Por Norbert Monfort*

Rugen 60,000 almas en el Camp Nou de Barcelona. El frío que intenta colarse por las tribunas como un aguijón se diluye con el calor que despierta la pasión por el futbol. El duelo es entre el FC Barcelona y el Sevilla. Son los cuartos de final de la Copa del Rey, y en el partido de vuelta todo está en juego.

Quizás la mayoría piensa que el Barça, por su jerarquía y su historia, lo tenía fácil. Sin embargo, con un 0-2 que arrastraba del partido de ida y con un rival para nada insignificante, no se podría asegurar que estaba en su zona de confort. Además, como suelen decir los grandes entrenado-res de este deporte: “en los partidos de copa, el futbol se convierte en la dinámica de lo impensado”. No hay favoritos. No hay fórmulas mágicas. ¿Cabe preguntarnos si en las organizaciones de este siglo también nos movemos por estas ‘dinámicas’?

Naturalmente, los miles de ojos se detienen en la figura de Lionel Messi. El genio, el líder. Capitán blaugrana y el máximo goleador. De su magia, pero en concreto de sus goles, vive y triunfa el club; en gran medida es el equipo. Sin embargo, en la velada no nos dio solamente una lección de balompié —como nos tiene acostumbrados—, sino una auténtica lección de liderazgo.

Corría el minuto 12 del primer tiempo cuando se sanciona penalti a favor del Barça. Todos se ponen de pie para esperar a que El 10 convierta el primer gol de la remontada. Es lo más lógico: que el líder lidere. Que asuma su responsabilidad y abra el partido para pasar de ronda. Pero Messi no persigue su ego ni su afán de abultar su racha goleadora; pone su mano en la nuca de Coutinho, como animándole, le susurra algo ininteligible y le cede el lugar. El brasileño dispara con cara interna y acomoda el balón en una esquina: 1-0, y el Barça comienza a soñar.

Detrás de ese sencillo gesto hay mucha tela para cortar. Quienes vienen siguiendo la trayectoria del equipo del técnico Valverde han observado que, desde hace un tiempo, Philippe Coutinho está desmoralizado: suele deambular por el césped cabizbajo, comete errores que no se esperarían por su talento, parece desmotivado… No marca goles ni tiene actuaciones memorables.

Esto, en un equipo de alto rendimiento que exige lo máximo de sus jugadores, puede ser una bomba de tiempo. ¿Y qué hace el líder; qué hace Messi? En un gesto de total confianza decide dar una oportunidad a su compañero, consciente de que reúne las dos cualidades para salir airoso: capacidad + voluntad.

Dicen los expertos que la ecuación más efectiva para lograr resultados es la siguiente: R = capacidad + voluntad + oportunidad. Parece sencillo, pero cuando tratamos con personas nunca lo es. No estamos hablando de dar oportunidades a personas talentosas que, al mismo tiempo, no tienen ganas de colaborar: sería una pérdida de tiempo… Tampoco nos referimos a dar una oportunidad a quien manifiesta una voluntad de ayudar y de crecer, pero no tiene la capacidad para hacerlo: ¡sería un auténtico peligro!

No. De lo que se trata es de poner fin a esa mala costumbre que por desgracia abunda en muchas organizaciones: hombres y mujeres que tienen un extraordinario talento en lo que hacen y que están dispuestos a darlo todo por su equipo… pero nunca les llega la ocasión para demostrarlo. Y así se quedan, a la espera. Escondidos detrás de un manager que no los visibiliza ni confía en ellos.

Nadie ponía en duda el talento de Coutinho, por quien el Barça pagó una astronómica suma para contratarlo. Ni de sus ganas por superar el “bajón” que pasaba. Pero sólo Messi le dio la oportunidad, ¡y en un momento decisivo! ¿Cómo se tradujo esta decisión? No solamente logró que su compañero abriera el partido contra el Sevilla, sino que el empujón anímico lo llevó a convertir otro gol de cabeza en la segunda parte. ¿Casualidad? No lo parece.

Miremos con atención a nuestro equipo. Disfrutemos del talento y aprovechemos sus deseos de mejorar. Pero no olvidemos, como Messi, que a veces el mejor gol no es aquel que infla la red, sino el que le da una oportunidad a quien la está esperando con ansias.

*CEO de Monfort Ambient Management y profesor del ESADE.

 

Contacto:

Twitter: @monfortnorbert

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Nueva alianza estratégica entre Microsoft y Sony
Por

Aún es muy temprano para entender cómo se desarrollarán estas plataformas, pero es innegable que tendrán un papel decisi...