Este texto forma parte de nuestro reporte especial sobre los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Encuéntralo completo en la edición impresa Agosto/Septiembre a partir del lunes 15. 

 

Por Iván Pérez

La delegación de 120 atletas que representan a México en Río de Janeiro recibió del gobierno federal 17 millones de pesos (mdp), la mitad de lo que se esperaba, lo que afectó su preparación e hizo que el Comi­té Olímpico Mexicano (COM) se endeudara con un millón de dólares con el Comité Olímpico Internacional (COI) y recortara la mitad de su nómina.

Para reunir los recursos faltan­tes, el COM acudió a patrocina­dores y hasta a los mexicanos de a pie, a través de una campa­ña de redondeo. “No teníamos recursos ni para comprar la comida para los atletas, y con este apoyo salimos adelante”, señala Carlos Padilla, presiden­te del COM.

 

Balance de un perio­do

Carlos Padilla relata cómo el ciclo olímpico para el que fue seleccionado fue sui generis, atípico, con hechos que repercutieron en la organización. Uno de ellos es cuando Mario Vázquez Raña dejó de existir; él era presidente de la Organización Deportiva Panamericana (PASO, por sus siglas en inglés), así que México quedó en ese momento en una situación internacional débil.

“Pero se fueron dando otros hechos, como la falta de dinero desde hace año y medio, cuando el gobierno federal decidió no dar recursos al COM. Eso nos obligó a ser más proactivos en la búsque­da de patrocinios. El primero fue Nissan, luego Banamex, Telcel y Grupo Ángeles, éste con su negocio de hospitales y los hoteles Camino Real; también USG, una empresa estadounidense de materiales de construcción, y Chedraui”, comentó Padilla.

Eso, asegura el presiden­te del COM, les permitió salir adelante junto con otros patrocinios que no son (de empresas) top y otros que lo son internacionalmente, como Sam­sung. Telcel y su fundación han  apoyado mucho. Tienen el apoyo de Olegario Vázquez Raña, quien es el enlace con el COI y forma parte del comité ejecutivo del COM.

Como Padilla veía difícil la situación, propuso que Miguel Alemán Magnani, Antonio Chedraui Eguia y Olegario Vázquez Aldir fueran miembros permanentes del COM. “Eso nos permitió tener una comisión especial para ir orientando la ca­rencia de recursos y tam­bién acudir al COI para que nos hiciera un préstamo de un millón de dólares (mdd) para concluir la preparación de los atletas hospedados en el Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM)… En el COI saben de la situación por la que estamos pasando, nos apoya de manera especial con ese millón de dólares en calidad de préstamo, y con eso es con lo que estamos solventando los gastos”, destacó Padilla.

El millón de dólares se aplicó en la conclusión del proyecto para Río de Janeiro. Otros patrocinadores importantes fueron las marcas Joma y Arena, y Adidas en la selección de futbol olímpica.

También puedes leer: Los mayores medallistas olímpicos mexicanos 

Patrocinadores

Ante el difícil panorama económico que presentaba el COM, los ejecutivos tuvieron que acudir a la familia olímpica.

“Hay algunos recursos que tenemos que llevar en efectivo para dar a la delegación, lo que comúnmente se conoce como “Pre”. Son una especie de viáticos para los deportistas, médicos, entrenadores. Como ya no teníamos dinero, acudimos a la fa­milia olímpica, es decir, a los miem­bros permanentes y a los miembros federados, por alrededor de 2 mdp, y ya los tenemos. Paralelamente se han diseñado otros esquemas de ingresos, como lo van a ver en unos días, con una campaña de redondeo, como tienen otros países”, destacó el presiden­te del COM.

En la campaña, Chedraui patrocina la alimentación de los atletas hospedados aquí (en el CDOM). No sólo son los que van a Río de Janeiro, sino los que vienen de los estados del país y los seleccionados juveniles que se preparan para los Juegos Olímpico de la Juventud de Buenos Aires (Argentina, en 2018). No existen recursos ni para com­prar la comida para los atletas, y con este apoyo el COM salió adelante.

“Pero hay muchos gastos paralelos a los Juegos Olím­picos. La campaña de redondeo fue ideada con Antonio Chedraui, el CEO de grupo Chedraui. Los ingresos se aplicarán escrupulo­samente y en forma transparente para que los atletas vayan lo mejor respaldados en todo sentido, que no falten medicamentos, vendas, que no falte nada”, dijo Padilla.

Cuando el gobierno daba recur­sos había una parte para imprevis­tos, ahora no hay eso y por eso el redondeo.

