El efecto Trump también golpeó a la industria cinematográfica de México. Los cines mexicanos resistieron por un tiempo el precio de las entradas en medio de la turbulencia económica que desató el político estadounidense contra nuestro país, pero no los productos y materias primas dolarizadas.

“Nos ha pegado a todos: productores, distribuidores y exhibidores, pero hasta el momento no se ha reflejado en un incremento en los precios del boleto. Lo hemos venido absorbiendo como industria, y hemos encontrado la forma de hacerlo, pero es algo que no puede permanecer permanentemente”, puntualizó José Leonardo Martí, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine) en entrevista con Forbes México.

Incluso, el precio promedio del boleto disminuyó. En 2015 se situaba en 46.5 por persona, pero en 2016 quedó en 46.1 pesos, reveló el también director de la cadena Cinemex.

PUBLICIDAD

El aumento en los insumos se explica después de que Trump llegara a la presidencia de la principal economía del mundo y amenazara con construir un muro fronterizo e imponer altos aranceles a nuestras manufacturas. Conforme se conocían los resultados electorales que favorecían al candidato republicano la madrugada del 9 de noviembre de 2016, el peso pasó de 19 a 21 unidades por cada billete verde y fue hasta finales de marzo de 2017 cuando comenzó a recuperarse.

“Los exhibidores tienen una parte importante de productos importados: todo lo que es el equipo de proyección y sonido; y en la parte de productos de consumo de dulcería y de alimentos también hay material de importación. Hasta el momento lo han venido absorbiendo las empresas y los exhibidores”, detalló.

En el caso de Cinemex, los productos de consumo en dulcerías, tales como las palomitas de maíz, se vieron afectados por el tipo de cambio, puesto que la materia prima para su elaboración es importada de los Estados Unidos.

También puedes leer: Dólar fuerte “revienta” hasta las palomitas de Cinemex

También el equipo de proyección y sonido, han tenido que ajustarse para que el cine mexicano siga siendo rentable, y el público pueda continuar consumiéndolo.

“En la parte de producción, la renta de muchos de los equipos está en dólares. También eso limita e incrementa los presupuestos de las películas. Hay que ver la forma en que puedan reflejarlos de alguna forma, puedan compensarlo y no deje de ser rentable el cine nacional dado esa devaluación”, detalló.

 

La industria en cifras

En México, Cinépolis y Cinemex son las principales empresas dentro de la industria, con 3,239 y 2,705 salas, respectivamente. Ambas concentran 92% del mercado, mientras que 8% (488 salas) restante, se comparte entre empresas de menor tamaño como Cinemagic, Citicinemas, Henry, entre otras.

El número de entradas vendidas durante el año 2016 ascendió en un 11.7%, con un total de 331 millones de boletos (mdb) vendidos en México, cifra que superó los 296 mdb del 2015.

La producción mexicana más taquillera durante el año pasado, fue la cinta ¿Qué culpa tiene el niño?, del director Gustavo Loza, que alcanzó una recaudación 277.8 millones de pesos, con un total de 5.89 millones de asistentes.

 

Siguientes artículos

Reprogramarnos a la libertad financiera
Por

La herencia transgeneracional es una carga emocional recibida que nos hace tomar malas decisiones e impide alcanzar nues...