El fin de la historia de Walter White y familia podría convocar a ocho millones de televidentes en vivo este domingo, todo un récord para la serie y AMC, pero una cifra lejana al final de The Sopranos.

 

Por Dan Bigman

 

PUBLICIDAD

Cuando Walter White llegue a Albuquerque este domingo por la noche, más de 8 millones de personas lo estarán esperando. Ésta será, por mucho, la mayor audiencia en la historia de la serie y una gran victoria para AMC, una cadena mucho más pequeña que otras que han producido series con finales memorables, predice Brad Adgate, vicepresidente de Investigación de Horizon Media, y uno de los más seguidos analistas sobre el negocio de la televisión.

Adgate dice que los últimos dos episodios de la serie fueron sintonizados por más de 6 millones de espectadores, un incremento sustancial frente a las emisiones anteriores, pero todavía no ponen a Breaking Bad en camino de superar los récords de audiencia de la televisión por cable. Esos pertenecen a The Sopranos (junio de 2007, 11.9 millones de espectadores) y Sex and The City (febrero de 2004, 10.6 millones), y se trata de marcas aún más importantes ya que ambos fueron transmitidos por HBO, un servicio de pago.

“Luego de su primer Emmy a mejor serie dramática, creo que la final va a atraer a más de ocho millones de espectadores”, pronostica Adgate. “Si bien no es M*A*S*H o Cheers, debe irle mejor que a los finales de serie recientes. 30 Rock tuvo 4.8 millones y The Office 5.7 millones a principios de este año.

Lo que es realmente interesante para Adgate es el impacto de Netflix en el éxito de la serie en el rubro de generación de auditorio. Se estrenó en el servicio de streaming en septiembre de 2011 y desde entonces, dice que la audiencia de Breaking Bad se ha vuelto mucho más joven y lucrativa, con una baja de 8 años en el promedio de edad, a 37.2 años, durante los últimos 24 meses. “Creo que las cadenas tienen que tratar a Netflix y otras fuentes no sólo como una fuente de ingresos, sino también como una manera de impulsar su rating, especialmente entre los jóvenes”, explica, y predice un éxito similar para la serie de CBS Under The Dome que tendrá en su segunda temporada el próximo año, gracias a Amazon Prime.

Las cifras son también un recordatorio de que si bien puede ser una edad de oro para contar historias y la innovación tecnológica en televisión, la edad de oro de los rating han quedado muy muy atrás. El episodio final de M*A*S*H fue visto por una audiencia estimada en vivo de 105,900,000 personas el 28 de febrero de 1983. Aparte de la Super Bowl, tener un público de esa magnitud en televisión abierta no volverá a suceder. Nunca.

 

Siguientes artículos

Citigroup pagará 395 mdd por demandas
Por

El tercer banco más grande de Estados Unidos  señaló que el acuerdo también cubre potenciales reclamos futuros que surja...