El tercer trimestre del año podría tener sólo una mínima progresión en crecimiento global. Europa, Estados Unidos y China parecen presentar frenos considerables en su economía. 

 

 

Durante 2013, el crecimiento global podría situarse en sólo 2%, una cifra apenas similar al 2.1% del año pasado.

PUBLICIDAD

Un análisis de Saxo Bank arroja que el progreso en el mercado laboral estadounidense  no es suficiente para superar por completo las consecuencias del retraso fiscal sobre la economía estadounidense.

“El obstáculo fiscal seguirá siendo notable en el segundo semestre del año con lo que el crecimiento se mantendrá en niveles bajos. La previsión en materia de PIB se rebaja para este año hasta el 1.6%, ligeramente por debajo del dato de consenso del 1.8% y muy por debajo del 2.2% de 2012”, señala.

Esta situación, dejará un amplio margen a los bancos centrales y a los políticos a la hora de configurar la agenda.

“La perspectiva es más favorable para 2014, ya que prevé que el crecimiento global se dispare hasta el 2.7%”, señala el banco.

Por su parte, la economía de la eurozona va en camino a arrojar un crecimiento negativo incluso mayor del 0.8% frente a la bajada del 0.5% de 2012.

“El destino de la eurozona depende de las elecciones alemanas que se celebrarán el próximo 22 de septiembre. Los bancos europeos infracapitalizados suponen un problema que debe resolverse definitivamente antes de que veamos de nuevo flujo de crédito en Europa”, asegura Mads Koefoed, jefe de estrategia macroeconómica de Saxo Bank.

China, la otra potencia económica clave, pisó el freno en 2013 ante la pérdida de ímpetu del crecimiento del comercio mundial y un gobierno más reacio a las medidas de estímulo de lo que se esperaba. El crecimiento se ha reducido hasta el 1.7% en el segundo trimestre.

Se prevé que el crecimiento se mantenga en rangos elevados tanto en 2013 como en 2014 (del 7.3% y del 7.8% respectivamente). Sin embargo, estos datos se sitúan todavía muy por debajo de los niveles observados entre finales de 2009 y 2011.

En palabras del jefe de estrategia macroeconómica de Saxo Bank, “las exportaciones netas y la inversión han liderado gran parte del crecimiento chino en estos últimos años pero, en la actualidad, el comercio mundial es muy escaso. Habida cuenta del debilitamiento de los consumidores europeos y estadounidenses, en términos relativos, no cabe augurar para el año que viene por estas fechas un enorme repunte de la demanda de productos extranjeros”.

 

Siguientes artículos

Prestamistas suizos apostarán por inversiones de alto riesgo
Por

Tres ex ejecutivos del banco UBS lanzaron ‘Melody Capital Partners’ y están recaudando una suma de 750 mdd a...