¿Qué hace único al cerebro? ¿Qué mecanismos hay detrás del conocimiento y del comportamiento? ¿Cómo se desarrollan las enfermedades cerebrales y cómo se pueden diagnosticar objetivamente? El Human Brain Project busca las respuestas a éstas y otras preguntas.

 

 

Uno de los proyectos más ambiciosos en materia cerebral arrancó hace pocos días en España: imitar funciones cerebrales con computadoras. Los científicos creen que, con la tecnología actual, no será fácil acercarse a las múltiples operaciones simultáneas que realiza el órgano más grande del cuerpo humano, el cerebro.

PUBLICIDAD

A inicios del siglo y del milenio -sí, en el año 2000-, la ciencia deslumbró con uno de los avances que más impacto tuvieron en la ciencia y todas sus ramas: el haber descifrado casi en su totalidad el Genoma Humano.

El llamado “Proyecto del Genoma Humano” abrió una puerta muy amplia e interesante tanto para la investigación científica, de las ciencias de la salud e incluso del comportamiento humano como nunca antes se había logrado. Pero no fue suficiente.

Han pasado ya poco más de diez años desde entonces y ahora un grupo de científicos de Europa se aventura a descifrar los rincones más desconocidos del cerebro con el Human Brain Project (HBP).

El HBP busca descubrir las claves del cerebro pero simulando las operaciones con computadoras, situación que de acuerdo con el grupo de científicos no es del todo posible con la tecnología computacional actual.

“Para el HBP serán necesarias computadoras cien veces más potentes que las actuales”, declaró a la prensa internacional Gonzalo León, director del Centro de Apoyo a la Investigación Tecnológica (CAIT) de la Universidad Autónoma de Madrid y coordinador del proyecto en España.

En esta primera fase, según se ha sabido, los creadores del Human Brain Project iniciarán con seis plataformas de investigación: neuroinformática, estimulación neurológica, computación de alto desarrollo, ‘hardware’ neuromórfico, informática médica y neurorobótica.

¿Para qué? ¿Con qué fines? El principal reto de lo que algunos han bautizado como un “megaproyecto”, en parte financiado por la Unión Europea, es comprender cómo funciona el cerebro en su totalidad a lo largo de las distintas capas de su crecimiento y desarrollo, desde el genoma y células neuronales, hasta circuitos y las distintas regiones que esconde todavía el cerebro humano.

El Human Brain Project parte de unas preguntas que por décadas han atacado a los estudiosos: ¿qué hace único al cerebro? ¿qué mecanismos hay detrás del conocimiento y del comportamiento? ¿Cómo se desarrollan las enfermedades cerebrales y cómo se pueden diagnosticar objetivamente?

Preguntas por demás elementales pero no por ello menos importantes, y que demuestran, también, que los científicos no han podido acceder a partes del cerebro que por muchos años han dedicado trabajo y estudios. Así es, el cerebro, al igual que el universo, tiene un sinfín de rincones y de “habitaciones” que no han sido descubiertas ni ocupadas por nadie.

De las pocas certezas con las que cuenta el equipo de HBP es que con esta investigación europea se generará una cantidad de información insospechada por lo que tendrán que expandir las memorias de sus computadoras hasta límites que no han logrado calcular todavía.

¿Mapearán todo el cerebro? Los especialistas han respondido con una negativa tan fría que a más de uno le ha desarmado. “El cerebro tiene 100,000 millones de neuronas o células nerviosas y 100 billones de conexiones sinápticas. Por eso el Human Brain Project no podrá mapear todo el cerebro, es demasiado complejo”, agrega el grupo de científicos.

Científicos de la Universidad de Manchester han estado trabajando en el proyecto SpiNNaker con el que se podrá simular apenas el 1% del cerebro. El líder del proyecto, Steve Furber, reconoce los avances de la tecnología pero sin olvidar lo limitada que es en comparación con las funciones del cerebro.

“Me he pasado la vida construyendo computadoras y hasta ahora no se ha podido desarrollar una que pueda hacer cosas instintivas como por ejemplo que un bebé reconozca a su madre. Sí es posible hacer que una computadora reconozca a un persona en particular, pero es muy difícil”, dice Furber.

El HBP está formado por científicos de 135 instituciones de toda Europa y cuenta con un presupuesto de 1,200 millones de euros para que en los próximos diez años este grupo ya tenga conclusiones concretas y precisas sobre el comportamiento del cerebro.

Apenas en el 2005 el médico indio Ajit Varki, líder de un grupo de investigación molecular de la Universidad de California en San Diego, afirmó en un seminario en Washington lo poco que se conoce del cerebro humano.

“Realmente no sabemos nada del cerebro humano. Todo lo que sabemos es en referencia a cerebros de los monos. Pero los hombres tienen muchas características que parecen no tener sentido: ¿En qué aspectos los humanos somos superiores a los grandes simios? El cerebro, la coordinación motriz y quizá nuestra habilidad de correr distancias largas. Además de eso, no encuentro otras”, dijo entonces.

En diez años, pues, contaremos con la suficiente información de la materia gris. Y seguramente, lector, seguiremos desconociendo un amplio panorama del cerebro humano y sus procesos.

Y tú, lector, ¿qué opinas?

 

 

Contacto:

Sígueme en Twitter: @miguelcolunga1

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

VIDEOBLOG: ¿Qué buscan los inversionistas?
Por

Mira la entrevista en video a Fernando Lelo de Larrea, fundador y socio director de Venture Institute y Venture Partners...