Vivimos una época en la que la cultura mexicana es cada vez más reconocida y admirada a nivel internacional, mediante su comida, su música, su arte…, pero existe un ícono de nuestra historia que comenzó esta labor de enaltecer el nombre de México hace varias décadas, su nombre es Amalia Hernández (QEPD) fundadora del Ballet Folklórico de México.

Hablar de Amalia Hernández y de su labor personalmente es un orgullo, ya que tuve la maravillosa fortuna de convivir con ella en vida durante mi niñez durante largas horas de clases de baile en su majestuosa residencia en la Ciudad De México, obra de su hermano el reconocido arquitecto Agustín Hernández. De niña yo no sabía que estaba en la presencia de uno de los personajes más transcendentales de la cultura mexicana, pero lo que sin duda percibía era que Doña Amalia era una mujer importante, imponente y cautivadora.

A quien de cariño llamábamos “abuelita Amalia”, era ni más ni menos que una embajadora oficial de México en el mundo, ya que el Ballet Folklórico desde sus inicios ha viajado a todos los continentes, presentándose en casi todos los países y frente a los personajes más importantes de la historia. Hace poco leía con gran interés una correspondencia entre Amalia Hernández y Jacqueline Kennedy, en la que Kennedy le expresaba su profunda admiración y agradecimiento por haber presentado el ballet ante ella y su esposo en la Casa Blanca.

Entre los lugares más emblemáticos en los que el Ballet Folklórico se ha presentado están: Las Pirámides de Egipto, el Royal Festival Hall en Londres, el Odeón Herodes Ático en Grecia, el New York City Center y los teatros más reconocidos de Nueva York, el Palais de Congrès en Paris, las Ruinas de Baalbek en El Líbano, entre muchos otros lugares espectaculares.

PUBLICIDAD

La leyenda en México y el extranjero

Amalia Hernández fundó en 1952 el Ballet Folklórico y falleció en el año 2000, sin embargo la leyenda sigue viva y más fuerte que nunca gracias a la ardua labor de su hija Amalia Viviana Basanta Hernández, no sólo se siguen presentando en distintos países y en el Palacio de Bellas Artes cada semana, recientemente se ha comenzado con gran éxito un proyecto de promoción del folklor mexicano en el extranjero impartiendo Master Classes en distintas ciudades de Estados Unidos como San Antonio, Austin, Minnesota, San Diego, Manhatan y Chicago.

A la fecha cerca de mil alumnos en Estados Unidos han aprovechado esta maravillosa oportunidad de aprender y perfeccionar su danza con el ballet folclórico más reconocido a nivel mundial. En un momento coyuntural entre Estados Unidos y México de lucha por el reconocimiento de la relevancia y contribución de los latinos, el gran número de bailarines y admiradores de la danza folclórica en este país nos muestra esta sed por reafirmar las raíces mexicanas por parte de los hispanos. Platicando con Amalia Viviana en downtown San Diego al concluir con éxito una de sus Master Classes, nos comenta que le resultó interesantísimo saber que la danza folklórica es inclusive una clase obligatoria en varias escuelas de Estados Unidos. Es por esto que la visión de Amalia Viviana para el Ballet es de expansión al extranjero y de unificar los cientos de grupos de danza en países como Estados Unidos para darle más fuerza y presencia al folklor mexicano mediante eventos, talleres y colaboraciones con las sinfónicas, grupos de mariachis y demás formas de expresión que enaltezcan este arte y presencia hispana.

Amalia Viviana se ha convertido, al igual que su madre, en una embajadora de México en el mundo, recientemente invitada a formar parte de la mesa directiva de Dance U.S.A, siendo la única latina en ocupar esta posición. El Ballet Folklórico de Amalia Hernández es un homenaje a México y manifestación de los bailes y tradiciones populares de todas las regiones del país a través de los años.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @PaolaMiddletonHomes

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Viajar: dinero, turismo, cultura y gastronomía
Por

Invertir no es gastar, lo que resulta costoso no necesariamente es caro si se toma en cuenta las inmensas posibilidades...