Romper los planes por pretextos, desidia o cambios de prioridad, es algo sumamente común entre las personas que dicen tener objetivos grandes, pero cuando la vida de tu hija depende de ello, entonces el miedo se apodera de ti, y haces lo que otros considerarían imposible. Cuestión que ahora saben, me sucedió en carne propia, si es que leyeron: El miedo como detonador de poder (I).

Hace tiempo escribí: A veces el miedo se transforma en poder cuando no hay opción, cuando sabes ¡que no hay más! cuando ves, cómo todo está en tu contra y eres tú, el único que queda en el campo de batalla. La realidad hoy lo sé cómo una verdad interiorizada, cuestión que no le deseo a nadie.

Una de las frases iniciales de este artículo dice a manera de ejemplo, que si un tigre te persiguiera seguramente correrías más rápido. Dicha frase sólo busca ayudarte a comprender cómo el miedo, podría darte poder, en este caso, motriz; no obstante, en la realidad, si corrieras frente a cualquier felino al acecho, serías hombre muerto. Cuestión que hoy sabe perfectamente Jamal Mohummad, otro de los casos que utilizo en conferencias sobre el poder y la conducción emocional; un habitante de Sundarbarns –parque nacional lleno de manglares- entre India y Bangladesh, y quien ha sobrevivido a tres enfrentamientos con tigres de bengala.

La primera y segunda sobreviviendo con cicatrices en las piernas y frases, mucha suerte y ayuda, y la tercera, donde tuvo que sacar su poder de forma muy particular.

En esta última, saliendo de una choza cerca de su aldea, giro la cabeza y pudo ver mucho muy cerca como un tigre de bengala de más de dos metros lo veía fijamente. Cuestión que no le dejó otra opción que enfrentarle.

Su miedo se transformó en poder cuando comenzó a gruñir, gritar y hacer gesticulaciones histéricas, con todas sus fuerzas con la finalidad de buscar imponerse ante el animal; cuestión que terminó por llamar la atención de los habitantes del poblado quienes a su vez vinieron a hacer lo mismo, haciendo que el tigre se alejara, y consiguiendo una vez más que Jamal, salvara su vida de las manos de un tigre.

Al día de hoy se sabe que hay al menos 60 ataques de tigre al año en aquella zona y sólo la mitad de personas sobreviven para contarlo.

Historias como estas existen en el mundo de diversa forma, y nos enseñan que al final del día, debemos de utilizar la energía del miedo, para conseguir un resultado positivo.

O qué, ¿Acaso crees que un guerrero va a la guerra sin miedo? Claro que no. Puedo decirte que hasta el mejor guerrero va a la guerra con miedo. Enfrentándose a lo que el miedo hace en el mismo. Piensa pues, ¿cuántas veces has dejado de hacer cosas por miedo? Y ¿Cómo funciona el miedo para ti? ¿Es el miedo tu mayor obstáculo en tu vida, o te brinda poder?

Recuerda, el miedo es algo propio de los seres humanos. No es sólo un mecanismo de defensa que evita que decidamos cosas locas o arriesgadas, ni tampoco exclusivamente el grillete que impide que transformemos nuestras vidas. El miedo es también una fuente poderosísima de poder. Es el que hace ejecutar lo mejor posible y sin distracciones, sobre todo cuando tu vida, o la de alguien que amas depende de ello. Es este el que, en los guerreros, eleva su estado de alerta, ayudándoles a secretar adrenalina y el que funciona como uno de los mejores alicientes para conseguir ganar las batallas. Así que cuando decidas ser valiente y enfrentar lo que deseas. ¡No olvides utilizarlo a tu favor!

 

Contacto:

Correo: [email protected] / [email protected]

Twitter: @coachalexmeza

Facebook: ImpulsoHumanoMexico

Página web: Impulso Coaching

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Washington vs. Moscú: Influencia en Venezuela
Por

El juego de poderes y la tensión se aprecia en el campo de batalla. Dos potencias mundiales en disputa por una causa. Só...