Los parques industriales son focos de inversión, grandes generadores de inversiones, derrama económica y empleo; sin embargo, diversos organismos internacionales han puesto énfasis en lo relevante que resultan para poder encontrar soluciones conjuntas y efectivas ante problemas como el cambio climático, la escasez de agua, la contaminación y el manejo de residuos.

Administrar estratégicamente el agua, reciclarla y darle el mejor tratamiento antes de desecharla es crítico. Resulta verdaderamente trágico cuando por descuido, indolencia, lucro, negligencia o corrupción se vierten millones de litros de agua altamente contaminada que son el origen de enfermedades y padecimientos crónicos en los seres humanos, de daños irreversibles en el medio ambiente y que causan estragos a la agricultura, la ganadería y la pesca.   

En este contexto, las prioridades mínimas de un sistema eficiente y moderno de administración y manejo del agua en un parque industrial deberían contemplar los siguientes puntos: 

1. Desarrollar, renovar, actualizar, modernizar, adecuar, complementar y equipar las plantas de tratamiento de agua. Se calcula que al menos el 80% de las existentes no cumplen con las normas mínimas, no fueron diseñadas para las necesidades actuales y tampoco operan a la velocidad, capacidad de filtración, disposición y reciclaje requeridas.

Muchas empresas, sus productos, ramas o sector industrial, sus ideas de negocio y sus procesos de trabajo ni siquiera existían o habían sido siquiera imaginados cuando se diseñaron estas plantas de tratamiento lo que las dejo obsoletas, ineficientes, costosas o simplemente inoperantes.

Consideremos además que muchas empresas internacionales están acostumbradas a una infraestructura, equipamiento, capacidades y funcionalidades de disposición, tratamiento y reciclaje de agua con las que no se cuenta en los países donde se asientan durante su expansión global.

Los procesos industriales han cambiado, se han modernizado y se han hecho grandes cambios a los materiales que se utilizan en la fabricación de artículos de uso cotidiano, pero eso implica que cada vez sean más resistentes, más difíciles de procesar y separar del agua cuando la contaminan.

No olvidar además que muchos de estas sustancias con volátiles, se esparcen con facilidad y además pueden filtrarse al suelo, pueden incorporarse a las plantas, los alimentos, el ganado y los seres humanos de manera gradual e imperceptible.

Lo anterior implica que los equipos usados para tratar, filtrar, descontaminar y reciclar el agua requieran las mayores capacidades, por lo que deben contar con los últimos avances tecnológicos disponibles y ser altamente efectivos para estar a la altura de tales circunstancias. 

2. Equipar a cada parque industrial con los mecanismos de contención, respuesta y prevención para evitar graves riesgos ambientales, tales como fugas hacia aguas superficiales y subterráneas de abastecimiento, exposición de la fauna y efectos colaterales para las comunidades pesqueras.

3. Establecer severas regulaciones para reducir la demanda y el estrés sobre el suministro de agua potable utilizados y fijar como obligatorio el reciclaje de agua para fines agrícolas, como el riego de cultivos, el paisajismo comercial y residencial, campos deportivos, viveros, ganadería, psicultura y horticultura, especialmente importante en zonas afectadas por la escasez de agua y la sequía.

4. Tanto el reciclaje como la adecuación de aguas negras pueden contribuir a disminuir significativamente la necesidad de transportar agua, generar ahorros sustanciales en filtración, tratamiento, almacén, bombeo y energía, particularmente en industrias de uso intensivo del agua.

5. Aplicar modelos de análisis de IA sobre el manejo de agua por sector industrial y evitar que lleguen al agua residuos altamente peligrosos (PFAS, micro-plásticos, sustancias químicas) para mejorar la sostenibilidad. Nunca olvidar que lo que hagamos hoy puede determinar y comprometer la calidad de vida de las generaciones futuras.

La Inteligencia Artificial (IA) tiene muchas propuestas innovadoras y disruptivas en estos reglones; muchas empresas ya la están utilizando para incorporar a sus procesos productivos soluciones integrales, herramientas y unidades de tratamiento específicas, integrales, extremadamente eficientes y con la mejor relación costo-beneficio-impacto ambiental.

6. Desarrollar una cultura de prevención, sanción de la corrupción y cumplimiento estricto de las normas vigentes para evitar que las empresas caigan en omisiones, multas y sanciones costosas por evadir la regulación sobre vertido de efluentes residuales. Salvaguardar el medio ambiente siempre resulta rentable, ético y responsable.    

7. Incorporar soluciones de ultima generación a la medida de cada industria. Desde los formatos de aprovechamiento, reducción de gasto, procesos industriales mejorados y cero desperdicios hasta la contención y filtración de cualquier elemento volátil, residuo, basura o contaminante potencial dañino.

El ciclo del agua en un parque industrial pasa por el aprovechamiento del vital liquido en su reciclaje casi perpetuo en agua para sanitarios, limpieza, lavado, calderas y diversos procesos que requieren un tratamiento a la medida pero que significan grandes ahorros para las empresas productivas.

Todos estos retos se multiplican cuando además existe una tendencia hacia el crecimiento de los parques industriales y los polos de desarrollo por fenómenos como el Nearshoring, lo que hará de este renglón una de las mayores prioridades por razones económicas, ambientales, políticas y sociales para los próximos años.

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @CapitolCComm

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

 

Siguientes artículos

La astucia de Madame Le Pen y la relación con México
Por

No debemos ignorar en un futuro los efectos de un discurso antinmigración en México.