México está entre los primeros lugares con el mayor número de personas con estrés laboral, problemas emocionales y de salud. Por ello, es importante impulsar el bienestar de los colaboradores, especialmente en un contexto como el que vivimos, coincidieron expertos durante su participación en el webinar Cómo impulsar el bienestar de los colaboradores en las PyMEs de The American Express Business Class Webinar Series by Forbes Latam. 

Christian Carrasco, Co-Founder de Why Transformation, dijo que alrededor del 85% de las organizaciones en México no tiene condiciones adecuadas para que sus colaboradores cuenten con un balance entre la vida personal y el trabajo, lo que que propicia trastornos físicos y psicológicos, según datos de la UNAM.

Agregó que no contar con este balance representa un mayor costo económico para las organizaciones, debido a consecuencias como baja productividad, aumento en los accidentes de trabajo, mayor ausentismo, deterioro del ambiente laboral e impacto en la reputación de las empresas. 

Frente a este escenario, las personas deben ser la prioridad número uno para las empresas de todos los tamaños. Ahora más que nunca apoyar la salud física, mental y emocional de los colaboradores es imperativo, consideró Gabriela García Cortés, presidenta de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh).

“Si algo hemos aprendido en los últimos dos años es que los colaboradores anhelan una inversión profunda en todos los aspectos humanos del trabajo, en saber que alguien se preocupa y se interesa por ellos”. Se trata de que las empresas, incluidas las PyMEs, muestren un interés genuino por entender y conocer quién es la persona y por lo que está pasando. 

Para Irasema González, presidenta de la Asociación Mexicana para el Bienestar y Desarrollo Organizacional (ASCEND), el bienestar laboral está conformado por la esfera personal, familiar, social y profesional y es muy importante que todas estén equilibradas.

“Ahora nos damos cuenta de la necesidad de tener este equilibrio porque esta situación sanitaria nos obligó a trastocar la esfera familiar, al habilitar espacios para trabajar donde no los había. Uno de los desafíos más grandes fue respetar estos horarios para mantener estas esferas en equilibrio”, dijo. 

Para impulsar el bienestar en las PyMEs, mencionó que es importante generar competencias que tengan que ver con la responsabilidad, la automotivación y la disciplina para trabajar en casa respetando los horarios, sin necesidad de tener el control de las personas en todo momento. 

Por su parte, Christian Carrasco agregó que es necesario actuar de manera preventiva y correctiva. El primer paso es abrir espacios de vulnerabilidad donde las personas puedan compartir cómo se sienten, escuchar activamente, y poner en marcha estrategias que cuiden la salud mental, emocional y física, además de actividades terapéuticas según las necesidades de los colaboradores. 

Finalmente, Gabriela García explicó que para poner en marcha estas estrategias debe haber un interés genuino por parte de los líderes para poner a la gente en el centro, entendiendo al capital humano como su ventaja competitiva.

“Entendemos que las organizaciones son negocios y tienen que generar ganancias y retorno de inversión, pero esto no necesariamente está peleado con la inversión en la gente, al contrario, los líderes tienen que empezar a pensar que a medida que haya una mayor inversión en ella, tendrán una empresa mucho más redituable y próspera”. 

 

Siguientes artículos

intel tercer trimestre
Intel no cumple las previsiones de ganancias para el primer trimestre
Por

Intel prevé una ganancia por acción de 80 centavos, frente a una expectativa de 86 centavos, según datos de IBES de Refi...