Por: Eduardo Navarrete*

La confusión es un malentendido personal que simplifica el sacrificio del insomnio. No hay premio que se compare con dormir a tus anchas ni sueño que pueda ser recordado sin una pizca de claridad.

Una historia tradicional de India cuenta que un par de trabajadores de campo se espantaron al ver a su paso y bajo el crepúsculo, una enorme serpiente. El susto fue mayor, por lo que abandonaron la zona pensando que podría estar infestada.

De inmediato relataron lo acontecido en la corte del regente, quien por la cercanía estableció el cierre de bodegas y puestos comerciales, la revisión constante de casas y una alerta máxima en el perímetro.

Al día siguiente, con luz radiante y con una veintena de hombres armados para prevenir una posible emboscada por parte de las serpientes, los dos hombres regresaron a la zona para tratar de señalar el punto del avistamiento.

La sorpresa no pudo ser mayor que la vergüenza cuando al llegar al lugar específico vieron entre los matorrales, una gruesa soga de construcción, efectivamente enroscada. ¡Ahí estaba su serpiente!

Innovar es percibir

Por culpa de la habituación, las ideas han sido aplaudidas. No obstante, la Innovación, a diferencia de lo que se cree, no es pensar diferente, ni es creatividad de ocasión. Tampoco se trata de tomar otra ruta, de pensamiento lateral, de un sentido de novedad ni de cambiar por el libre ejercicio de cambiar.

Solo la propuesta de valor alineada al modelo de negocio de una organización permite el motor de la Innovación. Este conector, de nombre claridad, es el mismo que hizo que a la luz del sol, los trabajadores distinguieran una serpiente de la soga.

Superimponer características a una cuerda en el campo puede parecer un ejercicio lejano, pero ¿cuántas veces se ha nublado tu capacidad de discernimiento a raíz de un episodio emocional?

Allí donde el hombre camina con soltura, en la avenida del prejuicio y la ideación mental, se tiende el filtro que nubla una posibilidad. Etiquetar se ha convertido en un acto automático que por sí mismo ganaría premios nacionales de Innovación. La capacidad para generar historias y atributos ni cansa ni satisface en detrimento de la claridad. Por el contrario, para muchos de ello trata la vida.

Por eso la Innovación más interesante que he visto es la posibilidad de liberar proyecciones fantasiosas en uno mismo. Esto es, tener la presencia mental que el momento demanda con la precisa dosis de lucidez y balance emocional. ¿O, quién es responsable de la conformación de tu experiencia?

Caminando un mundo distinto

Habitar un mundo diferente requiere habilidades diferentes. Acaso, el primer talento en esta fila puede ser el de la claridad, si es que se busca desarrollar un trabajo genuino de Innovación.

Por eso es muy probable que, si no habías generado disrupción, la tengas sobre ti. Lo mejor que se puede hacer en estos momentos es transformar el punto de vista, distinguir percepción de realidad y dotar al siguiente paso, del hábito sostenido de claridad.

No miento: si algo abunda hoy, son platos sucios y webinars. Sobre todo, en los segundos se reitera a manera de panfleto, la urgencia de la Innovación, casi a manera de ungüento. Pero hablar de innovar refiere una creación de valor. Y para esto es indispensable distinguir cuerdas de serpientes.

Dicho de otro modo, se trata de tener mente en lugar de que la mente te tenga.

Contacto:

Eduardo Navarrete es periodista, administrador público y fotógrafo. Se especializa en dirección editorial, Innovación y User Experience. Cofundador de Mind+, arena de entrenamiento para la atención plena empresarial*

Twitter: @elnavarrete

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Tren Interurbano
Caabsa dice ‘estar preparado’ para construir Tramo 3 del Tren Interurbano
Por

Grupo Caabsa aplaudió que la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador sea la continuidad de esta obra que con...