Luego del trago amargo, viene la plata. Mientras la Selección Mexicana de Fútbol se prepara para sus tres partidos en el Mundial, las cuentas alegres hablan de 250 mdd de ingresos por publicidad y, si el equipo no hace el ridículo en Brasil, de 400 mdd para Rusia 2018.

 

Por Ivan Pérez

 

PUBLICIDAD

A Justino Compeán, presidente de la Federación Mexicana de Fútbol (Femexfut), se le veía demacrado y con los ojos rojos. Estaba frente a la prensa para reconocer que una noche antes, específicamente el 6 de septiembre, su proyecto —encarnado en José Manuel de la Torre, quien fungía como el DT de la Selección Nacional de Fútbol— debía hacer maletas y marcharse.

Justino tenía que dar la cara antes del mediodía para encarar a los reporteros y sentenciar que vendría una etapa dolorosa, un calvario, para autoridades deportivas, jugadores y aficionados, rumbo al Mundial de Brasil 2014.

Había motivos para estar preocupados. El valor del negocio de la Selección era de 250 millones de dólares (mdd) por cuatro años, pero el equipo millonario estaba en riesgo de no ir al Mundial, algo impensable. La derrota en el Estadio Azteca ante Honduras, unas horas antes, había llevado al cadalso a José Manuel de la Torre, para dar paso a Luis Fernando Tena, quien después cedió la estafeta a Víctor Manuel Vucetich, quien dejó el asiento a Miguel Herrera. Cuatro entrenadores en dos meses.

 

El juego de las cifras

Entre septiembre y noviembre de 2013, cuando el Tri era una vergüenza, la Femexfut ingresó más de 50 millones de pesos (mdp) en taquilla; mientras que dos llenos en el Estadio Azteca permitieron que Televisa y TV Azteca captaran a más de 65 millones de televidentes.

Sin embargo, lejos de las cámaras, se tejía otra historia en torno a los millones de dólares que estaban en juego ante la posibilidad de que México no participara en el Mundial. Sin embargo, los especialistas sostienen que si alguien siempre se mantuvo estoicamente fiel, fueron los patrocinadores. Aparentemente, las marcas comerciales jamás dejaron de apoyar al equipo mexicano.

Roshfrans, socio comercial de la Femexfut desde octubre de 2011, fue el primero en expresar su solidaridad. Otro de los sponsors que se mostró fiel al Tri fue Coca-Cola, que manifestó su alianza por medio de spots que se transmitieron a nivel nacional.

“[Los sponsors] pusieron el ejemplo de cómo manejar una crisis en la que tú estás dentro. Finalmente, tenían presente que la crisis era una oportunidad”, detalla el consultor de imagen en temas deportivos, Eric Olavarrieta.

La Femexfut cuenta con diez patrocinadores fuertes que apoyan a todas las selecciones nacionales; además, 14 empresas más tienen los derechos comerciales de la Selección en Estados Unidos como Allstate, AT&T, napa Auto Parts y Wells Fargo, entre otros.

En todo este lapso, el único que se ha despedido es Maseca (Gruma), pero no por los resultados o algún problema con la Femexfut, sino por motivos internos de la empresa. Los principales anunciantes, catalogados como másters o premium son Adidas, Banamex, P&G, Movistar y Coca-Cola; todos ellos pagan entre 20 y 40 mdd por cuatro años de contrato, de acuerdo a la consultora británica Sport Business.

De acuerdo con el primer ranking del negocio de selecciones, realizado por Forbes México, la Selección Mexicana, está entre las 15 que más anunciantes tienen de las 32 mundialistas; mientras que se ubica entre las diez con más volumen de negocio, sólo detrás de Brasil y Argentina en América. Bajo este entorno, Eric Olavarrieta, director de la empresa Identidad Deportiva, especializada en temas de imagen y marca del sector, no duda: “El Tri salvó el presupuesto y el negocio de las marcas”.

