Para Pioneer Investments, el cuarto fondo de inversión más antiguo de Estados Unidos, no es que el ‘momento’ de México se haya perdido; sino que se tomó un ‘receso.’

 

A principios de año, en la prensa internacional se hablaba del ‘Mexican Moment’ MeMo. Ahora, en el último tramo de 2013, con el país en recesión, según datos oficiales, parece que las perspectivas tan positivas se esfumaron.

Y además, una aplazada pero inminente reducción de estímulos monetarios en Estados Unidos y la consecuente salida de capitales de países emergentes empeorarían el panorama para México, ya golpeado por la poca demanda externa, caída de la actividad económica y por los daños dejados por desastres naturales en septiembre.

Para Pioneer Investments, el cuarto fondo de inversión más antiguo de Estados Unidos (fundado en 1928), no es que el ‘momento’ de México se haya perdido; sino que se tomó un ‘receso’. Aún es posible rescatarlo.

“Hay algo imparable en México, que es el crecimiento a largo plazo”, afirma en entrevista José Castellano, director general y titular de Offshore para Estados Unidos, América Latina y los mercados ibéricos en Pioneer Investments.

 

El mal momento es un ‘receso’

En junio, la producción industrial en México cayó 2.4% respecto al mes anterior, en buena medida por los retrocesos en el sector de construcción. En agosto comenzó a revertirse la caída y la actividad creció 0.49% respecto a julio.

El Banco de México (Banxico) indicó en su último comunicado de decisión de política monetaria que, tras haber pasado una fuerte desaceleración económica en el primer trimestre y una contracción en el segundo, “algunos indicadores sugieren que la economía comenzó a mostrar una incipiente recuperación en el tercer trimestre de este año”.

Para José Castellano, titular de las operaciones en América Latina de Pioneer Investments, compañía que a septiembre tiene activos bajo su administración por 233,250 millones de dólares (mdd), México tiene factores que pueden apuntalar su crecimiento a largo plazo: el bono demográfico, la generación de riqueza de los individuos, la creación de la clase media y su bancarización. “Por estos motivos está incrementando la industria del ahorro a largo plazo”, agrega.

Sean buenos o malos momentos, la compañía, que llegó hace un año al país, ve un crecimiento sostenido de México en los próximos años.

“Si es verdad que hay consensos de menor crecimiento para este año, yo creo que, en cierta medida, es un pequeño receso como consecuencia de las medidas (reformas) que se están tomando, para sanear el país y ponerlo en mejor forma y, que en los próximos dos o tres años, acelere su crecimiento de una forma mucho más saludable”.

 

Separar el heno del trigo

Otro elemento para pensar que el ‘Mexican Momentum’ aún es posible, es que el país está mejor posicionado que otras economías emergentes, protagonistas en los últimos años de un ‘macro trade’, receptores de grandes flujos de inversión sólo por llamarse emergentes, cuando muchos no cuentan con fundamentales sólidos.

“Algunos países con fundamentales muy débiles y hasta con riesgos  geopolíticos estaban emitiendo deuda a diez años al 4.0%. Eso es una anomalía”, indica Castellano, directivo en Pioneer desde 2001, y siete años atrás fue director de asesores en Morgan Stanley.

Hoy, el principal riesgo para las economías emergentes, que experimentan una ralentización en su crecimiento, es cuando la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos empiece a debilitar su última ronda de estímulo monetario, que provocaría salida de capitales.

Pese a que se prevé una fase turbulenta para los mercados, al final será benéfico para los países que hicieron los deberes, considera Castellano. “Cuando se empiecen a reducir los estímulos, va a ser muy buen momento para separar el heno del trigo; es decir, lo bueno de lo no tan bueno. Esto va a ser saludable, aunque todos van a sufrir durante un periodo relativamente corto”.

El directivo prevé que cuando se retiren los estímulos en EU, el peso y el mercado local sufrirán aproximadamente un año. Pero eso no quita que a largo plazo el país puede salir beneficiado una vez que se sientan los efectos de las reformas estructurales y  la recuperación.

“En mi perspectiva, estamos en una tendencia de crecimiento y mejoría de los fundamentales económicos de EU. México puede salir beneficiado con las ventajas competitivas y la repatriación de inversión”, opina José Castellano.

 

Posición estratégica, no táctica

Para la compañía con sede en Boston, Massachusetts,  Asia y América Latina son mercados estratégicos, pues considera que en los próximos cinco años se serán las regiones donde se generará más crecimiento y ahorro.

“El crecimiento de los ahorros a largo plazo de los individuos se dividirían en dos clases: los fondos de pensiones, que en México está siendo espectacular y seguirá creciendo a dos dígitos en los próximos dos años; y los fondos mutuos locales, que aunque en México estuvo dormido en los últimos años, se está sofisticando y crecerá mucho”, dice Castellano.

Además, agrega que la dinámica demográfica y macroeconómica del país les hace tener una posición estratégica y no táctica a largo plazo.

“Una compañía como nosotros en un mercado como México puede beneficiarse de su crecimiento, poner también su granito de arena en el desarrollo del mercado local. Ha habido una necesidad de los inversionistas institucionales o particulares de diversificar los portafolios de inversión, y yo creo que podemos aportar a esa diversificación”.

 

 

Siguientes artículos

Cibercrimen: el peligro está en lugares populares
Por

El mismo principio rige a carteristas, asaltantes y cibercriminales: el ataque sucede en aquellos lugares donde hay más...