Cuando la filosofía de un equipo trasciende las grandes sumas de salarios y los reflectores para enfocarse en que cada integrante juegue con pasión como su estilo de vida, se logran grandes resultados. Ésta es la historia del equipo de basquetbol Metros de Santiago de República Dominicana.  

 

Por Hansel Matthews

Llegar a la ciu­dad de Santiago de los Caballe­ros en República Dominicana es penetrar al dominio de las Águilas Cibaeñas, un escenario de puro béisbol, ya que el conjunto cuenta con 20 coronas nacionales y cinco cetros de Serie del Caribe.

PUBLICIDAD

Sin embargo, la franquicia de basquetbol Metros de Santiago, perteneciente a la Liga Nacional de Baloncesto (LNB), tiene un par de años atreviéndose a conquistar parte del pastel del mercado deportivo de la ciudad, a tal punto que enloqueció a sus miles de segui­dores con su segundo campeonato consecutivo.

Los fanáticos se vieron tan atraídos durante el último partido de la serie final, que la “Gran Arena del Cibao doctor Óscar Gobaira” se llenó a toda su capacidad, superan­do los 9,000 espectadores.

Mícalo Bermúdez, presidente de la entidad, es el artífice de este repunte de la organización, ya que adquirió la franquicia en 2010 y desde entonces ha dado pasos agi­gantados para “robarse” el corazón de los santiagueros.

Con un presupuesto de más de 20 millones de pesos de República Dominicana (a un tipo de cambio de 45 pesos de RD por dólar), Bermúdez junto al gerente César Saint-Hilaire, puso en cancha al mejor talento nativo disponible, además de contratar a refuerzos de renombre en el ámbito del aro y el balón.

Según datos que obtuvo Forbes República Dominicana, los Me­tros de Santiago tuvieron gastos quincenales que superaron los 5 millones de pesos de República Dominicana (a un tipo de cambio de 45 pesos de RD por dólar), inversión que no solo incluye el pago a jugadores, sino también hoteles, transporte, promoción, dietas y más. El torneo tuvo una duración de casi dos me­ses y medio, exactamente del 20 de mayo al 2 de agosto pasado.

Por ejemplo, solo por mencio­nar algunos nombres, los Metros contaron con los nativos Víctor Liz, Orlando Sánchez y Eloy Vargas, jugadores que cada uno superó los 12,000 dólares mensuales, además de recibir bonos por con­quistar cada una de las tres fases que los llevó hasta la corona. Los incentivos van desde 1,000 hasta 3,000 dólares.

En cuanto a los refuerzos, tuvieron los servicios de Maurice Carter, Willi Reed Jr., Robert Glenn y el boricua Peter John Ramos, jugadores muy cotizados para esta área del Caribe. Además de un buen alojamiento, se les facilita un vehí­culo de uno de los patrocinadores del club y otras comodidades.

Ramos apenas jugó los últimos tres partidos de la serie final, pero causó una gran sensación en el even­to, ya que llegó con la credencial de ganar el premio al Jugador más valioso con los Brujos de Guayama en el Baloncesto Superior Nacional de Puerto Rico, con un salario de más de 40,000 dólares mensuales.

Sin embargo, la gerencia de los Metros pudo contratarlo en base a un salario de 20,000 dólares mensuales, es decir, que les salió en unos 10,000 dólares por los tres encuentros que disputó.

“Nuestro equipo no es el más barato, pero no está formado a base de dinero. Nuestro equipo está formado en base a la identificación de los principales jugadores nativos y el deseo que ellos tienen de jugar para nosotros”, explica Bermúdez, quien les inculcó a sus jugadores el lema de “Hacer historia”.

Bermúdez precisa que los Me­tros de Santiago otorga numerosas facilidades a los jugadores, inclu­yendo alojamiento para familiares y amigos, además de buen entreteni­miento cuando no hay partidos.

“Cuando tú tratas con distinción a los muchachos, eso facilita que el contrato pase a un segundo plano porque el jugador quiere pertenecer a la organización”, detalla Bermúdez.

El capataz de los Metros tam­bién aclaró que los salarios de su organización están dentro de los parámetros de los demás equipos de la LNB.

“Lo que todos deben apreciar es la estructuración que tiene nuestro equipo, al punto que se podría decir que tenemos dos quintetos porque nunca bajamos la intensidad en el juego”, argumenta Bermúdez.

Los demás miembros del equipo son Joel Ramírez, Ricky Soliver, Osvaldo López, Amaury Filión y el dirigente Carlos González.

 

Consciente de las pérdi­das y el futuro

Bermúdez reconoce que la fran­quicia de los Metros aun tiene pérdidas financieras, a pesar de las ejecuciones en materia de inversión y posicionamiento.

“Nosotros entendemos que hemos perdido 20% de la inversión de los últimos dos campeonatos”, explica Bermúdez, quien apuesta a que en unos años la LNB se conver­tirá en un buen negocio.

Argumenta que cada año los patrocinadores confían más en la organización y se sienten parte de la familia Metros.

Bermúdez adelanta que desde ya tiene patrocinadores para el próximo torneo y confía en que mantendrá un equipo igual o mejor al presentado en esta temporada recién concluida.

 

La prueba de lo dicho

Joel Ramírez significa mucho para la gerencia de los Metros por lo que aporta dentro y fuera de la cancha.

El veterano de 35 años amontona 28 títulos de campeón a nivel local e internacional, pero cuando se le pregunta sobre los Metros, su voz solo refleja la felicidad de pertene­cer a esa organización.

“El equipo de los Metros es el que mejor me ha pagado en mi carrera”, explica Ramírez, sin ni siquiera du­dar, un jugador que conoce al dedillo todos los torneos locales.

Para suerte del jugador, Ber­múdez también le tiene una alta valoración, por lo que andan por el mismo camino.

“Cada vez que uno de los equipos de la liga quiere a alguien a cambio de nuestro equipo, sale a relucir el nombre de Joel. Sin embargo, eso no es posible porque no lo cambiamos. Ya nosotros le sa­camos la cédula de Santiago, como que nació y se crió en esta ciudad”, sentencia Mícalo Bermúdez.

 

La LNB y presupuestos

La Liga Nacional de Balonces­to (LNB) es el torneo de mayor nivel que se juega en República Dominicana. Bajo este nombre comenzó apenas en 2010, pero antes se hacía llamar Liga Domi­nicana de Baloncesto (Lidoba), organización fundada en 2004 y que cesó en 2009 por problemas económicos.

La LNB cuenta con ocho equi­pos, divididos en dos circuitos: sureste y norte.

El circuito sureste está integrado por los Soles de Santo Domingo Este, Titanes del Distrito Nacional, Leones de Santo Domingo y Cañe­ros del Este, mientras que el norte está compuesto por Huracanes del Atlántico (Puerto Plata), Indios de San Francisco de Macorís, Reales de La Vega y Metros de Santiago.

El presupuesto mínimo para que estas organizaciones puedan operar es de 15 millones de pesos de República Dominicana (a un tipo de cambio de 45 pesos de RD por dólar), según pudo constatar Forbes República Dominicana.

 

 

Siguientes artículos

Éstas son las 21 modelos mejor pagadas en 2015
Por

Kendall Jenner, la celebridad de 19 años de edad, se llevó a casa 4 mdd en los últimos 12 meses, lo que le da acceso a l...