Entre 2000 y 2012, el sindicato de Pemex recibió más de 2,000 mdp por conceptos de apoyos para distintas actividades sindicales. La transparencia de los recursos del erario que se destina a los sindicatos es uno de los mayores retos del panorama laboral.

 

Entre 2007 y 2015, el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) ha recibido del erario más de 671.8 millones de pesos (mdp) por conceptos de apoyo económico al Comité Ejecutivo; festejos del Desfile del 1 de mayo; festejos de aniversario para la expropiación petrolera y gastos para la revisión del Contrato Colectivo de Trabajo.

PUBLICIDAD

Pero este monto es sólo la punta del iceberg de los miles de millones que percibe el STPRM del erario. “Basta saber que del 2000 al 2012, el sindicato petrolero recibió más de 2,000 mdp por conceptos de apoyos para distintas actividades sindicales”, dice el periodista Martín Moreno.

“En México, los sindicatos tiene una cláusula no escrita que es práctica generalizada y permanente: prohibida la transparencia de recursos. Opacidad obligatoria.” Así comienza el libro Los demonios del sindicalismo mexicano, un texto  periodístico que busca evidenciar cómo es que los sindicatos se han convertido en cúpulas para enriquecerse y tener poder.

Según indica la investigación, el mayor problema reside en que a los poderes sindicales y a los políticos les gusta informar, pero no comprobar. Así, no es posible desglosar como es que el STPRM uso 12 mdp para comparar únicamente gorras y playeras. O como es que cada año se han destinado 20 mdp para la creación de bibliotecas por parte del sindicato, sin que hasta el momento exista una sola obra construida.

“En algún momento se irá Romero Deschamps del sindicato petrolero… Pero su salida no borrará el sinfín de abusos financieros, de complicidades políticas, de enriquecimiento familiar… el daño quedará allí, imperecedero. Como una herida abierta para siempre”, afirma el autor en su libro.

 

Los demonios

El libro Los demonios del sindicalismo mexicano retrata la compleja red de poderes y complicidad política que permea, al menos, a los más importantes sindicatos del país.

“La falta de transparencia es un problema, no solamente de los sindicatos en México, sino de la clase política; a los políticos no les gusta transparentar, no les gusta decir y tenemos el ejemplo más claro, el presidente de la República”, así lo afirmó en conferencia de prensa Martín Moreno, periodista que ha realizado trabajos de investigación en más de 30 países.

Los sindicatos “se comportan como una especie de repúblicas independientes de difícil acceso, donde algunos líderes han logrado un enriquecimiento evidente, como en los casos de Carlos Romero Deschamps o Elba Esther Gordillo. La danza de cifras –millonarias las más de las veces- no va al mismo ritmo que la taza de sindicalización la cual disminuyo en los últimos cinco años de 10.6% de la población económicamente activa (PEA) a 8.8% de acuerdo con la Secretaria del Trabajo y Previsión Social”, comenta Linaloe R. Flores, periodista que colabora en el libro de Martín Moreno.

libro_demonios_sindicatos

 

Siguientes artículos

Gobierno griego propone ley para dar comida y electricidad gratis
Por

“La profunda recesión debido a las políticas de austeridad y la crisis económica en los últimos seis años tuvo un...