Alexandre Hohagen cuenta cómo es que supo, antes que muchos, que irse a conquistar América Latina y a los hispanos en Estados Unidos, en nombre de Facebook, era muy buena idea, tomando en cuenta que ya era el jefe máximo de Google en la región.

 

 

MIAMI, Florida.- Piensa en esto: una empresa de tecnología de California te pide conquistar Brasil. Seis años después eres el vicepresidente de Google en América Latina, la autoridad máxima en la región. Pero, de pronto, decides renunciar para irte a otra empresa y comenzar, otra vez, desde la nada.

PUBLICIDAD

Eso hizo Alexandre Hohagen y triunfó otra vez. Hoy es el vicepresidente para América Latina de Facebook y forma parte de un selecto grupo de disruptores que están cambiando al mundo.

“Justo el lunes almorzaba con Matt Haggman, de la Knight Foundation, y justo me preguntaba: ¿Por qué saliste de Google y te fuiste a Facebook?” Hohagen dice que le respondió:

“Existen muchas razones. Primero, yo siempre creí que el modelo de Facebook iba a tener mucho éxito.” Pero en el momento en que tomó la decisión, no tenía el éxito que tiene hoy. “Fue de verdad mirar un poquito hacia el futuro y creer en lo que venía por delante de Facebook.”

Acepta que había riesgos grandes en esta decisión y que los tenía presentes. “Estaba en una compañía grande; ya en América Latina teníamos ocho países armados (800 personas casi), llevaba casi siete años en ésta, estaba en un muy buen puesto. No había absolutamente ninguna necesidad de salir, pero…”

 

─ Tenías ganas de complicarte la vida…

─ ¡Claro!, como que a uno le gusta complicarse la vida (ríe). Sí había riesgos. De verdad era difícil saber exactamente cuáles, pero ahí había gente que yo conocía de mi vida pasada.

Se refiere en específico a Sheryl Sandberg y a David Fisher, la jefa de operaciones y el vicepresidente de Marketing de Facebook, respectivamente. Aunque con ambos había trabajado en Google.

“Entonces había, por un lado, el riesgo inminente de no saber qué hacer, y por otro, gente muy buena que ya estaba trabajando ahí. Eso era un punto que para mí era muy importante.”

Pero el factor más importante que lo hizo tomar la decisión, dice Alexandre Hohagen, es que a él le gusta construir.

“I’m a builder… I’m a builder. Mucho más que manejar grandes organizaciones, a mí me encanta la fase de construir, de contactar, de salir, de hablar con la gente, hablar con los periodistas, con los clientes, de educar en el mercado, contratar gente, hacer entrevistas. A mí me hacía falta eso, porque Google se transformó en una compañía muy grande”.

 

─ ¿Con cuantas personas iniciaste en Google en América Latina?

Cuando yo llegué a ese mundo no había nadie, era sólo yo.

 

─ ¿Trabajabas desde tu casa?

En el caso de Google ya tenía una oficina, pero era una mesa, una mesita; yo era el único que estaba ahí. En Facebook sí empecé en mi casa, donde no tenía absolutamente nada. Solito, desde mi casa, empezaba a llamarle a la gente, conversaba con los clientes, me la pasaba pensando a quién podía contactar.

 

─ En ese entonces no había Twitter, y Facebook no era fuerte en la región. ¿Cómo pensabas sacar dinero de eso?

Empiezas a ver la relevancia de la gente. Mira, yo tenía un jefe, un señor que se llama Eric Schmidt, quien siempre decía: ‘If you have the users, the money will follow’. Entonces, si tú estás mirando que esos tipos están creciendo, están tornándose relevantes, van a tener mucha gente, y de repente cuando yo entré en Brasil —y esos son datos públicos—, teníamos 10 millones de usuarios. Orkut, que era la competencia de Google, tenía en ese momento 50 millones y de repente hoy tenemos 83 millones de personas en Facebook.

 

─ Solamente en Brasil…

Sí, y Orkut ya no existe. Pero más allá del sentido común, y de que muchos piensen que Hohagen tiene suerte, deben entender que él sabía desde antes lo que estaba pasando en Internet, en los negocios. Algo que no todos pueden avizorar con tanta anticipación.

“Al final, lo que está pasando es que estamos dando una vuelta de 180 grados desde el momento que surgió el marketing. Porque si te acuerdas del marketing, al principio era algo muy personal. Yo tenía mi tienda… y todas las historias de success así comienzan.

“Y de repente nos masificamos de una manera tan grande que la comunicación se pasó desde algo muy personalizado a algo muy masivo, y por eso el éxito de compañías como Unilever, Procter & Gamble y todo eso. Claro, también por eso es el éxito de la televisión.

“Y ahora, de repente regresamos a un punto donde las redes sociales le permiten a la gente que hace el marketing, una vez más, regresar a un punto de personalización de la administración, del mensaje.

“Eso para mí fue… no sé si fue una visión, una visión a partir de una experiencia que vivía en el mercado y sabiendo que en algún momento eso iba a pasar en América Latina. Por eso tuve la visión de decir: ‘Me voy, quiero experimentar un poco del otro lado, quiero experimentar el nuevo modelo que viene’.”

Finalmente, Alexandre confiesa que ha tenido mucha suerte de pasar por las tres grandes olas de Internet. La primera en los portales, en Universo Online (UOL). Después en Google por casi siete años, y ahora en Facebook. “Entonces portales, search engines y social; puedo decir que tuve la oportunidad de estar ahí, en América Latina, y en la parte de las tres olas.”

facebook1

 

Siguientes artículos

Los próximos millonarios de República Dominicana
Por

Crear nuestra propia lista de millonarios dominicanos fue tarea fácil. La dificultad estuvo en establecer la posición qu...