El reciclaje ya tiene una cuota en la fabricación de sus vehículos y cada vez más componentes son regenerados a partir de materiales descartados. Conoce cuáles son algunos de ellos.

 

Por Joann Muller

 

PUBLICIDAD

La próxima vez que te acomodes en el asiento de un Ford Fusion 2013, piensa en esto: estarás sentado en unas 40 botellas de plástico recicladas.

Ford ha sido líder en el uso de materiales reciclados, comenzando en 2008 con la tapicería del Ford Escape híbrido. En aquel entonces, Ford tuvo que acudir fuera de la industria automotriz para encontrar a un fabricante de textiles capaz de producir tejidos reciclados. Ahora, es una condición para hacer negocios con el fabricante de automóviles con sede en Dearborn, Michigan. A partir de 2009, Ford ahora exige a los proveedores de cualquier nuevo asiento a utilizar al menos el 25% de tejidos reciclados. Como resultado, dos tercios de los programas de vehículos de América del Norte de Ford utilizan actualmente telas hechas de fibras regeneradas.

Sin embargo, el Fusion rediseñado marca un nuevo hito con implicaciones globales: es el primer vehículo vendido en todo el mundo en utilizar telas recicladas. Después de su debut en América del Norte el otoño pasado, el Fusion salió recientemente a la venta en China y pronto será lanzado en Europa (como el Ford Mondeo). Una vez que llegue a plena producción a nivel mundial, el mandato de Ford para el uso de materiales reciclados, tiene el potencial de reciclaje de botellas de plástico suficientes y residuos post-industriales para hacer 1.35 millones de metros de tela al año, según la compañía,

“La tela que utilizada en el Fusion ilustra el compromiso de Ford con la sostenibilidad, independientemente de las fronteras geográficas”, dice Robert Brown, vicepresidente de ingeniería  para la sostenibilidad, el medio ambiente y la seguridad. La empresa cuenta ya con cuatro proveedores de tela reciclada. En general, Ford utiliza 41 telas recicladas a través de 15 líneas de vehículos a nivel mundial -desde el Mustang y el Fiesta hasta el F-150 y el Taurus.

Con cada programa global de vehículos, Ford ha sido capaz de aumentar su uso de telas sustentables mediante la investigación de nuevas tecnologías y la identificación de proveedores que comparten su compromiso con la sustentabilidad, dijo Carol Kordich, diseñador en jefe de materiales sustentables de Ford. “Al principio los proveedores no pensaron que hablábamos en serio cuando les dijimos que nuestra nueva estrategia corporativa requería al menos 25% de contenido reciclado”, afirma. “Pero cada vez más proveedores comenzaron a aumentar sus inversiones en Investigación y Desarrollo medioambiental.”

Ahora Ford está trabajando con empresas innovadoras como Sage Automotive Interiors, con sede en Greenville, Carolina del Sur, y Unifi, en Greensboro, Carolina del Norte, para acelerar el desarrollo de tejidos reciclados. “La colaboración con las empresas que tienen la misma mentalidad que Ford nos ayudó a llevarlo al siguiente nivel mucho más rápido”, afirma.

Otros productos reciclados en el Fusion 2013 incluyen espuma a base de soya en los cojines de los asientos, los paneles de debajo de la carrocería de base de carcasas de plástico de baterías para auto y materiales de absorción acústica a base de telas desgastadas.

“Ford es sin duda un líder y el único en el mercado automotriz en poner una cuota que tenemos que cumplir”, reconoce Dan ruso, gerente de negocios de Sage, que es el mayor proveedor de telas de Ford en América del Norte. Impulsado por las especificaciones de Ford, revela que Sage aceleró sus planes de desarrollo de telas recicladas a cinco años.

“Entre nosotros y Unifi, tenemos una muy buena relación”, dijo Dirk Pieper, director ejecutivo de Sage. “Estamos muy buen coordinados, trabajando diligentemente juntos para reducir costos.”

Ford presionó a sus proveedores para desarrollar procesos de fabricación de circuito cerrado, los que tienen la ventaja adicional de reducir costos. Unifi, por ejemplo, desarrolló su propia marca de hilo llamada REPREVE, que se fabrica con los residuos industriales y botellas de agua de plástico transparentes, y es utilizado principalmente por los fabricantes de prendas de vestir. Para hacer los asientos de Ford, Unifi dispone del hilo REPREVE de Sage, que lo utiliza para tejer la tela que después es enviada a Lear, que arma los asientos. Los residuos de fabricación, tales como pedacería de tela  o lotes mal teñidos, se devuelven a Unifi para su reprocesamiento.

Mientras tanto, los empleados de Ford también se están involucrando. Están en una misión para recoger cerca de dos millones de botellas de plástico, que, si todo sale según lo previsto, terminarán algún día dentro de un vehículo Ford.

 

Siguientes artículos

¿Es posible tener una cámara decente en el smartphone?
Por

A pesar de que tenemos teléfonos cada vez más poderosos, la calidad de las imágenes que capturan no ha dado un salto sig...