Plataformas como Art Walk en México y MeroArte en Argentina están redefiniendo la forma en la que nos acercamos al mercado del arte contemporáneo emergente.

 

 

Por Ricardo Pineda

PUBLICIDAD

 

El arte latinoamericano está de moda, ocupando un lugar importante dentro del mercado mundial contemporáneo. Es bien sabido que invertir en el arte mexicano del siglo XX es una de las mejores cosas que puede hacer un coleccionista avezado hoy en día.

Para una de las firmas de subastas más prestigiosas del mundo, casa Morton, el arte de los mexicanos se encuentra entre los costosos, llámese David Alfaro Siqueiros, Juan Soriano, Pedro Friedeberg, pasando por el gran pintor Rafael Coronel, José Luis Cuevas o Gabriel Orozco.

Sin embargo, fuera de los higlights y las figuras consagradas, parte del encanto del mercado del arte, ése que parece que poseen coleccionistas, dealers de arte y galeristas, gira en torno al descubrimiento de lo que viene. ¿Quién tiene la suficiente visión y tino como para ver de lejos a “la próxima gran figura”? Latinoamérica está boyante de artistas nuevos y de calidad. Tanto así, que los nombres suelen no decirnos nada de primera mano.

Aunado a este panorama habría que reconocer que las plataformas tecnológicas han acercado aún más a los creadores a un público ideal, sin importar las geografías o los estratos sociales. Hoy en día hay que saber buscar en Internet para encontrar obras de alto gramaje artístico y bajo costo. En este sentido, Internet ha sido la principal herramienta y el crowdfunding el gran aliado.

 

Art Walk México: Tú pagas, tú elijes

Hace algunos meses nació una plataforma innovadora que lleva el arte a la calle, a través de exposiciones al aire libre, actos musicales y proyecciones de cine. En esta primera edición tomará el camellón de Álvaro Obregón, las plazas Río de Janeiro y Luis Cabrera en la colonia Roma de la Ciudad de México.

A través de una convocatoria que se abrió hace un par de meses, Art Walk le dio los controles a todo artista que quisiera participar, para dar paso a un proceso de fondeo para la la producción y exposición de las obras elegidas de la convocatoria. La curaduría queda, entonces en manos del público, quienes podrán ver y comprar las obras finalistas los días 15, 16 y 17 de agosto próximos.

De acuerdo con Art Walk, lo que se ve a largo plazo es un mecenazgo contemporáneo, colectivo y equilibrado que acerque al público, el arte tradicionalmente visto como un privilegio de pocos.

 

MeroArte, el caso argentino

¿Qué esta pasando en el mundo del arte emergente en este momento en Brasil, Tokio o Miami? MeroArte es una nueva propuesta focalizada en descubrir y disfrutar el arte latinoamericano de forma online. La galería recién anunció su expansión y aperturas para los artistas en Chile, México y Colombia, tras haber consolidado su propuesta en Argentina.

MeroArte es una suerte de  marketplace destinado a los artistas y aficionados del arte. Promueve el acceso al arte para todo tipo de público y la posibilidad de que artistas independientes expongan gratuitamente sus trabajos. Además, el equipo de especialistas de MeroArte brinda un servicio integral para los expositores. Los asesora y acompaña en todo momento, guiándoles desde cómo mostrar la obra hasta cómo cotizarla.

Quien decida comprar una obra de entre las más de 2,500 que hay en el sitio, será guiado por MeroArte, garantizando que su adquisición le sea entregada en tiempo y forma. Pintura, fotografía, dibujo, ilustración, escultura y arte digital es lo que podemos observar en este sitio que está trascendiendo fronteras.

El interesado podrá realizar la compra en cuatro pasos: registrándose como usuario, seleccionando la obra, abonándola a través de Mercado Pago con tarjeta de crédito y en cuotas, o simplemente en efectivo. Una vez ingresado el pago, MeroArte contacta al cliente con el artista y se coordinará la entrega.

Jugar de curador colectivo, elegir y fondear las obras que uno considera valen la pena ser exhibidas, además de poder comprar arte desde cualquier parte del orbe recibiendo asesoría son algunas de las jugadas que parecen apuntar a una descentralización del privilegio en el mercado del arte. O al menos de generar públicos más enterados, sensibilizados con el ejercicio artístico en todas sus facetas y niveles. Habrá que ver cómo se mantienen en un futuro; no obstante, los primeros pasos ya han sido dados y son lo bastante sólidos como para ser la base de un nuevo mercado. Las cosas están cambiando.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @RAikA83

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

10 cosas que hacer antes de tu épica travesía en motocicleta
Por

Allan Karl, ex jefe de operaciones de una empresa de marketing digital, pasó tres años dando vueltas al mundo en solitar...