Jaime Rodríguez, quien supo capitalizar su identidad de “independiente”, saltó a la fama en mayo de 2014, cuando en la Ciudad de México se llevó a cabo un encuentro de autodefensas.

 

Jaime Bronco Rodríguez, el virtual gobernador de Nuevo León, saltó a los medios en recientes semanas por el crecimiento que tuvo en las encuestas del estado.

Un candidato sin partido político que capitalizó su identidad de “independiente”. Obtuvo una incuestionable victoria.

PUBLICIDAD

Pero, ¿de dónde proviene este empresario que hoy en día es un personaje que rompió los esquemas de las encuestadoras, analistas y avezados comunicadores políticos?

Rodríguez saltó a la fama el año pasado. En mayo de 2014 en la Ciudad de México se llevó a cabo un encuentro de autodefensas, evento que convocó al doctor Mireles, Hipólito Mora, el padre Alejandro Solalinde, entre otros personajes públicos.

La presencia del Bronco en ese encuentro no fue casual. Ese mes fue, de cierta manera, el arranque de campaña de Jaime Rodríguez que logró que ganara la gubernatura de Nuevo León más de un año después.

Hasta ese momento era un personaje poco conocido en la zona centro del país. En el norte del territorio nacional, más de uno lo recordaba por un hecho relevante: sobrevivió a un atentado.

En ese evento conocí al Bronco. En aquel entonces yo era asesor en comunicación de un personaje de la política que había sido invitado al foro de autodefensas.

Su historia es, por demás, impactante: como alcalde del municipio García, Jaime Rodríguez sobrevivió al menos a tres ataques armados del cártel de Los Zetas.

En el encuentro de autodefensas, el hombre con peinado engominado, chamarra de cuero, pantalón de mezclilla y de frases contundentes, presentó un spot con fragmentos de noticiarios latinos de Estados Unidos donde se daba cuenta de uno de sus atentados más fuertes.

“Les contaremos la historia del alcalde mexicano que sobrevivió a un ataque de Los Zetas”; “En México, un hombre enfrentó al temible cártel del narcotráfico Los Zetas”; “Este hombre recibió más de 1,600 disparos del narcotráfico y vive para contarlo”, fueron algunas frases acompañadas de impactantes escenas de una camioneta cubierta de orificios de arma de fuego.

Minutos después, Jaime Rodríguez tomó el micrófono y contó su historia: el secuestro de su pequeña hija, el despido de todos los elementos de la policía municipal al siguiente día del atentado, la importancia de la organización ciudadana…

Si bien todos los asistentes fueron a contar sus historias y qué los motivó a sumarse a las autodefensas (Mireles, para frenar las extorsiones del narco a los productores de limón, según contó en esa ocasión), Jaime Rodríguez fue el único que, a mi parecer, llevó bien tejida su historia y su comunicación.

Fue el único al que Revolución3.0 no le produjo su spot, y Rodríguez, desde entonces, contrató a Guillermo Rentería como su publicista, logrando un spot con más impacto, más penetración y con una idea clara: puede enfrentar al narcotráfico.

En su exposición habló de la importancia de las redes sociales para proteger a los ciudadanos y combatir la delincuencia, y como herramienta de comunicación gobierno-sociedad.

En ese encuentro de autodefensas, entre personal de seguridad de Mireles y Mora, conocí al hoy virtual gobernador de Nuevo León. Por eso, cuando supe que sería candidato a gobernador le identifiqué como el hombre que un año atrás había empezado a tejer su historia de triunfo.

El Bronco es, pues, un personaje catapultado por las autodefensas, que supo medir el timing social y político para rebasar a toda una estructura partidista.

Y tú, lector, ¿qué opinas?

 

Contacto:

Twitter: @miguelcolunga1

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La oficina de innovación vs. la innovación distribuida en la empresa
Por

Mientras tu empresa no posea la innovación como determinante de su existencia, la oficina de innovación es una solución,...