El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador pretende duplicar la refinación de petróleo crudo para producir más gasolina en lugar de exportar una cuarta parte de su producción, ante el desplome de precios que enfrenta la industria petrolera internacional, mientras la mezcla mexicana de exportación cayó a su peor nivel en 21 años.

“Destinaremos a ese propósito 400,000 barriles diarios adicionales para no malbaratar todo el petróleo de exportación y bajar la compra de combustibles en el extranjero”, declaró el mandatario en un mensaje dirigido al pueblo de México.

Pero ¿realmente es una decisión del gobierno de México? Los analistas y las cifras del mercado discrepan con esta afirmación.

“No es por proteger el precio. Ya hay demasiado crudo en el mundo. Tenemos una sobreoferta. No es por decisión del presidente sino una cuestión del mercado”,comentó el director de consultoría y mercados de midstream y downstream energy para la firma IHS Markit, Felipe Pérez.

La razones detrás de la sobreoferta es la pandemia de coronavirus covid-19 y una guerra de mercado entre Rusia y Arabia Saudita que comenzó tras el fracaso de las negociaciones entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+) para fijar un recorte a la producción y mantener precios estables.

El exceso de oferta se estima en 28 y 21 millones de barriles diarios para abril y mayo respectivamente, derivado de la destrucción de la demanda de combustibles por la pandemia de coronavirus covid-19, que ha provocado restricciones de viaje y cuarentenas nacionales en múltiples países.

“Los recortes de producción coordinados globales que realmente se necesitan pueden ser demasiado grandes para que los productores los acepten. Quizás el doble de los números que se están discutiendo actualmente”, declaró el jefe de mercados petroleros de la firma Rystad Energy, Bjornar Tonhaugen.

Las esperanzas del mercado y empresas petroleras están sujetas a la reunión de la OPEP+ y un posible acuerdo para ajustar la producción de aceite este jueves.

“Es un truco no dicho. Ahora que está semana viene el recorte mundial, y México es parte de la OPEP+, ya tiene su cuota que nos han sugerido”, comentó el analista de la firma energética Caraiva y Asociados, Ramsés Pech.

Además, el Sistema Nacional de Refinación (SNR) no está en buenas condiciones para poder procesar a mayor capacidad, a pesar de las inversiones multimillonarias que ha realizado el gobierno mexicano y que dirige la Secretaría de Energía (Sener) para rehabilitarlo.

Aquí más detalles: Pemex recibirá más dinero para rehabilitar sus refinerías en 2020

Las seis refinerías de Petróleos Mexicanos (Pemex) tienen una capacidad instalada para procesar 1.54 millones de barriles diarios de aceite, pero hasta febrero de este año solo procesaron 464,000 barriles por día, es decir al 30% de su capacidad.

Procesamiento de crudo en las refinerías de Pemex desde que comenzó el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. (Gráfica: Sistema de Información energética con datos de Pemex).

La producción petrolera de México es mayoritariamente de crudo pesado, la principal razón de los ajustes en las refinerías, diseñadas originalmente para procesar petróleo ligero y superligero. En caso de que el gobierno y Pemex comiencen a procesar más crudo pesado, las refinerías producirán más combustóleo, que no tendrán donde almacenar y que no será posible vender fácilmente por su alto contenido de azufre.

Otro problema que enfrenta la medida, además del almacenamiento, es la caída en la demanda de combustibles por parte de los consumidores. La Oganización Nacional de Exportadores de Petróleo (Onexpo) estimó un hundimiento promedio de sus ventas de 15 a 20% en las gasolineras del país desde el comienzo de la emergencia sanitaria.

Para paliar la pandemia, el gobierno mexicano suspendió clases, reuniones mayores a 100 personas y actividades laborales no esenciales desde finales de marzo y con una duración aproximada hasta el 30 de abril. Diversas instituciones financieras pronostican una contracción de la economía mexicana de 3 hasta 7% por el covid-19.

“La demanda en México de combustibles ya está cayendo. La gente no conduce, se está quedando en casa. Hay escuelas y negocios de servicios cerrados, por lo tanto no hay demasiada demanda”, recordó Pérez.

Forbes México consultó a la Sener sobre la orden presidencial de aumentar el proceso de crudo, pero no obtuvo respuesta hasta esta publicación.

 

Siguientes artículos

Profilactico condon
Hay condones suficientes para 6 meses, pero fabricantes no descartan desabasto
Por

Empresas de condones en México aseguraron contar con un inventario para surtir los próximos 6 meses, pero no descartan u...