Banca Mujer, como se llama el programa de apoyo a las mujeres, no sólo se encarga de ofrecer crédito a este segmento de la población, también da asesoría virtual con apoyo de expertos en finanzas personales, capacitación en gestión empresarial, cursos de marketing y diagnósticos de impacto del proyecto de negocio.

 

Por Ángel Martí

Si bien el Banco Nacional de Costa Rica tuvo como objetivo principal en sus orígenes ofrecer crédito a micro y pequeños empresarios de los sectores ganadero y agrícola, a poco más de 100 años de su fundación y en un contexto de negocios cambiante, la institución financiera estatal busca adaptarse a los nuevos tiempos e impulsar emprendedores que destaquen por sus proyectos innovadores.

“Ya no es sólo el señor de las vacas y el chile; apoyamos ahora emprendedores de los ramos tecnológicos, industriales, sustentabilidad, energía. Tenemos socios como el Instituto Mixto de Ayuda Social (Imas) que tiene un fideicomiso con nosotros y nos avala iniciativas, principalmente con mujeres para llevarlas paso a paso al tema de crédito y servicios bancarios”, asegura Juan Carlos Corrales, director general del Banco Nacional de Costa Rica.

A diferencia del pasado, donde la agricultura y la ganadería se llevaban la gran parte de los créditos que ofrecía el banco, hoy sólo representan entre 10 y 12% de la cartera, mientras que otros sectores como el de vivienda representan hasta 30%.

“La parte agrícola —dice el ceo del Banco Nacional— ha pasado del monocultivo (como el café) a una producción más diversificada (como la piña). De igual forma se ha extendido la agroindustria, tanto en productos terminados como procesados. Ahí está llegando el crédito hoy en día y a actividades que son palanca del comercio exterior como textil, alimentos y zapatos”.

Sobre el apoyo a las mujeres emprendedoras, Corrales comenta que es Banca Desarrollo el programa “sombrilla” que ha detonado el crédito para este segmento de la población, a partir de que entre 2006 y 2007 se comenzó a trabajar con estos grupos en municipios de los diferentes cantones de Costa Rica.

Empresas de embutidos, como Cárnicos La Joya, de Yamileth Morera; cosméticos, como Laita, de Laura Arce, y turismo, como El Toucanet Lodge, de Edna Ureña, se cuentan en su expediente de apoyos a mujeres emprendedoras.

Hoy el banco cuenta con 20,000 mujeres empresarias en sus listas de apoyo.

Banca Mujer, como se llama el programa de apoyo a las mujeres, no sólo se encarga de ofrecer crédito a este segmento de la población, también da asesoría virtual con apoyo de expertos en finanzas personales, capacitación en gestión empresarial, cursos de marketing y diagnósticos de impacto del proyecto de negocio.

Este acompañamiento se da 80% con socios del banco, al igual que ONGs, universidades, empresas privadas y otras instituciones con objetivos similares.

Aunque el banco no está exento de los vaivenes económicos globales de Estados Unidos, Europa y ahora China, su crecimiento crediticio se mantendrá en aumento, según su ceo.

“La problemática global ya se refleja un poco en nuestras estimaciones. Teníamos una proyección de crecer este año el crédito en 11 o 12%, y estamos viendo que será de entre 8 y 9%”, señala el ejecutivo.

Y concluye: “Los bancos que han llegado aquí privados, como HSBC, y que ya están en retirada, no tienen el mismo pensamiento que nosotros. Estamos en 170 puntos en todo el país y tenemos minibancos en las pulperías (2,800). Nosotros buscamos rentabilidad como los bancos privados, pero hay un aspecto social que nos da ventaja sobre otros”.

 

 

Siguientes artículos

Distanciamiento social
OPS pide ‘pensar dos veces’ la suspensión del distanciamiento social
Por

El organismo sanitario destaca que la mejor estrategia para detener la propagación indiscriminada del virus es mantener...