Estados Unidos no es mejor que cualquier otro país corrupto, denunció este miércoles Joaquín “El Chapo” Guzmán en una declaración leída antes de que el juez Brian Cogan lo sentenciara a cadena perpetua más 30 años de prisión.

En la corte del distrito este de Nueva York, Guzmán se quejó además de que las condiciones de su encierro de 30 meses desde que fue extraditado a Estados Unidos equivalían a tortura, lo que no debía tener cabida en pleno siglo XXI.

En lo que constituyó su primer testimonio como parte del proceso legal que comenzara en noviembre de 2018, y que se prolongó por más de tres meses, Guzmán en ningún momento mostró remordimiento por sus crímenes ni tampoco señales de humildad.

De acuerdo con la evidencia mostrada por la fiscalía durante el juicio, los crímenes de Guzmán incluyeron no solo introducir cientos de toneladas de drogas a Estados Unidos, sino numerosos asesinatos y torturas.

“Estados Unidos no es mejor que cualquier otro país corrupto al que ustedes no respetan”, señaló Guzmán Loera, de 61 años de edad, en un marcado acento de la sierra de Sinaloa.

Lee: Así es la cárcel de máxima seguridad donde ‘El Chapo’ pasaría el resto de su vida

Guzmán se refería al hecho de que pese a que miembros del jurado desobedecieron las instrucciones del juez y accedieron a información de medios de comunicación durante el juicio, este proceso no fue realizado de nueva cuenta.

En su decisión de mantener la integridad del juicio, el juez Cogan había establecido que los dos supuestos crímenes ventilados en los medios de comunicación durante el juicio, que fueron vistos por el jurado, eran irrelevantes frente a la avalancha de evidencia presentada en la corte.

Guzmán, sin embargo, acusó que si el juez pasaba por alto esas violaciones en un caso con tanta publicidad como el suyo otros acusados no podrían esperar justicia.

“Aquí no hubo justicia. Mi caso quedó manchado”, aseveró Guzmán. Añadió que cuando fue extraditado a Estados Unidos había esperado tener un juicio justo, y que su fama no determinara el resultado.

En su alocución, Guzmán también denunció las condiciones de tortura que ha vivido desde que fuera extraditado en enero de 2017 a Estados Unidos, debido a que no puede ver la luz del sol, respirar aire fresco, dormir bien ni abrazar a sus hijas.

“Estamos en el siglo XXI, y no se deben permitir estos tratos crueles e inhumanos”, acusó. En varias ocasiones, Guzmán se refirió a su encierro como tortura.

Lee también: Los 10 cargos por los que ‘El Chapo’ enfrenta cadena perpetua

Antes de que hablara Guzmán, su abogado Jeffrey Lichtman subrayó por su parte que aunque el sistema de justicia en Estados Unidos es supuestamente mejor al de México, en esta ocasión no se había logrado un resultado justo debido al comportamiento inapropiado de los jurados.

En el proceso de sentencia, ofreció además su testimonio Andrea Vélez, una de las víctimas de Guzmán, y quien fuera secretaria del individuo considerado como brazo derechos del líder del Cartel de Sinaloa, Alex Cifuentes.

Vélez denunció que ella había pensado en algún momento que Guzmán era una “persona educada” que se preocupaba por ella, y que en el negocio formaban una especie de familia. Sin embargo, Guzmán la había intentado matar cuando ella trato de alejarse de sus negocios.

“Soy la voz de las víctimas de esta guerra que no lograron llegar hasta acá”, expresó Vélez, con la voz quebrada por la emoción.

Los abogados de Guzmán prometieron apelar el caso durante las siguientes semanas.

* Por Maurizio Guerrero, colaborador Forbes México.

 

Siguientes artículos

Brote de ébola en el Congo es una emergencia de salud mundial: OMS
Por

Es el momento de que la comunidad internacional se solidarice con la gente de la República Democrática del Congo, dijo T...