Luis Quintero es el director de Mundomex, una de las dos agencias del país autorizadas por la FIFA para vender boletos para el Mundial; gracias a un “milagro” y a la obsesión futbolera de miles de mexicanos, espera llevar a más de 12,000 aficionados a Brasil, en un majestuoso crucero de 18 pisos. Y por ello podría facturar 150 mdd.

 

Por Ivan Pérez

 

Luis Quintero estaba perturbado. Costa Rica había vencido a México 2-1 en el Estadio Nacional y quedaba fuera del Mundial de Brasil 2014. Sin embargo, el equipo de Estados Unidos, en el último minuto de su encuentro contra Panamá, hizo lo que nadie: darle la voltereta al marcador, y con ello permitirle al Tri que peleara contra Nueva Zelanda por el último boleto al Mundial.

Luis recuperó la respiración, pues gracias a la proeza de Estados Unidos mantenía la esperanza de salvar una inversión por más de 100 millones de dólares (mdd). Sí, Luis Quintero es el presidente de Grupo Mundomex, la agencia de viajes que ha aprovechado cada etapa mundialista para llevar a la porra mexicana y que, ahora, se frota las manos por el negocio que creía perdido en Brasil.

En realidad se la jugó como ningún otro. Eso dice en estos días Justino Compeán, quien asegura que Luis arriesgó mucho más que los patrocinadores de la selección nacional, pues sostiene que, a diferencia de éstos, él dependía de que la selección calificara al Mundial para que Mundomex no tuviera pérdidas.

Era, entonces, un plan de cara o cruz. Por ello ninguna institución financiera se animaba a darle un crédito a Mundomex, por las pocas garantías que representaba tener a un equipo que no daba resultados. Eso orilló a Luis a pasar malas noches, por lo menos los últimos dos años, pero pensando que, si la suerte cambiaba, podría hacer un negocio estimado en 146 mdd en ventas.

Luis, junto con su competidor Nevada Tours, son las dos únicas agencias mexicanas con la licencia de la FIFA para vender paquetes rumbo al Mundial (boletos de entrada, transportación, alimentos). Ambos planean llevar al menos 20,000 mexicanos a Brasil, aunque la mayor parte de ellos (12,000) ya firmaron con Mundomex.

 

Un plan arriesgado

Luis confiesa que, cuando estaba en las escaleras del estadio centroamericano, y se consumaba la tragedia mexicana, ya estaba maquinando el plan para pagar las deudas que había contraído al arrendar un majestuoso crucero que surcaría por el Caribe rumbo a Brasil. Desde entonces cargaba con una deuda por 100 mdd. Tres mil mexicanos ya habían pagado su paquete y no podían cancelar, pero eso no era suficiente. Había que pensar en un Plan B, por lo que se le ocurrió que el crucero encallara en Río de Janeiro o en Santos para que pudiera venderlo bajo el concepto de hotel a los fanáticos de otras selecciones, porque en Brasil falta mucha, mucha infraestructura hotelera.

“Traíamos una inversión muy fuerte por tres proveedores que no podía cancelar: Aeroméxico, la licencia de la FIFA y el gasto de la renta de un barco de 1,700 cabinas por 34 días”, dice Luis Quintero.

[youtube id=”gf-_QCNaFgA” width=”620″ height=”360″]

La empresa que dirige Luis ha tenido nueve experiencias de Copa del Mundo, cuatro de éstas como agencia oficial de la FIFA. Mundomex inició operaciones en 1969, cuando Armando Quintero (padre de Luis) decidió independizarse tras ser director comercial de la extinta Pan American World Airways e iniciar su propio negocio. Ahora, la compañía organiza los viajes corporativos de Coca-Cola, Farmacias Similares, Mastercard, y será la que lleve a los 1,000 mexicanos por la promoción más grande que haya lanzado una empresa previa al Mundial, la de Corona.

Es por eso que las cuentas que en estos momentos maneja Mundomex son millonarias: 51 mdd por rentar un barco de lujo, 18 mdd por el pago que le realizó a la FIFA, 17 mdd por la renta de 65 aviones y contratos con Aeroméxico. Y las cuentas siguen.

En números duros, el proyecto se materializó, en gran medida, por 300 paquetes que desde un principio adquirió Banamex, por el plan de pagos que logró realizar con la naviera MSC, con la FIFA y sus acuerdos con Aeroméxico, pero, además, con las mensualidades de los aficionados mexicanos que compraron paquetes superiores a 15,000 dólares desde que salieron a la venta.

msc1

FOTO: Jerry Balderas

 

Cuestión de números

MSC Divina es un barco cuya longitud equivale a tres campos de futbol, con una altura sobre el mar de 67 metros. Los escalones de la recepción fueron diseñados por Swarovski, tiene un enorme piano y puede alojar a bordo a más de 4,000 pasajeros. Es un “hotel” que presume masajes con cristales de sales del Himalaya, tiene cuatro piscinas y hasta un simulador de Fórmula Uno.

