Internet está causando un cambio en la manera como se crea, promueve y vende el contenido, así que el editor debe adaptarse a los nuevos medios.

 

 

Hace poco platicaba con un amigo que trabaja como editor. Hablábamos sobre el futuro de los libros en medios digitales y el impacto que tendría en las personas que trabajan en el mundo editorial. Le comentaba que así como los libros están cambiando, también las capacidades técnicas de los editores deberían cambiar, a lo que él respondió: “La verdad es que todo eso de la tecnología suena muy bien, pero yo no quiero saber de páginas web, de redes sociales o de programadores; yo lo único que quiero es editar, porque ése es mi trabajo.”

PUBLICIDAD

Esta respuesta no es rara de los profesionistas de la industria editorial del papel, quienes se han acostumbrado a una forma de trabajo artesanal, perpetuada por la inercia y por modelos de negocios pasados de moda. Internet está causando un cambio en la manera como se crea, promueve y vende el contenido, lo que está obligando a muchos a replantearse su rol en el proceso de creación de productos editoriales.

Ya antes he escrito sobre el rol del escritor en el mundo digital, pero ¿qué hay del editor? No existe una carrera para formar editores, sino que los profesionistas que trabajan en la industria editorial –escritores, correctores, traductores, diseñadores, etcétera– llegan eventualmente a esa posición por su trabajo y experiencia en el medio. Las funciones tradicionales de un editor van desde la selección y corrección de textos hasta el diseño de planes de negocio y la gestión de proveedores, dependiendo de lo que necesite la empresa en la que trabaja y los productos que genere.

Cuando el contenido queda libre de las restricciones de los formatos, como pasa en medios digitales, la responsabilidad del editor cambia para convertirse en un curador de contenido, y su labor ahora es ayudar a ese contenido a encontrar audiencia, a crecer y a que haya una comunidad alrededor suyo, a que el contenido se mantenga actualizado y a que esté presente en todos los canales donde sea relevante.

A pesar de lo que mi amigo piensa, las habilidades de un editor deben cambiar y adaptarse a los nuevos medios. El editor en el mundo digital deberá cuestionar su autoridad, cómo hace su trabajo y hasta la definición de lo que es un libro actualmente, pero ése es un tema para otro día.

Así como los escritores y creadores, lo editores deberán abrazar el reto que implica llevar contenido al mercado digital. El cambio es inminente y los nuevos editores serán quienes comprendan las ventajas y complejidades de este nuevo medio.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @TesseractPages

Página web: Tesseract Pages

Blog: Tesseract Pages

Facebook: Leyendo más

Correo: [email protected]

Twitter: @mauricioangulo

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Vivienda vertical: el rostro de las grandes ciudades cambiará
Por

La fisonomía de las grandes ciudades cambiará. En zonas desiertas se erigirán grandes desarrollos que tendrán una virtud...