DSC_0036-copia_foto_buena

Proceso olímpico

El proceso olímpico cuesta alrededor de 35 mdp. Pero el pro­ceso de llevar a los competidores es muy largo, son cuatro años…

“Hace poco leí que el director de la Conade, Alfredo Castillo, informó que de enero a mayo había gastado 190 mdp. No hay un cálculo, no está determinado, porque hubo un ajuste a todas las federaciones. Éstas tenían un programa cuatrianual que señala: en enero del próximo año arranca­mos la preparación para los Juegos Olímpicos de la Juventud, de ahí nos vamos a los Centroamericanos en ese mismo 2018, en Barranquilla, Colombia, luego a los Juegos Conti­nentales en Lima en 2019 y en 2020 nos vamos a Tokio 20-20”, platicó el directivo.

Pero ¿qué ocurre? El COM ya te­nía esta proyección caminando con las federaciones, y rumbo a Río de Janeiro se suspende y sale el con­trol de costos. Inclusive, la Conade de último momento dice: “’Oye, el gobierno federal me está indicando que te apoye con 17 mdp.’

“Yo les digo: ‘OK, los acepto.? Pero tuvimos que reducir personal para bajar la nómina en 50%, y como no tengo personal suficiente para solventar determinadas situaciones, les dije a la Conade que ellos lo ejer­cieran directamente. Entonces ellos sabrán cómo lo administran, cómo compran; a mí que me den boletos para llevar a Río a los competidores que tengo en Europa y de ahí traer­los a México y de México a su casa, en el estado de la República donde radiquen… y eso es un importe fuer­te: son como 5 o 6 mdp”, dijo Padilla.

También puedes leer: Selección mexicana de futbol se despide de medalla de oro en Río 2016 

―Para toda la logística de transportación, hospedaje, viáticos, son 35 mdp…

―Sí. Pero ¿qué ocurría cuando no los teníamos (los 35 mdp)? Que al desfile de inauguración los atletas mexicanos iban a ir con los pants de gala. Pero ante el ofrecimiento de la Conade acordamos que, como cual­quier país, vaya con una vestimenta de gala, de calle, como siempre ha sido, y Conade está cubriendo ese gasto.

“En la solicitud de lo que vamos requiriendo incluye material y equipamiento deportivo. El traslado de bicicletas, remos o el caballo que va a competir tiene un costo alto, son transportes especializados; también los equipos de tiro con arco necesitan llevar arcos de respaldo. El Ejército Mexicano o la Marina apoyaría con sus aviones.

“Lo que te puedo decir es que tam­bién ese dinero se va a emplear para la renta de los botes, es decir, remo, canotaje y vela, porque llevar desde aquí un velero saldría caro, pero se renta y todos los países lo hacemos así, y lo paga la Conade, así como los seguros médicos y de vida.”

 

―El portal del COM indica cómo se ha reducido el presupuesto en general, no sólo lo destinado a Juegos Olímpicos: de 66 mdp en 2012, a 127 mdp en 2014 y a 35 mdp en 2015…

―Ahí hay una situación mal mane­jada y la tengo que aclarar. Cuan­do el presidente de México se compromete a traer el Preolímpico de Basquetbol, no hay una federación de ese deporte, entonces la Conade, por ser un compromiso presidencial, se pone de acuerdo con la Federa­ción Internacional de Basquetbol para pagar los derechos por traer a México el evento. Fueron 6 mdd y no entendía la Conade que esto im­portaba cerca de 70 mdp con el tipo de cambio de entonces.

“Hicimos un convenio firmado entre Conade y nosotros, donde dice que el COM, ‘como no hay fede­ración, cubre ese rol y el dinero se deposita en el COM –no lo pueden mandar a Concade para un pago internacional, pero sí al COI– para cubrir los derechos’.

“Hacemos la transferencia, nos la documentan de regreso y nos la fac­turan, pero llega Alfredo Castillo en ese momento, le entrego la factura de los 70 mdp y ahí es donde viene el asunto, dice: ‘¿Para qué lo pagaste? Lo hubieras empleado para ti. Yo ya no te doy nada.’ ¿Qué dato traes de 2014?”

 

―Son 127 mdp.

―Sí, porque fueron los Juegos Centroamericanos…

 

―Claro, y los de Nanjing, China, las Olim­piadas Juveniles en 2014…

―Exacto.

 

―¿Y para este año?

―Este año no nos han dado nada. La Conade está apoyando a la delega­ción con esos 17 mdp para la opera­ción, pero que ejercen ellos.

 

―Es por eso la reducción de nómina en 50%…

―Había que tomar medidas extremas y urgentes.

 

―¿Quién sostiene económicamente al COM?, ¿los 10 patrocinadores?

―Éste es un organismo no guberna­mental; lo sostenemos con patro­cinios, donativos deducibles de impuestos, trabajos voluntarios que tenemos de entrenadores, el COI y la Organización Deportiva Panameri­cana y Solidaridad Olímpica.

 

―¿Con cuánto piensan operar este año, bajo este sistema?

