado en la guerra comercial que se está librando entre Estados Unidos y China, que más que una amenaza, viene siendo una estrategia, una prueba de resistencia, el asunto es, de qué lado rompe la cuerda, quien de los dos es más hábil en este juego. Si los dos realizan la misma jugada, ¿Quién quedara de pie al final?

Claramente es difícil que en un mundo tan globalizado el mercado no se vea afectado por estas decisiones, efectivamente, la sangre corre en los mercados, el daño colateral es inevitable. ¿Puede salir alguien beneficiado? En mercado revuelto, ganancia del mejor inversor. La guerra sólo crea necesidades, lo que en este caso es conveniente para algunos países, como por ejemplo México, uno de los aliados comerciales de Estados Unidos, que en este caso

En el caso de China, debido a la disputa, es menester que busque nuevas relaciones comerciales, con la nueva tarifa impuesta a la soja, los principales aspirantes para venderle son Argentina y Brasil. Claramente no es el único producto que afecta al gigante asiático, el acero, el aluminio y otros 1300 también forman parte de este grupo que recibieron aumento de aranceles.

PUBLICIDAD

Seguidamente China se ha dirigido por segunda vez a la Organización Mundial de Comercio con la finalidad de denunciar los aranceles impuestos por parte de los Estados Unidos, debido a que estas acciones violan previsiones del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) de 1994 y del Acuerdo sobre Salvaguardias de la organización multilateral.

¿Lograran llegar a un acuerdo? Sabemos que difícilmente alguno de los dos salga ganando en esta disputa, lo que nos hace pensar que llegaran a un acuerdo, sin embargo, China ha manifestado sus intenciones de no ceder en este asunto, definitivamente cabe el dicho “ojo por ojo, diente por diente”, cualquier decisión que Estados Unidos tome en contra del gigante, tendrá una respuesta inmediata, lo que se podría traducir en una guerra sin fin. Lo que queda por los momentos es esperar, las medidas arancelarias aún no se han aplicado, y los dos titanes tienen un lapso de tiempo para llegar a un acuerdo.

¿Seguirán firmes las proyecciones de crecimiento económico para este año? Solo el tiempo lo dirá, este año se están presentando diversos factores a nivel internacional, y que pueden afectar a las dos economías, y ciertamente a la economía mundial, por ejemplo, los conflictos con Corea del Norte, o la reciente amenaza de Trump contra Rusia, lo que pudiese originar una guerra, refiriéndonos al sentido literal de la palabra, en territorio sirio. Por los momentos el mercado se mantiene a la expectativa de la situación mundial, el precio del crudo se ha disparado con esta última noticia, y el oro en aumento, como refugio del mercado.

*Economista egresado de la Universidad Central de Venezuela, Profesor de la Universidad Católica Andrés Bello y Consultor financiero en Kapital Consultores.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @jcisnero92

Instagram: jhoncisnero

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Exclusiva | Coca-Cola Femsa revela la causas del cierre de la planta en Guerrero
Por

Coca-Cola Femsa desincorporó a más de 160 colaboradores para privilegiar su seguridad.