Es un problema en realidad mucho más peligroso para el mundo que el ascenso de ISIS o los brotes de enfermedades como el ébola y probablemente mucho más difícil de resolver.

 

Por Dan Bigman

PUBLICIDAD

Los estadounidenses amanecieron anteayer con noticias optimistas, que pintan una vez más la imagen del empleo del país como positiva. Unos 220,000 nuevos puestos de trabajo fueron creados, la tasa de desempleo se ubicó en 5.3%, sólo buenas noticias para el país de las barras y las estrellas.

Sin embargo, mientras celebran, vale la pena tomar un minuto para reflexionar sobre el panorama de desempleo en otros lugares.

Echemos un un vistazo a la tabla de abajo, creada por nuestro asociado Statsta. Es una mirada al desempleo juvenil en áreas seleccionadas del mundo. En Medio Oriente, la tasa de desempleo es de casi 30%, superior a la de EU en lo más álgido de la Gran Depresión. Números como éstos evidencian las grandes promesas incumplidas de la Primavera Árabe, un interminable ciclo crónico de desilusión y estancamiento económico que es casi seguro que robará a toda una nueva generación su futuro y reproducirá los disturbios políticos en el futuro. Es un problema en realidad mucho más peligroso para el mundo que el ascenso de ISIS o los brotes de enfermedades como el ébola y probablemente mucho más difícil de resolver.

 

Siguientes artículos

Grecia logra tercer rescate por 86,000 mde
Por

Después de 17 horas de negociaciones, el gobierno heleno consiguió un acuerdo condicional para recibir el financiamiento...