Las bolsas en Europa tocaron niveles no vistos desde 2007; en México y Estados Unidos también se observaron avances, sin embargo, el peso cerró con una depreciación de 0.20%.

 

Los mercados de capitales alrededor del mundo cerraron la semana en terreno positivo impulsados por la decisión del Banco Central Europeo de comprar 60,000 millones de euros al mes en deuda gubernamental a partir de marzo.

Los índices accionarios de países europeos a niveles no vistos desde diciembre de 2007. El Stoxx 600 avanzó 5.10% durante la semana, su mayor incremento en un periodo similar desde diciembre de 2011.

PUBLICIDAD

El FTSE 100 de Londres cerró la semana con una ganancia de 4.31%, mientras que el DAX de Alemania avanzó 4.74% y en España el IBEX 35 ganó 5.40%.

En Estados Unidos el Dow Jones también cerró con un avance de 0.92% o 161.03 puntos, colocándose en 17,672.60 unidades, a la par que el S&P 500 avanzó 1.60% o 32.40 unidades, cerrando en 2,051.81 puntos.

En México el IPC de la Bolsa Mexicana de Valores también cerró la semana con una ganancia, al avanzar 3.01% o 1,247.71 puntos, colocándose en 42,649.72 puntos. De las 35 emisoras que componen el índice, 29 finalizaron la semana con ganancias.

Por su parte, el peso cerró la sesión con una depreciación de 0.20% o 3.03 centavos, cotizando alrededor de 14.66 pesos por dólar.  Al cierre de la semana se reporta un retroceso acumulado de 0.70% o 10.4 centavos.

“La reciente adopción de una postura altamente acomodaticia del Banco Central Europeo podría atenuar el efecto de una salida de capitales de México con la adopción de mayores tasas por parte de la Reserva Federal este año. No obstante, el principal determinante del tipo de cambio seguirá siendo la política monetaria de Estados Unidos, por lo que no se descartan los riesgos de mayor volatilidad y subidas de la paridad peso-dólar en el corto plazo”, señala Gabriela Siller, directora de análisis de Banco Base.

 

Petróleo sigue en picada

Durante la presente semana, el Brent registró una pérdida acumulada de 2.63%, cotizándose al cierre de la misma en 48.80 dólares por barril.

Gabriela Siller explica que Iraq, segundo exportador de crudo más relevante de la OPEP, anunció que durante diciembre produjo 4 millones de barriles diarios, esperando incrementar la producción de la zona del Kurdistán iraquí.

Mientras tanto, el ministro de petróleo de Irán, Bijan Namdar, destacó que incluso si el petróleo cayera a los 25 dólares por barril, la industria nacional no enfrentaría problemas.

“Tanto la declaración de Iraq como la de Irán elevaron nuevamente la expectativa del mercado respecto a que la sobre oferta de petróleo a nivel internacional continuará en el muy corto y mediano plazos, mientras que la demanda continúa débil, por lo cual el precio del Brent fue nuevamente presionado a la baja”, señala.

Entretanto, el WTI observó un retroceso semanal de 6.28%, cotizándose en 45.60 dólares por barril. La mencionada caída responde a la noticia de que las reservas de petróleo en Estados Unidos crecieron en  10.1 millones de barriles durante la semana del 16 de enero, su más grande avance desde marzo del 2001 y colocándose dicho crecimiento muy por encima de los 2.7 millones esperados por los inversionistas.

La mezcla mexicana de exportación, entre el viernes pasado y el jueves, perdió 2.40%, cotizándose en 38.18 dólares por barril.

 

Siguientes artículos

azucar
EU revisará acuerdos de suspensión sobre azúcar
Por

La Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos (ITC) determinará si “el efecto perjudicial” es elim...