Por Oliver Smith

Las trompetas resuenan mientras el leal corcel de Jason Kingsley galopa por las onduladas colinas verdes de Oxfordshire.

Experto en esgrima, arquero entusiasta y experto en todo tipo de combates medievales, Kingsley definitivamente no es lo que uno esperaría de uno de los empresarios más exitosos y condecorados de Gran Bretaña.

Durante el día es el CEO de Rebellion Developments. Un estudio de videojuegos de 25 años en Oxford que Kingsley y su hermano acumularon de la nada a ventas de casi 40 millones de libras el año pasado.

PUBLICIDAD

En 2012, la Reina le otorgó un OBE por sus servicios a la economía británica.

Pero si entras en la oficina de Kingsley pronto te darás cuenta que,este no es un CEO ordinario.

Los trajes de armadura cubren las paredes de la oficina, mientras que las lanzas y todo tipo de instrumento de aspecto tortuoso brillan alrededor de la habitación.

Eso es porque Jason Kingsley lleva una doble vida, como un caballero británico medieval.

“Tengo 14 caballos, vivo en una granja, hago el tonto, justo, sigo el código de caballería, y no necesito ir al gimnasio porque estoy literalmente cargando carretillas llenas de mierda todos los días de mi vida “, le dice el empresario a Forbes.

Kingsley incluso dirige y protagoniza su propio canal de televisión de YouTube de historia moderna.

Levántate, Sir Kingsley

Las raíces del extraño pasatiempo de Kingsley se remontan a su infancia, cuando su obsesión por los caballos y la historia “causaba a mamá y papá todo tipo de problemas”.

A los 8 años era un jinete entusiasta y un claro candidato para capitán del equipo de equitación de estudiantes británicos una vez que llegó a la Universidad de Oxford.

Pero fue una competencia de justas que reunió los mundos de la historia y los caballos de Kingsley, sabía que esta era la vida que quería vivir.

“Tener una armadura hecha a la calidad de un museo y llevarla a caballo en el calor en una batalla simulada, no hay nada como eso”, explica sin aliento.

“Cuando estoy justando en lugares fantásticos como la Torre de Londres o el Castillo de Kenilworth, estás prácticamente viajando en el tiempo”.

Obviamente, no es el más seguro de los deportes, las lesiones de justas van en aumento, impulsadas por el interés en programas como Game of Thrones.

Aunque Kingsley insiste en que “el peligro viene porque la gente lo ve y no está preparada para hacerlo”, Rebellion tiene una política de “seguro de hombre clave” para protegerse contra el pasatiempo riesgoso de su CEO, en caso de que suceda lo peor.

Volver al futuro

Caminando alrededor de la sede de Rebellion, a pocos pasos de la Universidad de Oxford, está claro que el pasatiempo inusual de Kingsley aún tiene el poder de causar revuelo en la oficina.

Un desarrollador advierte que la colección de objetos afilados y puntiagudos del jefe ciertamente agrega un nivel extra de precaución cuando llaman a alguien a su oficina.

El equipo, quien seguramente ya acepta y se entusiasma con su comportamiento excéntrico, convirtió a “Sir Jason Kingsley” en su jefe final, cuando Rebellion lanzó su primer juego móvil en 2013, Joust Legend.

Pero Kingsley insiste en que sus éxitos actuales están directamente relacionados con sus intereses medievales.

“Lo que siempre he querido es crear paisajes para que las personas exploren, y todos nuestros juegos son paisajes con juegos superpuestos “.

Ir en contra del status quo también ha sido fundamental para la vida comercial de Kingsley.

Rebellion no tiene inversionistas externos, nunca ha emitido acciones ni ha recaudado capital de riesgo, algo casi inaudito en la industria global de videojuegos de 100,000 mdd.

Kingsley también está camino a la guerra para convertir a Rebellion en algo más que una simple compañía de videojuegos, tiene la aspiración de convertir su negocio de 300 personas en una fuente de entretenimiento británica.

Construyendo el Disney de Gran Bretaña

Rebellion ya es mucho más que solo videojuegos

A lo largo de los años, los hermanos Kingsley adquirieron tranquilamente un negocio de publicación de revistas, 2000AD, que posee varias franquicias de cómics, incluido Judge Dredd, una división de la casa editorial, Abaddon Books, que publica seis series de libros de culto y varios estudios de videojuegos rivales para reforzar su cartera.

“Ahora tenemos un catálogo que es posiblemente más profundo y más rico que el de Marvel, con historias más variadas”, dice el CEO.

Comparar Rebellion a Marvel, que Disney adquirió por 4,000 mdd en 2009, es un gran esfuerzo, pero Rebellion de alguna manera pudo licenciar a su personaje Judge Dredd para la gran pantalla.

Judge Dredd de 1995 con Sylvester Stallone y Dredd de 2012 con Karl Urban ganaron más de 155 mdd combinados en la taquilla, y ahora Kingsley dice que Rebellion está lista para lanzar varias empresas conjuntas que trabajarán directamente con creadores de televisión y cine.

“Tenemos varios proyectos con socios internacionales de cine y TV bastante importantes para llevar nuestros títulos al mercado lo más directamente posible”, dice.

“Estamos hablando con Netflix, estamos hablando con Google, Amazon y Apple, y estamos escribiendo guiones”.

Kingsley no puede revelar mucho actualmente, pero es evidente que este rey de los videojuegos está considerando la posibilidad de convertir a Rebellion en una poderosa fuente de entretenimiento británica.

Otra cuerda más a su arco medieval.

 

Siguientes artículos

El reinado del contenido digital empaquetado
Por

Los paquetes de contenido digital, que cada vez toman más fuerza, siendo utilizados en lugar de paquetes de cable están...