Doce activistas de Greenpeace metieron a la ONG en una de sus más grandes crisis tras haber entrado a una zona arqueológica prohibida a dar un mensaje.

 

 

El 8 de diciembre doce integrantes de Greenpeace entraron a un área prohibida en la zona arqueológica de las líneas de Nazca, Perú, declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. Su propósito: colocar un letrero amarillo con letras gigantes que decía en inglés: “Es hora de hacer un cambio. El futuro es renovable. Greenpeace”.

PUBLICIDAD

Greenpeace es reconocido por realizar activaciones como desplegar letreros frente a buques petroleros, clausurar simbólicamente Los Pinos o escalar la Estela de Luz para desplegar una manta. Sus activistas buscan dar mensajes impactantes de forma pacífica.

En esta ocasión, el objetivo era dirigir un mensaje a los líderes que participaban en la Conferencia de Cambio Climático de la ONU (COP 20) que se celebró la semana pasada en Perú. Sin embargo, lo que lograron fue distraer los reflectores de la COP y meter a Greenpeace en un gran conflicto con las autoridades locales.

Los involucrados podrían ir a la cárcel. Se les acusa de entrar a una zona prohibida y dañar de forma irreparable al menos 40 metros cuadrados del piso arqueológico. Es un caso de buenas intenciones mal ejecutadas que llevaron a un gran fracaso.

El suelo de la zona de Nazca es sumamente delicado, se compone de sedimentos de roca volcánica, tan frágiles que se rompen al pisarlos. Las huellas de los autos de los primeros exploradores de la zona aún son visibles desde el aire.

La zona arqueológica de Nazca fue descubierta en tiempos recientes. Por cientos de años, quienes cruzaban el desierto veían a la distancia líneas sobre la arena, pero no se descubrió la forma o magnitud de estas líneas sin hasta 1920 cuando el primer avión sobrevoló la zona y descubrió las gigantes figuras que son sólo visibles desde el aire.

La zona arqueológica es orgullo de todos los peruanos y un misterio que atrae visitantes de todo el mundo. Probablemente, por eso por los activistas lo eligieron para mostrar el mensaje de Greenpeace.

Cada año, durante la COP, Greenpeace realiza una activación. En esta ocasión estuvieron involucrados activistas de Alemania, Argentina, Austria, Brasil, Chile, España e Italia liderados por Mauro Fernández, encargado de la campaña de clima y energía de Greenpeace en la zona andina y representante de la ONG en la COP 20.

Cuando el escándalo del letrero en las líneas de Nazca se hizo público, la primera reacción de Mauro fue un preludio de lo que venía. En su cuenta de Twitter publicó “@Greenpeace trabajó profesional y cuidadosamente sin dejar nada atrás. Sólo un pedido a los líderes en la #COP20 para que salven el clima”.

Al final, Greenpeace tuvo un doble fuckup. Por un lado, se metieron en un gran problema de relaciones públicas y con las autoridades locales que podría llevar a los activistas a pisar la cárcel. Por otro lado (el peor) el objetivo de la activación no se logró, el mensaje no resonó. El letrero gigante de Greenpeace robó protagonismo a noticias mucho más relevantes, como que en la COP 20 de nuevo no se llegó a ningún acuerdo relevante.

 

¿Cómo enfrentó Greenpeace el fracaso?

Dos días después de la activación fallida, Greenpeace publicó una carta en su sitio disculpándose, asegurando que cooperarían con cualquier investigación y aceptarían las consecuencias de sus actos. Al día siguiente, el director de la ONG, el sudafricano Kumi Niado, llegó a Perú para contener el daño y reunirse con las autoridades.

La repetición no hace al maestro. Greenpeace tuvo este gran fuckup a pesar de la experiencia acumulada de decenas de activaciones en la COP y en muchos otros escenarios. Sin embargo, en esta ocasión, un par de malas decisiones transformaron la protesta en un fracaso.

Es inevitable cuestionar los resultados de este tipo de activismo, pero en ocasiones eso es lo único que se puede hacer ¿no? Alzar la voz.

 

 

Contacto:

Twitter: @FuckupNight

Twitter: @letigasca

Facebook: FuckUp Nights

Facebook: letigasca

Página web: Fuckup

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Wall Street y BMV caen arrastradas por precios del petróleo
Por

A las 8:35 hora local, el índice líder IPC, que agrupa a las 35 acciones más negociadas, perdía un 1.43% y se ubicaba en...