¿Qué tanto influye en tus hábitos el lugar en que vives? ¿Por qué hay zonas con más alto índice de criminalidad que otras? Un proyecto académico del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) busca medir la influencia del aspecto de las ciudades en el comportamiento de sus habitantes.

 

César Hidalgo es un físico chileno que forma parte de la comunidad de investigación del Massachusetts Institute of Technology (MIT). Su trabajo consiste en analizar los datos disponibles sobre las ciudades para generar diagnósticos. La semana pasada charló con Forbes México acerca de cómo el análisis de datos puede ayudar a resolver las crisis de las ciudades.

PUBLICIDAD

“Las ciudades deben empezar a refundarse. Es un hecho. Las grandes metrópolis deben buscar que los habitantes vivan cerca de sus centros de trabajo. No se necesitan grandes inversiones en infraestructura de transporte cuando se tiene una ciudad con un equilibrio adecuado en tiempos de traslado”, explica César Hidalgo, profesor asociado de Media Arts and Sciences del MIT.

La entrevista se realiza en una azotea en el Centro Histórico en el marco de un encuentro organizado por el Laboratorio para la Ciudad. Cesar toma como ejemplos los diferentes edificios para explicar las tendencias de construcción. Al lado, hay un edificio modernista, de orientación funcional.

“Este edificio tiene líneas rectas, materiales sin acabados por fuera, la corriente modernista buscaba que todo fuera funcional. Muchos arquitectos empezaron a tomar eso (u otras teorías) como verdad absoluta y empezaron a construir, pero nunca se evaluaron los resultados, eso es justo lo que queremos hacer”, explica.

De acuerdo con cálculos del Laboratorio para la Ciudad, más de la mitad de la humanidad hoy vive en ciudades y se pronostica que para el año 2050, 70% de la población mundial será urbana.

César Hidalgo afirma que para garantizar la sostenibilidad de las ciudades es importante generar modelos en que los datos arrojen diagnósticos sobre qué funciona y qué no dentro de la urbe. Así se podrían tomar mejores decisiones con respecto a plazas públicas, vialidades y centros de trabajo; además se podría analizar mejor el comportamiento de los índices de criminalidad, educación y marginación.

Como parte del trabajo en su laboratorio, César ha desarrollado diversos proyectos de análisis de datos; dos de los más sobresalientes son Place Pulse y  StreetScore: los dos buscan medir la percepción de las ciudades a partir del aspecto, es decir, analizan (entre otras cosas) la teoría de que una ciudad es más segura en tanto más estética sea.

“Hasta ahora hemos analizado a fondo el caso de Nueva York y Boston. Los datos arrojan que las personas perciben un lugar más inseguro en tanto más abandonado esté. Por otra parte, los índices de criminalidad están más determinados por los niveles educativos, la densidad de población y los niveles de ingresos: entre mayores sean los niveles educativos, mayor es la influencia positiva en los índices de criminalidad”, explica.

El análisis de los datos permite, incluso, predecir el rumbo del crecimiento económico, como ocurre en el proyecto de Observatorio de complejidad económica, donde se pueden observar los diferentes bienes producidos y exportados.

¿Cómo ayudar a la Ciudad de México?

El proyecto Pulse del MIT estudia diferentes ciudades alrededor del mundo. La fase de recopilación de datos implica la comparación de imágenes y todo el público puede participar. La idea es determinar, a partir de la comparación entre dos imágenes, cuál es la que indica una escena más segura.

MIT

“Hemos recopilado 1.2 millones de visitas, y lo que queremos hacer es un mapa global sobre la percepción de inseguridad y, en general, de bienestar”, explica Hildalgo.

México está dentro de las ciudades analizadas. En una fase de desarrollo se podría contar con un proyecto específico para México, pero esto requiere recursos. “Un poco del objetivo de este primer encuentro es tener una red de contactos para colaborar.”

Entre los problemas que pueden atenderse destacan los proyectos de movilidad, educación y densidad poblacional, ejes que resultan pertinentes si se considera que en la Ciudad de México se realizan 120,000 viajes en bicicleta al día.

De acuerdo con la empresa de bicicletas eléctricas Electrobike, se pierden 3.3 millones horas hombre al día por el caos vial y al año se gastan 33,000 millones de pesos en horas de trabajo en el tráfico. Además, la Secretaría del Medio Ambiente del DF informa que 80% de los contaminantes proviene de los autos.

Para César Hidalgo, la solución está mucho más allá de seguir construyendo más vialidades. “Las políticas de transporte deben diseñarse en función de ingresos sostenibles. Se necesitan mejoras en el espacio urbano, pero más allá de fuertes inversiones en infraestructura vial se debe apostar por una refundación de las ciudades, acercar las viviendas a los centros de trabajo, hacer un trabajo integral en cuanto a repensar la ciudad.”

 

Siguientes artículos

China cuenta con perspectivas positivas: primer ministro
Por

El primer ministro dijo que las recientes políticas gubernamentales estaban ganando impulso y que China mantendría la te...