La desaparición del Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) generó preocupación en la mayor parte de los integrantes de este ecosistema de nuestro país, sin embargo, el hecho no significa que al nuevo gobierno, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, no le interese impulsar al emprendimiento mexicano.

Así lo considera Rolando Zubirán, quien entre 2015 y 2018 fungió como director general de este organismo, y quien no vislumbra que la partida del INADEM signifique un adiós a las políticas públicas de impulso a las pequeñas y medianas empresas (pymes).

“Yo no estoy viendo de ninguna manera que exista una falta de interés por parte del nuevo gobierno hacia el emprendimiento, sino más bien una re orientación de las políticas públicas ligadas a este tema hacia la base de la pirámide, uno de los principales focos de trabajo que hoy tienen en su plan”, explica.

En entrevista con Forbes México, Zubirán detalla que lo que está sucediendo con iniciativas como los créditos a la palabra, un programa que tuvo su principal impulso en la India, de la mano del Premio Nobel de la Paz, Muhammad Yunus, y su Grameen Bank, es que se está buscando premiar el primer corte de oportunidad en materia de emprendimiento.

PUBLICIDAD

“A mí me parece que el nuevo enfoque en el que se está trabajando busca generar valor en una parte de la población que hoy no lo tiene y que también requiere de financiamiento para poder generar distintos proyectos productivos que sean importantes para el desarrollo”, comenta.

Desde la perspectiva de Zubirán, esta nueva estrategia de impuso al emprendimiento de la base de la pirámide que se está buscando implementar resulta totalmente complementaria al trabajo que en años anteriores se realizó con el INADEM.

“A mí me parece que el trabajo integral de emprendimiento que se debe de tener en el país necesita contar claramente con dos visiones, una como la que tuvimos en su momento en el INADEM, enfocada en apoyar a proyectos de tamaño mediano, y otra muy relacionada a la generación de oportunidades de negocio en estratos más bajos”, asegura.

Rolando Zubirán, fundador de Growth by Design / Foto: Cortesía

Un subsidio sustentable

Pero, ¿qué pasará con el tipo de emprendimientos que anteriormente apoyaba el INADEM? El exdirectivo contempla que en el corto plazo es probable que el nuevo gobierno también presente un programa de mecanismos de apoyo a proyectos de un nivel superior al de la base de la pirámide.

“Yo en este sentido lo que creo es que el gobierno apenas está dando sus primeros pasos, está trabajando en una reingeniería de la administración pública grande, algo que no es fácil y que lleva su tiempo, pero no vislumbro que no se presenten opciones para apoyar también a estos otros emprendimientos”, explica.

En este sentido, ve factible que el gobierno mexicano decida transitar hacia un modelo similar al de Estados Unidos, país que trabaja su impulso al emprendimiento por medio de la Small Business Administration (SBA), entidad que busca capital en el sector privado y dependiendo del monto recopilado otorga garantías para duplicarlo, triplicarlo o incrementarlo aún más.

De esta manera lo que se logra, señala Zubirán, es que el subsidio se vuelva sustentable, generándose fondos más altos a lo que inicialmente se podía tener únicamente de la mano del gobierno.

Para el ex directivo del organismo de fomento al emprendimiento, el legado más importante que deja al país el Instituto Nacional del Emprendedor, fue la posibilidad de desarrollar un ecosistema de emprendimiento sólido, como hoy se tiene, con fases claras de crecimiento.

“El INADEM nos dejó un entendimiento claro sobre lo que es el emprendimiento y hacia dónde podemos llegar con él, fue una primera etapa muy importante para el país, un primer motor de empuje”, detalla.

Nueva etapa: Growth by Design

Luego de que terminara su carrera al interior del INADEM, Rolando Zubirán decidió mantenerse en el mundo del emprendimiento, ahora desde su propia trinchera: Growth by Design.

Se trata de una iniciativa de inversión de impacto, enfocada en generar impulso en compañías que no sólo tengan la capacidad de generar dinero, sino también desarrollo social a lo largo de su cadena productiva.

“Growth by Design lo que busca es no quedarse únicamente en realizar inversiones en empresas con rentabilidad económica, sino también en aquellas que logren generar rentabilidad social, que sean incluyentes con el desarrollo de sus comunidades”, expone.

El ex directivo del INADEM señala que esta iniciativa lo que busca es que el ecosistema del emprendimiento mexicano, que lleva ya más de 20 años de crecimiento continuo, empiece a dar pasos responsables hacia la inclusión, un tema que no es para nada menor.

“Nosotros estamos buscando que existan en México compañías cada vez más responsables con su entorno, que tengan la capacidad de tocar el tejido social, algo que puede a futuro transformar de manera positiva al país”, expone.

La iniciativa de Growth by Design constituyó para esta labor un fondo que se encuentra ya capitalizado con 200 millones de pesos (mdp), mismos que se buscarán entregar en su totalidad en el primer año del proyecto. Zubirán espera que hacia abril se lance su convocatoria para recibir aplicaciones de startups y que en agosto se pueda comenzar a entregar a las compañías el capital.

Es importante señalar que la iniciativa por ahora sólo estará enfocada en compañías que desarrollen productos para retail, principalmente en los segmentos de alimentos y bebidas, moda y textil, y wellness.

 

Siguientes artículos

Foto: Viviana Levet
SXSW 2019 | Ojo, Silicon Valley, LATAM quiere ser un paraíso para las startups
Por

De acuerdo con especialistas emprendedores, Silicon Valley se llenó de gigantes tecnológicos contra los cuales es imposi...