En mayo de 2012, casi dos años antes del Mundial, Luis viajó a Ginebra, Suiza, para cerrar el acuerdo con el CEO de MSC Cruceros, el señor Pierfrancesco Vago. A dos años de distancia, el plan original ha sufrido cierto ajustes, ya que durante septiembre y noviembre de 2013 —durante la peor crisis del Tri— la venta de paquetes se desplomó y eso obligó a una reestructura en el calendario de pagos. Otra cosa hubiera sido si los seleccionados mexicanos hubieran hecho su trabajo como se debe. “Seguro, ahora tendríamos vendido el 100%”, afirma Luis Quintero.

Mundomex es parte de la industria del turismo deportivo, que en el mundo genera 45,000 mdd anuales, de acuerdo con el estudio Evolution and Development in Sports Tourism, y donde las joyas son la Copa del Mundo de Futbol, los Juegos Olímpicos y el Super Bowl.

Acudir a estos eventos no es económico. En México, Nevada Tours y Mundomex son las únicas agencias de viajes autorizadas por la FIFA y el precio de sus paquetes oscila entre 8,250 y 23,800 dólares, dependiendo del número de partidos, noches y boletos para los juegos.

Como sea, Nevada Tours y Mundomex enfrentarán a otras agencias de viajes nacionales que, sin tener la licencia de la FIFA, venderán boletos para el Mundial como sea. Al respecto, hace unos meses la Procuraduría Federal del Consumidor advirtió que multaría hasta con 3.6 mdp a aquellas empresas que vendan boletos sin autorización oficial; incluso acusó a 11 compañías. Por su parte, Nevada Tours alertó que podrían presentarse 10,000 fraudes.

Según el sitio de la FIFA, únicamente 53 empresas están autorizadas para vender boletos, por lo que el máximo organismo del futbol recaudaría ingresos por casi 1,000 mdd. Además de esta entrada (que sólo implica vender licencias sin gastar un dólar en ello), los ingresos totales que la FIFA espera obtener ascienden a más de 4,000 mdd.

 

Todos ganan

Para ser una agencia oficial, el estudio Evolution and Development in Sports Tourism señala que comprar esa “exclusividad” para Juegos Olímpicos y Mundiales (un ciclo) puede significar ingresos para las empresas desde 120 hasta 150 mdd.

Con base en estimaciones hechas por Forbes México, Mundomex y Nevada Tours podrían facturar al final del Mundial 280 mdd, aproximadamente.

En todo caso, los datos en México superan los de otras naciones que incluso son candidatas a ganar el Mundial. Por ejemplo, en el caso de Argentina la cifra en venta de paquetes será mucho menor, de 15,000 fans, que podrían ser clientes de Turicentro Viajes SA, Rotamund, Cartan Tours y Mundoreps, las cuatro agencias autorizadas por FIFA para ese país.

Por lo pronto, el itinerario del MSC Divina ya está definido: estará en Recife, Natal, Fortaleza; bajará a Salvador de Bahía, para luego ir a Río de Janeiro.

Entre los Mundiales de Sudáfrica y Brasil, Mundomex ha desplazado aproximadamente a 17,000 mexicanos, para seguir a una selección que apenas ha llegado, como máximo, al cuarto partido del torneo, con inversiones que superan aproximadamente los 150 mdd entre ambas justas.

Hasta el cierre de la edición de Forbes México de mayo, la empresa de Luis Quintero ha vendido 80% de los paquetes que ofrece y, según detalla, su inversión la clasifica de la siguiente manera: 50% para el barco, 25% por el costo del boletaje (licencia FIFA) y el resto en aviones y operadores locales. Además, es socia comercial de la Femexfut, con la que tiene un acuerdo por cuatro años para asistirla con viajes.

Mundomex tuvo ganancias por 63 mdd por sus paquetes de Sudáfrica 2010. “Fueron utilidades del 10%”, informa Luis. Para Brasil proyecta un cierre de hasta 140 mdd, una cantidad a la que habría que sumar las ventas internacionales, que hasta ahora suman 8 mdd (cuando su meta es llegar a 16 mdd). En total, la danza de las cifras podría arrojar números superiores a 150 mdd.

Paradojas de la vida. Luis no es un apasionado del futbol. Dice —casi como si tuviera que elegir uno a la fuerza— ser seguidor de los Diablos Rojos del Toluca. “En Francia 1998 y en Sudáfrica 2010 regalé mis boletos para las finales… Estaba agotado.”

Posdata: Mundomex ya tiene casi asegurada la licencia para ser agencia oficial para el Mundial de Rusia 2018. ¿Éxito o fracaso? Eso no depende directamente de ella. Eso es cuestión del caprichoso mundo del futbol.

luis_quintero1

FOTO: Jerry Balderas

 

Siguientes artículos

Las camisetas más valiosas del Mundial
Por

Hablando de marcas: Nike, Adidas y Puma tienen más posibilidades de estar en la final que Lotto o Burrda Sports, porque...