 

El futuro negocio

Que un equipo favorito no vaya a un torneo grande, no sólo significa pérdidas deportivas y de imagen, sino también se dejan percibir ingresos. Un gran negocio se esfuma.

El diario inglés The Independent, documentó hace cinco años, que la ausencia de Inglaterra en la Eurocopa 2008, evitó ganancias estimadas en más de 500 mdd. Lo mismo hubiera ocurrido si la Selección Nacional no lograba su pase al Mundial: ESPN México reportó que se dejarían de percibir más de 600 mdd.

El daño no sólo sería a nivel local. Según cálculos del Banco Central de Brasil, más de 600,000 turistas estarán el próximo verano en el Mundial; de estos, al menos 50,000 viajarán desde México; es decir, casi uno de cada diez turistas será mexicano.

Ya con el pase al Mundial, la Femexfut decidió que Miguel Herrera continuará como entrenador nacional, pero ¿qué papel jugarán ahora los patrocinadores y en qué debe pensar las autoridades futbolísticas mexicanas?

“Quizá lo más importante es que la gente perciba que a la Federación no sólo le importa el dinero, que es lo que ha reflejado, sino también el aspecto deportivo, la afición”, dice Eric Olavarrieta.

Tras los cambios en el Tri en el último mes, jugadores como Javier “Chicharito” Hernández, Andrés Guardado, Giovani dos Santos, Héctor Moreno, Héctor Herrera —que juegan en Europa y eran la imagen comercial de la Selección— dejaron de aparecer. Pero, tarde o temprano, tendrán que volver. “Te aseguro que a ocho meses de distancia estará el “Chicharito” en la lista final.

El dinero no se detendrá. Las expectativas incluso llegan hasta Rusia 2018. La mayoría de los representativos más importantes del mundo ha iniciado un periodo de renovación de contratos comerciales.  En el caso de la Federación Mexicana de Fútbol no ha ocurrido igual. De todos sus socios comerciales, sólo dos están asegurados para el futuro (Coca-Cola y Adidas); el resto termina contrato cuando finalice la Copa del Mundo del próximo año (Modelo, Movistar, Banamex, Lala, Roshfrans, Visa, Ford, entre otros).

Los procesos de renovación se realizan entre un año y ocho meses de anticipación a la firma del contrato. “Es mejor asegurar a los sponsors ahora, que después del Mundial. Ir a la segura resulta mejor ahora”, dice el especialista Francisco San José.

¿Por qué ahora y no después? El motivo tiene que ver con lo que pueda ocurrir en la cancha. Debido al sorteo, los rivales a los que tendrá que enfrentar México pueden ser, en teoría y en la práctica, sumamente peligrosos. Los especialistas de diarios como Marca (España), The Sun (Ingraterra), no dan muchas expectativas de triunfo, ni siquiera apuestan a que la Selección avance a la segunda ronda del campeonato. Con ello, un fracaso en el Mundial podría significar menos recursos para el próximo campeonato.

¿Se terminará el negocio? Desde el proceso del Mundial de Alemania 2006, la Femexfut ingresó por cuatro años 100 mdd; para el proceso de Sudáfrica 2010, 170 mdd; y para Brasil 2014, la cifra ascenderá a 250 mdd, aproximadamente. De acuerdo con las expectativas de crecimiento, si el Tri no registra una catástrofe en Brasil, podría ingresar 400 mdd para Rusia 2018.

Por lo pronto, Justino Compeán, es el personaje que ha hecho más millonaria a la Femexfut. Vaya paradoja, sobre todo cuando aquella mañana del 7 de septiembre su epitafio parecía estar escrito.

seleccion1

 

Siguientes artículos

El propósito de la riqueza, según el clan Buffett
Por

Los valores de una de las familias más ricas del mundo, encabezada por Warren Buffett, tienen un objetivo: criar a hered...