¿Qué será del segundo hombre más rico del mundo después de la reforma que pone en riesgo su dominio en México? Luego de una larga batalla en los tribunales se espera que pretenda convertirse en el rey del contenido, que sus empresas convivan en un terreno más parejo, aunque sin perder hegemonía, y que su negocio mantenga su perfil de riesgo, mientras no realice una adquisición significativa.

 

 

 

El destino lo alcanzó. Hace 14 años, Carlos Slim Domit recibió Telmex cuando ocupaba el lugar número 62 entre las empresas de telecomunicaciones del mundo. Diez años después, Forbes la calificó como la número uno. Ahora, hay señales que amenazan al imperio.

El año pasado se aprobó en México la reforma de telecomunicaciones que pretende abrir espacio a la competencia y, en consecuencia, reducir el costo de los servicios a los usuarios. La primera acción, resultado de esos cambios, fue la resolución en la que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) declaró a América Móvil (el conglomerado de Slim) y a Televisa (de Emilio Azcárraga) como agentes económicos preponderantes en sus mercados y les impuso regulaciones asimétricas.

Con esto, la empresa de Slim podría perder 1,000 millones de dólares (mdd) en ganancias en los próximos tres años, según un informe de Sanford C. Bernstein y Banco Itaú BBA.

De acuerdo con la normatividad, Telmex deberá dar acceso a la infraestructura existente a operadores menores. “La desagregación del bucle (conexión cableada física entre el cliente y la compañía telefónica) es un punto clave”, dice Carlos Blanco, director de Investigación de la consultoría Dataxis. El tema es que las compañías con una participación de mercado superior a 50% no podrán cobrar tarifas de interconexión a otros operadores, pero deberán pagar interconexión a otras compañías en las llamadas salientes (off-net) que realizan sus suscriptores.

“La desagregación implicará grandes ahorros a sus competidores, lo que les permitirá tener fuerza para ser más agresivos en el mercado”, opina Gerardo Soria, presidente del Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones (IDET).

Telcel también deberá ofrecer individualmente los servicios empaquetados y desbloquear sus celulares para que los usuarios puedan cambiar de proveedor y mantener el mismo dispositivo. Por otro lado, la reforma prevé eliminar el cobro de larga distancia nacional y de roaming.

Los negocios de interconexión y de larga distancia representan aproximadamente 13% de las ventas consolidadas, por lo que, según Acciones y Valores Banamex, se podrían afectar 4% los ingresos de América Móvil. En ese entorno, los inversionistas reaccionaron negativamente al conocer las leyes secundarias, ya que las acciones de América Móvil descendieron 3.96% el pasado 24 de marzo, lo que significó una pérdida de más de 3,000 mdd.

Primer pronóstico: el gigante perderá tamaño, los competidores de Telmex ganarán terreno pero no lo suficiente como para amenazar su hegemonía, al tiempo que Telcel podría desplegar lo que hoy parece un sueño: una estrategia de promociones y bajos precios para contrarrestar las pérdidas por la larga distancia y el roaming.

 

Slim, peleando

Todo comenzó en 1990 cuando Telmex se vendió. La telefónica poseía entonces 300 kilómetros de fibra óptica, una cantidad ridícula comparada con los más de 167,000 kilómetros de red local y de larga distancia que tiene hoy. De esa privatización no sólo nació el segundo hombre más rico del mundo según Forbes , sin América Móvil, la empresa que 14 años más tarde controla cerca de 80% de las líneas fijas de telefonía en México y 70% de la telefonía móvil.

Aunque los negocios de América Móvil (Telmex y Telcel) han sido muy rentables para los accionistas, los servicios son lentos y caros para los usuarios. Al cierre de 2013, contaba con 270 millones de usuarios en los mercados latinoamericanos y Estados Unidos, donde opera a través de 26 filiales.

En los últimos dos años, Telcel ha mantenido una cuota de mercado consistente en torno a 70%, mientras que la cuota de mercado de Telefónica, el segundo operador, ha mostrado una tendencia decreciente, bajando de 21% en 2011 a 19%. Además, Telcel ha retenido, históricamente, una elevada cuota de nuevos clientes en el entorno de 67% a 68%, según Axon Partners Group.

Por tanto, hay mucho en juego con esta reforma. Slim lo sabe y no está dispuesto a quedarse de brazos cruzados. Por lo pronto, Inbursa y Grupo Carso (también de su propiedad) decidieron ampararse ante la determinación de preponderancia del IFT.

Otra salida sería decidir pagar un precio, es decir, evaluar si sale más barato pagar las multas. Víctor Manuel Frías, abogado especialista en competencia del despacho Casares Castelazo, dice que es una tentación que persiste mientras no se permita al IFT y a la Comisión Federal de Competencia, tener opiniones vinculantes (cambiar las reglas del juego).

Segundo pronóstico: será muy larga la controversia que se librará en los tribunales. La guerra por retener a los usuarios será intensa, Slim usará sus plataformas para cuestionar los “abusos de autoridad”.

 

Slim, con valor agregado

Hace 15 años, la construcción de infraestructura fue el único camino a seguir. Ahora, el nombre del juego es la adquisición de activos que permitan a América Móvil convertirse en una máquina generadora de contenido. “La telefonía tradicional experimenta cambios radicales. Claramente se ve la migración a servicios de valor agregado”, opina Carlos Valencia, socio de DLA Piper

Global Law, firma global de asesoría legal. Para aprovechar el auge de datos, las telefónicas necesitan robustecer sus redes de transmisión. Desde 2010 América Móvil tiene un agresivo plan de inversión (más de 8,000 mdd anuales, en promedio, hasta 2014) para mejorar su infraestructura. “Uno esperaría que Telcel también responda reduciendo las diferencias que existen entre sus tarifas fuera de su red y las que realizan dentro de su red”, dice Alexander Elbittar, profesor investigador del cide.