―Estimo que con alrededor de 80 mdp, independientemente de los Juegos… El millón de dólares que le tengo que pagar al COI es otro renglón.

 

―¿Y cómo van a pagar ese millón de dólares?

―Ésa es la pregunta de los 64,000.

―¿Tienen plazo?

―Sí, en diciembre, pero para nosotros y para el COI no es un área.

También puedes leer: Alejandra Valencia, se escapa la medalla de bronce en Río

―De buena voluntad…

―De buena voluntad, pero sí de beneficencia. Te voy a decir cómo está garantizado: nosotros tenemos una participación de los Juegos Olímpicos de Río, no sé cuánto nos vaya a tocar, si 2 mdd o 3 mdd, que se dividen de aquí al ciclo olímpico, y en el COI van a decir “págame la mitad, y el año que entra me pagas la otra mitad”, entonces será parte de la habilidad que yo tenga para negociar.

 

―¿De cuánto son los patrocinios?

―Son cuatrienios, los patrocinado­res top son por 30 mdp en especie y en efectivo, así es siempre. En el caso de Nissan, nos da vehículos suficientes para llevar a los mu­chachos a entrenar a Toluca, ir por ellos al aeropuerto, etcétera. Pero también se hace un prorrateo de la cantidad que nos dan a los cuatro años. Pongo otro ejemplo: Telmex o su fundación, nos da X cantidad en el transcurso de tres años, pero tam­bién todo lo que corresponde a la telefonía moderna… ya eran 40 años de no cambiar el conmutador, es en serio. Cuando llegué dije: ¿dónde está Pedro Infante?

“Y con los uniformes es igual: todo lo cubre Joma; los unifor­mes acuáticos los da Arena, y en el caso del futbol también visten a la selección, pero también nos apoyan económicamente.”

 

―Me hablaba de los patrocinadores top… Son 30 mdp en cuatro años, ¿verdad?

―Cada uno en especie y en dinero.

 

―¿Considera que los deportistas tuvieron suficientes recursos para prepararse?

―No, no los tuvieron, por ese ajuste que hubo. Obviamente las federacio­nes ya no pudieron cumplir con su programa, y de aquí a que se tomó la decisión de no darle dinero a las federaciones y decidieron dárselo directamente a los atletas, se fueron seis meses. Seis meses que se per­dieron en el año olímpico.

 

―¿Hoy qué tanto pesa lo económico en la preparación para ser un mejor atleta y conseguir altos resultados?

―Te voy a contestar al revés: países con mucho éxito como España tie­nen el 3% de impuestos a la telefonía móvil, así que el Comité Olímpico Español (COE) prepara a sus atletas contra viento y marea, y si no tienes dinero, no lo puedes hacer. Colom­bia, que ya nos rebasó, deduce de impuestos el 100% de los donativos que recibe el Comité Olímpico. No­sotros tenemos el 30%, así que si tú hablas con un empresario y le dices cuánto le deduces, él te va a decir que es eso lo que paga de impuestos. ¿Qué le estás deduciendo? Nada.

“Otro ejemplo: en Italia, todas las utilidades de la lotería deportiva se van al Comité Olímpico Italiano. Guatemala, que va para arriba en el olimpismo, des­de hace años tiene en la Constitu­ción Política un artículo que señala que del presupuesto total del país, un porcentaje se va al Comité Olímpico de Guatemala… eso le representa al año 12 mdd; ellos llevan 27 atletas y nosotros 120, pero así está y hay que aguantarnos.

“Llegado el momento, con alguien que comprenda de esto, tendremos que buscar que México adopte algu­na de las estrategias que funcionan en otras partes del mundo, para que no sea un gasto para el erario, sino una aportación de la sociedad a través de impuestos dirigidos, como el 3% a la telefonía, pero que no salga del presupuesto global del gobierno.

 

―¿Qué tiene que pasar para poder decir que los asuntos de escritorio del de­porte mexicano están solucionados?

―Lo único que puede pasar es que se respete la ley y la Carta Olímpica. El día que haya un dirigente que res­pete la Carta Olímpica, de la que México es signatario ante la ONU, ese día se van a acabar los problemas. En la Ley del Deporte de México se establece clara­mente cuáles son las responsabili­dades de la Conade, de los institutos estatales, del deporte universitario, del deporte social y cuáles son las responsabilidades del COM.

“Luego hay confusiones al grado tal que dicen: ‘Yo voy en represen­tación de México”, cuando la Carta Olímpica y la ley mexicana reco­nocen que en los Juegos Olímpicos y ante el movimiento olímpico, ya sean Centroamericanos, multide­portivos y multinacionales, la única representación es del COM.”

Siguientes artículos

Mexicanos en judo y remo se quedan sin medalla
Por

La judoca mexicana Vanessa Zambotti y los remeros Juan Carlos Remero y Kenia Lechuga se quedaron sin posibilidad de meda...