A principios de mayo el CEO de Google, @sundarpichai, nos mostraba cosas increíbles que podrán hacer los asistentes virtuales del futuro con una conexión a teléfono, a internet y un comando humano. La practicidad de todo eso siempre es entretenida para los que vivimos en países con otro idioma al que utilizan oficialmente en el país vecino del norte, pero eso cambia con el lanzamiento de comandos en español (castellano) y la llegada de dispositivos como el Google Home Mini al país. Tanto así que un niño de 3 años ya interactúa de forma juguetona con el dispositivo y gente de más de 70 años ha salido a comprar el suyo para la casa.

Vi carteles hasta en la tienda que se hizo famosa con la película de Cortocircuito (Short circuit) con los hermosos colores del dispositivo y hasta en campañas de mercadotecnia en medios de comunicación. Es inminente la interacción con la tecnología, nos sirve y ya lo estamos adoptando.  Pero lo que me preocupó más a mi es que no tuve la respuesta perfecta para “¿qué es eso en tu escritorio?” cuando me preguntó un familiar.

Mi familiar no tuvo problema en decir “OK Google quiero escuchar Mozart” y empezó a escuchar la reproducción. La cosa se dificulta cuando dijo “quiero escuchar Bach” y entendió otra cosa, así que la asistente respondió “ok, reproduciendo ‘Quiero’ de Ricardo Arjona” jajajajaja vaya sorpresa.  El Google Home Mini no puede responder a la pregunta de “necesito un paraguas” pero dice que sigue aprendiendo, y sin duda alguna lo está haciendo.

Cada vez son más cosas las que podremos hacer sin un dispositivo en la mano, cada vez más cerca de esa computadora de Star Trek. Pero lo que si no cabe duda es que Google trata de ser ese amigo que tiene la respuesta en el momento, por más desagradable que sea.

Pero bien lo dijo Sundar, “En los momentos simples cuando estás en un lugar desconocido o no conoces el idioma, Google está allí para ayudar con la información correcta en el momento adecuado.  Esto es a lo que aspiramos ser mejor y es por eso que miles de millones de personas continúan confiando en nuestros productos “. Mientras, esperemos a ver si Alexa, Siri o Cortana tienen algo que decir al respecto; o si la Comisión Europea dice que hay un monopolio alrededor de la forma en la que un asistente virtual puede y resuelve la solicitud de un usuario. Y mientras tanto, como mostraron los resultados de ganancias de Google, el marketing de intenciones sigue creciendo.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ricardoblanco

G+: ricardoblanco

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La agenda cultural 4.0 en las organizaciones
Por

Hoy comenzamos a entender lo que implica enfrentarnos a un futuro desafiante, la necesidad de crear estrategias de capit...