La casa de bolsa Acciones y Valores Banamex cree que la eliminación del cobro de larga distancia y el roaming podrían estimular a Telcel a comenzar a desconectar suscriptores no rentables o que ofrecen bajos rendimientos, para reducir su participación de mercado y aliviar su carga reguladora.

Tercer pronóstico: la infraestructura seguirá siendo relevante, pero podría pasar a un segundo plano. El empaquetamiento de servicios podría obligar a los usuarios a pensar dos veces para renunciar a los servicios de Slim, lo que podría compensar las pérdidas en telefonía y permitirle acumular más ceros a su fortuna.

 

Slim, tejiendo alianzas

Otra escena: Telefónica Movistar firma un acuerdo con Virgin Mobile. Es sólo el principio, terminará el año con la firma de al menos diez contratos con otros operadores virtuales.

América Móvil está obligada a rentar espectro radioeléctrico y capacidad de red a Operadores Móviles Virtuales (MVNO, por sus siglas en inglés). Es decir, a aquellos que, pese a carecer de concesión del espectro o incluso de infraestructura, comercializan servicios móviles. Un ejemplo es Virgin Mobile, que comenzará a dar servicio de operador móvil virtual en cuanto el IFT lo autorice, utilizando las redes de Telefónica.

Ésta puede ser una nueva fuente de ingresos de Telmex, que posee la red de fibra óptica, pero no sería necesariamente la panacea para elevar el nivel de competencia.

“En telefonía móvil no se crea ningún incentivo para que los usuarios dejen de estar con Telcel, la forma en que se instrumentan las tarifas, la discriminación que se hace entre llamadas a sus clientes y otras, seguirá manteniendo cautivos a los clientes”, añade Gerardo Soria.

Por otro lado, América Móvil sigue creciendo en América Latina: adquirió espectro en Colombia; en Brasil, a la cablera Net Serviços y a la empresa satelital StarOne; en Honduras, compró Digicel Honduras. Sólo Bolivia, Cuba y Venezuela no tienen presencia de América Móvil y las situaciones político económicas de estos mercados hace improbable que opere.

Cuarto pronóstico: dejar de realizar cobros diferenciados podría ser una de las cartas fuertes que juegue América Móvil. Sus operaciones en el extranjero no se ven como el mecanismo para compensar su baja de ingresos en el mercado local y quizá ejecute una apuesta más agresiva en Europa o se aventure en Asia o África.

 

Slim, vendiendo contenido

2009. Carlos Slim y un equipo de estrategasprepara el lanzamiento de UnoTV, uncanal por Internet con el que araña su sueñode ofrecer tv. América Móvil ya está en elnegocio de la tv de paga en Brasil, Chile yColombia, pero en México, las disposicionesregulatorias no le han permitido materializarsu sueño.

Alexander Elbittar, del CIDE, cree que esto puede cambiar: “Todo látigo va acompañado de una zanahoria. ¿Cuál es la zanahoria para que el regulado cumpla con sus obligaciones? Que pueda generar otro tipo de negocios”.

Las leyes secundarias establecen que el IFT debe tomarse cuando menos dos años para determinar si Telmex, en su carácter de agente preponderante del sector, puede ofrecer tv. La licitación de dos cadenas de tv abierta concluirá en 2015, lo que prácticamente dejaría fuera a Slim. Sin embargo, la última palabra está en el Congreso.

Por lo pronto, Internet puede ser el gran aliado. En 2012, América Móvil lanzó un nuevo producto, Claro Video, que ofrece a los usuarios acceso ilimitado a películas, series de tv y otros tipos de contenido por una cuota mensual. Además, opera UnoTV, un canal de noticias por Internet.

En 2008, nace Dish, un servicio de tv satelital, producto de una alianza entre mvs y EchoStar. Esfuerzo al que se sumó Slim, a través del apoyo comercial de Telmex. Dish y Telmex tienen un acuerdo para imprimir en una sola factura los servicios compartidos, lo que despertó la inconformidad de su rival Televisa, que asegura que el acuerdo es mucho más amplio. Versiones periodísticas dicen que Slim habría acordado comprar 51% de Dish.

Slim no se ha quedado quieto para buscar proveedores de contenido; compró la división de medios, espacios y derechos publicitarios de Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE) y formalizó una alianza estratégica para el desarrollo de negocios en América Latina con Shazam Entertainment Limited, compañía líder en interacción en medios, con 350 millones de usuarios en 200 países.

Quinto pronóstico: la incursión de Slim en la tv aún se ve lejana, por lo que no podrá compensar la caída de sus ingresos en su negocio de líneas fijas de Telmex; a pesar de eso, fortalecerá su plataforma de contenidos y, para eso, tiene a Claro Video.

Sexto pronóstico: aún cuando la reforma de telecomunicaciones parece ser un duro golpe para Telcel y Telmex, Carlos Slim no desaprovechará su experiencia para reinventar sus empresas y defenderse en los tribunales. Esta historia continuará.

uno_tv1
 

Siguientes artículos

Impuestos, ¿menos devoluciones y más auditorías?
Por

La Prodecon denuncia que 3 de cada 4 solicitudes de devolución de IVA resultan negativas para el contribuyente, e inclus...