Por: Salvador Guerrero Chiprés*

La interrupción de la vida escolar, el impacto en el mercado interno y el consumo de todos los sectores, la crisis sanitaria, el impacto financiero asociado a la desaceleración económica global, incluso antes de la guerra por el precio del petróleo que llegó a su nivel más bajo en 18 años, son elementos de esa sombra. Ésta se extiende sobre México y el mundo junto a las abundantes voces que pronostican un decrecimiento mundial de alrededor del 5 por ciento, una inmensidad que afectaría a todos.

La pandemia, en una paradoja que es positiva, se muestra también como una oportunidad para la coordinación en la mayoría de los niveles y de las sociedades, así como una demostración de compromisos generosos y/o calculados respecto de nuestros clientes en todos los nichos de mercado. Es también una gigantesca opción para reconstituir el sentido que atribuimos a nuestras familias, empleados y empleadores, y gobiernos.

A esa rara convocatoria que emana de la crisis todos estamos llamados.

En el presente, más que nunca, será necesario innovar para sostener lo que se pueda del consumo local y nacional, la red que entreteje nuestra economía y que de ser lastimada podría generar no solamente crisis de salud o económicas sino incluso de gobernabilidad en todos los países afectados.

De aquella red no podemos ignorar ni a las pymes ni al comercio informal, que representan, aunados a los grandes empresarios, una fracción valiosa de nuestra economía y de la posibilidad de reproducción, contradictoria si se quiere, de nuestra sociedad.

En el diálogo que el Consejo Ciudadano tiene con sus integrantes, muchos de ellos presidentes de cúpulas empresariales, está a la vista el desafío y la oportunidad.

Respecto de la solución unitaria de la crisis por la que transitaremos conversé con Jesús Padilla Zenteno, presidente de la Coparmex de la capital nacional e integrante del Consejo Ciudadano. Estamos haciéndolo con muchos otros. Me dijo: “esta es una hora ciudadana”, como implicando nuestra colectiva convicción. Es el tiempo de intereses por encima de los legítimos aunque particulares.

De los hábitos de higiene personal a los de consumo tenemos oportunidad de ingresar anticipadamente fortalecidos a la parte más compleja del ciclo de la crisis de salud y de ella saldremos en condición de acertar en nuestras actitudes y acciones con resiliente velocidad.

 

Contacto:

*Salvador Guerrero Chiprés es Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México. Doctor en Teoría Política por la Universidad de Essex, ha impulsado causas como la transparencia, la lucha contra la corrupción y el empoderamiento ciudadano en coordinación con organismos empresariales y autoridades.

@guerrerochipres

www.consejociudadanomx.org

Twitter: @elconsejomx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Los robots, una pieza clave de la innovación
Por

Aquellos tiempos en que los robots se utilizaban para los tediosos trabajos de la producción en línea han quedado muy, m...