“Parte del rol de las tarjetas de crédito es facilitar el comercio entre las personas a través de transacciones más seguras. Ese comercio entre negocios y personas es una manera ideal de impulsar el consumo interno”, comentó Ricardo Torres, director ejecutivo de Tarjetas de Crédito de Scotiabank.

Durante 2015 el impulso para la economía nacional fue el mercado interno, es decir, el consumo de bienes y servicios, que representó más de 60% del PIB, según datos de la calificadora Fitch. El crédito a la banca privada creció 4.9% en el mismo año, cifra mayor a la registrada en 2014 (2.5%).

El directivo asegura que el tipo de cambio es una oportunidad para utilizar, de forma correcta, las tarjetas de crédito y aprovechar lo que se tiene en México y “explotar esas grandes riquezas que tenemos en servicios y productos”, dijo.

La campaña “Viajemos todos por México” es el ejemplo perfecto para poner en practica esa forma de consumo. “Si el tipo de cambio está muy elevado, y se vuelve muy difícil planear un viaje fuera de México, lo que puedes aprovechar en este Buen Fin, es viajar con este programa. Es un muy buen momento para viajar”, dijo Torres.

PUBLICIDAD

Para el directivo no sería extraño que más extranjeros decidan llegar al país aprovechando la volatilidad del tipo de cambio.

Aunqueel consumo de bienes y servicios nacionales se desaceleró 0.5% y los importados subieron 0.5% en agosto de este año, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), Ricardo Torres se muestra optimista y dice que las tarjetas de crédito podrían verse como una oportunidad de ir construyendo un historial de crédito, que en un futuro podría ayudar para tener un mayor financiamiento para un patrimonio.

“Lo que hemos visto es que en diciembre y enero, más que un incremento en saldos totales en tarjetas de crédito, lo que vemos es que muchas personas utilizan sus tarjetas para liquidar y de hecho vemos una reducción a nivel total de los saldos que tienen nuestros clientes en la banca”, dijo Ricardo Torres, director ejecutivo de Tarjetas de Crédito de Scotiabank.

También puedes leer: Es buen momento para tomar un crédito hipotecario

 

Educación financiera

El saldo total de las tarjetas de crédito en circulación se situó en 32,971 millones de pesos y representó 41% del total de préstamos de consumo en México en 2015.

Además, el Índice de Morosidad (Imor) de la cartera total de 2015 se situó en 3.06%, una reducción de 0.30%  que el nivel observado en mayo de 2014. El Imor de la cartera de consumo fue de 4.97% al cierre de mayo 2015, con una disminución de 0.24% en términos anuales. Muy similar al del crédito al la banca (4.9%), dicen datos del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

“En México vemos una evolución en educación financiera, en lo que se refiere al conocimiento, el aprendizaje y el uso de los instrumentos o medios de pago que existen en México. También existe un mayor interés de acercarse a las instituciones bancarias para ser asesorados, principalmente en estas épocas”, dijo Ricardo Torres.

Según Ricardo Torres, los usuarios ya ven a los bancos como un aliado que los pueden ayudar a mejorar la situación financiera o por lo menos protegerla en estos momentos de incertidumbre.

“Los niveles del uso de pago con tarjetas de crédito vienen incrementándose, lo cual indica que los clientes están sacándole más provecho a las tarjetas para liquidar sus compras. Por lo tanto también tenemos un buen nivel de cartera vencida”, dijo Ricardo Torres.

Las tarjetas de crédito, continúa el especialista, se han venido incrementando por servicios de valor agregado como Uber, Cabyfy o el acceso a las vialidades de cuota y al segundo piso. “También hemos visto que las tarjetas son el medio preferido para reservar o comprar viajes, ya que agilizan la transacción”, destacó Torres.

Los retos para la educación financiera y el uso de tarjetas de crédito en el país son la inclusión financiera, más lugares para hacer uso de las tarjetas y más puntos de venta.

“Sería un reto de adopción por parte de los usuarios y un reto por parte de las instituciones y establecimientos”, destacó Ricardo Torres.

También puedes leer: Cuatro aspectos que afectan a la educación financiera

 

Buen Fin

El directivo comparte cuatro pasos a seguir para comprar en este Buen Fin: planear, comparar, definir y actuar. “El Buen Fin es para aprovechar las ofertas en artículos que de todos modos ibas a comprar. Comparar en línea es otra forma de encontrar más ofertas y contrastar mejor los precios.”

Tener una buena educación financiera para estas fechas es indispensable para no caer en excesos con la tarjeta de crédito.

“Haz un presupuesto (cuáles son tus ingresos y tus gastos, más ahorro), visión a mediano y largo plazo del futuro financiero (con lo que gastas, con lo que ganas y con lo que ahorras)”, aconsejó Torres.

 

Siguientes artículos

La estrategia dominicana para ser el eje exportador en el Caribe
Por

Este país pretende ser el punto de conexión entre el Caribe y el mundo a través de sus terminales portuaria, luego de qu...