Si bien el número de mujeres asistentes al Foro Económico Mundial lleva años estancado, hay algunos destellos que hacen pensar con optimismo sobre el futuro de la igualdad de género.

 

Por Moira Forbes

El número de mujeres que asistieron al Foro Económico Mundial de este año fue, una vez más, bajo. Las mujeres representaron sólo 17% de los 2,500 asistentes a Davos. Mientras que la representación femenina en este cónclave de poder se ha mantenido prácticamente estancada en los últimos años, es un reflejo de los grandes problemas de desigualdad de género que alcanzan los más altos niveles de liderazgo global.

PUBLICIDAD

El reciente Global Gender Gap Report del Foro Económico Mundial, por ejemplo, estima que tomará más de 80 años lograr la equidad de género en el lugar de trabajo con el ritmo actual de avance de las mujeres. Estas estadísticas son ciertamente desoladoras; sin embargo, hubo algunos destellos que surgieron de Davos en 2015 y que deben inspirar optimismo de que el cambio que tanto se necesita pueda estarse acelerando.

En primer lugar, los problemas de desigualdad dominaron la agenda este año, con la disparidad de género emergiendo como un tema fundamental de debate en la reunión de las élites del poder global, especialmente entre líderes como el presidente y CEO de Renault-Nissan, Carlos Ghosn, y la directora gerente del FMI, Christine Lagarde. “Cualquier persona con un cerebro decente debe saber que es mejor contratar a partir de 100% de la población”, dijo Paul Polman, CEO de Unilever, en una sesión dedicada a “acabar con la pobreza a través de la paridad”.

De izquierda a derecha: Mark Weinberger, Sheryl Sandberg, Helen E. Clark, Rosalind Brewer, Beth A. Brooke-Marciniak, Arianna Huffington, Ertharin Cousin, Helene Gayle, Ellen Kullman y Moira Forbes.

De izquierda a derecha: Mark Weinberger, Sheryl Sandberg, Helen E. Clark, Rosalind Brewer, Beth A. Brooke-Marciniak, Arianna Huffington, Ertharin Cousin, Helene Gayle, Ellen Kullman y Moira Forbes.

Las voces apasionadas fuera de los negocios y la política también adquirieron relevancia, especialmente con respecto al avance en el empoderamiento de las mujeres, incluyendo a la estrella de Harry Potter, Emma Watson. Apoyándose en el éxito de la campaña HeForShe lanzada el otoño pasado, la embajadora de buena voluntad de la ONU Mujeres presentó la iniciativa IMPACT 10x10x10, con la misión de obtener compromisos firmes de diversos actores, necesarios para lograr el equilibrio de género. “Creo que hay una mayor comprensión de que las mujeres deben participar a la par en nuestros hogares, en nuestras sociedades, en nuestros gobiernos, y en nuestros lugares de trabajo”, dijo Watson. “Ellos saben que el mundo está siendo retenido en todos los sentidos porque no lo están haciendo. Las mujeres comparten este planeta 50/50 y están subrepresentadas, su potencial está asombrosamente desperdiciado.”

Otro aspecto destacado: 27 líderes de la lista Forbes de las 100 mujeres más poderosas asistió a Davos este año, ejemplificando de manera colectiva cómo las mujeres se encuentran actualmente en los epicentros del poder global en la política, los negocios y la filantropía. Dedicados a la celebración de las mujeres influentes y dinámicas de Davos, Forbes y EY reunieron una vez más a más de 400 líderes mundiales en el WEF, con la misión de poner de relieve que el papel que las mujeres desempeñan resulta fundamental en la formación y el avance de la economía global.

En este espíritu, el CEO de EY Mark Weinberger y Forbes reconocieron a 10 mujeres destacadas en Davos:

Christine Lagarde (5 en la lista Forbes de mujeres poderosas), directora gerente del Fondo Monetario Internacional

Sheryl Sandberg (9), directora de operaciones de Facebook

Ellen Kullman (31), presidenta de la Junta y CEO de DuPont

Helen Clark (23), administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

Ertharin Cousin (45), directora ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas

Arianna Huffington (52), presidenta y editora en jefe de The Huffington Post Media Group

Rosalind Brewer (64), presidenta y CEO de Sam’s Club

Helene Gayle (78), presidenta y CEO de C.A.R.E.

Bet Brooke-Marciniak (98), vicepresidenta global de Políticas Públicas en EY

Las homenajeadas subrayaron que las mujeres hoy en día tienen la oportunidad sin precedentes de lograr un impacto de maneras nuevas y a veces poco convencionales. Así, si bien es cierto que las mujeres representaron apenas una quinta parte de los asistentes a Davos este año, está claro que la influencia de las mujeres –a través de múltiples esferas– se está expandiendo a pasos agigantados, ya sea en la sala de juntas, la arena política o en el escenario global.

 

Siguientes artículos

Impuestos ocultos: un acto de corrupción
Por

Los impuestos ocultos, que casi nadie documenta, son esos cargos velados que los ciudadanos pagamos sí o sí, para los cu...