Un grupo de jóvenes se propuso crear en República Dominicana un emprendimiento con opciones de entretenimiento de primer nivel. Lo que crearon fue Moviemax, una tienda de alquiler de películas que llegó a tener más de 16 sucursales, convir­tiéndose en la firma más importan­te de su género en el país.

 

Hace 16 años, un grupo de jóvenes formado por Emil Ysona, Omar Lebrón, Alberto Miyar, Tino Miyar y Gustavo Miyar se propuso ofrecerle al dominicano entretenimiento de primer nivel. Su primer emprendimiento fue Moviemax, una tienda de alquiler de películas cuya inversión inicial rondó 1 millón de pesos de República Dominicana (a un tipo de cambio de 45 pesos de RD por dólar) y que llegó a tener más de 16 sucursales, convir­tiéndose en la firma más importan­te de su género en el país.

PUBLICIDAD

La gran acogida de Moviemax tra­jo otras alianzas que en su momento representaron excelentes negocios, como la incorporación de los Orange Shop. “Esta alianza fue fundamental para que la telefónica que recién se había establecido en el país llegara al segmento A-B, ya que los puestos estaban dentro de las tiendas de alquiler y fuimos por muchos años el dealer que más postpagos vendía”, dice Emil Ysona, presidente de Gru­po Acego. Hoy siguen operando unas 28 sucursales de la telefónica.

Antes de que internet pusiera las nuevas reglas de cómo vemos las pe­lículas en todo el mundo, los mucha­chos de Acego ya estaban maquinan­do cuál sería su próxima incursión. Vinieron dos ideas casi en paralelo. Una de ellas fue que detectaron la necesidad de las empresas de reducir costos en los cartuchos de tinta, así trajeron al país la franquicia Smart Cartridge, la primera en dedicarse a la remanufacturación de cartuchos y tóner de impresoras.

“A nosotros no nos gustaba mucho el modelo de rellenar los cartuchos en el sitio porque había seis tiendas y era muy difícil con­trolar la calidad en cada uno de los puntos de venta. Así que hicimos un centro de manufactura para que los clientes encontraran los cartuchos listos en las tiendas”, explica Ysona. Actualmente, importan los cartuchos compatibles nuevos y de mejor cali­dad, lo que les ha ahorrado en gastos operativos; además, han puesto su mirada en los clientes corporativos que representan un volumen de ven­tas mucho mayor que el del retail. En ese tiempo, además adquirieron por unos 15 millones de pesos de República Dominicana (aun tipo de cambio de 45 pesos de RD por dólar) la franquicia de Quiznos para el país donde a la fecha operan seis restaurantes.

Pero uno de sus principales retos fue cuando el centro comercial Me­gacentro les encargó la idea de hacer un espacio para el entretenimiento de los niños. La misión la cumplieron más allá de cualquier expectativa y así fue como nació Happy Land, el primer parque temático para niños bajo techo que hizo que toda la ciudad emigrara a la Zona Oriental cada fin de semana.

“Los resultados fueron exce­lentes y cuando nos presentaron el proyecto de Jumbo en la aveni­da Luperón quisimos replicar el concepto”, comparte Ysona. Con estos dos casos de éxito estaba más que demostrada la confianza que el Grupo CCN puso en la empresa, por eso dejaron en sus manos uno de sus proyectos más ambiciosos dentro del centro comercial Ágora: Scream Land, otro parque de diversiones pero para niños más grandes con juegos más sofisticados, que significó una inversión de más de 150 millones de pesos de República Dominicana (aun tipo de cambio de 45 pesos de RD por dólar) y se inauguró en 2012. Para 2016, se espera realizar una nueva inversión millonaria para agregar nuevas atracciones al centro lúdico.

Emil Ysona. (Foto: Reynol Rosado).

Emil Ysona. (Foto: Reynol Rosado). 

 

Siguientes artículos

Tendencias de las telecom en México
Por

Conforme Ifetel implemente el nuevo marco regulatorio, las condiciones de entrada al mercado en México serán más claras,...