La economía mundial no está generando los trabajos suficientes y esto se estrella de manera directa con la sobrepoblación que tenemos en todo el mundo.

 

 

Washington, Estados Unidos.- En el segundo día de trabajo del Foro de Mercados Emergentes toco revisar el reto de la creación de empleos en Asia, África y América Latina. En general, el panorama tampoco es halagador: la economía mundial no está generando los trabajos suficientes y esto de manera directa se estrella con la sobrepoblación que tenemos en todo el mundo.

PUBLICIDAD

Esta situación genera situaciones extremadamente complejas por parte de poblaciones en el sur del mundo, que desesperadamente tratan de migrar a las economías del norte que supuestamente tienen una mejor situación económica en general. Estas acciones las vivimos a diario, en América Latina con las grandes movilizaciones a través de México para alcanzar el famoso sueño americano, o la situación similar de las poblaciones africanas que tratan de llegar al norte a través de las islas y costas Italianas, que solo hace algunas horas ha causado una desgracia humanitaria en los mares italianos al hundirse una barcaza con inmigrantes tratando buscar una mejor vida.

Hoy la falta de trabajo y la búsqueda de mejores condiciones de vida están causando que mucha gente muera en las fronteras de los países desarrollados.

También, hoy en los mercados emergentes estamos encontrando una gran desconexión entre la oferta y la demanda de trabajo; las empresas que crean empleos buscan personal calificado que no están encontrando en los diferentes países por no tener las habilidades especiales por algún tipo de tecnificación, por lo que nos damos cuenta que hay oportunidades pero no hay personal adecuado, lo que pone a prueba la velocidad y eficacia de los sistemas educativos de los diferentes países.

Al mismo tiempo, cuando las empresas y los países logran una simetría adecuada, se crea el dilema mundial en donde sale más barato ensamblar un Mercedes Benz en una fábrica de África y pagar el flete para venderlo en Europa, que fabricarlo en la misma ciudad de Stuttgart en Alemania, lo que implica que una empresa alemana deja de producir empleos locales y se los da a personas en otros país.

Hoy, el problema de la generación de empleo es muy complejo, tiene muchos factores que inciden en su generación y que los países tienen que cuidar y modificar, tales como el sistema educativo, el sistema de seguridad social, las leyes laborales, la infraestructura tecnológica, de comunicaciones y de manufactura, y finalmente las cargas impositivas, lo que genera un sistema productivo y competitivo, para entonces poder definir sobre que áreas de especialización tendrán los países. Todo este sistema tiene un costo y un tiempo de desarrollo, no se puede corregir el problema sólo por decreto, lleva mucho tiempo, pero es necesario empezar lo más pronto posible.

Otro dilema que se crea con esta problemática es que la humanidad no puede esperar, por lo que busca una generación de autoempleo y el camino más fácil es la informalidad. Esta situación genera que no se paguen impuestos por una gran parte de la población, lo que abona al problema. Además, el desarrollo de la tecnología nos está llevando a una automatización, que a su vez presiona indirectamente a la baja de puestos de trabajo.

Si  autoridades mundiales decidieran crear políticas públicas para la creación de empleo orientado a hacer al planeta más productivo, ¿cuál cree usted que debiera ser el orden de la importancia de creación de empleo?

Aquí una teoría de prioridades a ver si está de acuerdo conmigo: en primer lugar se debería de privilegiar la producción de alimentos, vegetal y animal, en conjunto con todo el desarrollo de tecnologías, más investigación y desarrollo; segundo lugar, la producción y cuidado del agua; la tercera, la manufactura de commodities y, en cuarto lugar, lo que llamaré servicios de vida, todo lo que tenga que ver con los servicios administrativos para la vida y satisfacción humana, ¿no cree usted?

Ante este panorama, los sistemas políticos mundiales tienen un gran reto, la necesidad de alinear de manera rápida y eficiente los sistemas educativos; el mundo hoy está teniendo un exceso de profesionales en ciencias sociales, esto por la inercia y las necesidades de la economía de los últimos años, pero con las ultimas crisis económicas y el alto desarrollo de la tecnología, el panorama cambió radicalmente: los sistemas educativos se han quedado atrás en capacidad y en temática. Una parte de la razón de la generación de los movimientos “la primavera del mundo” es porque los jóvenes no tienen expectativas para el futuro y lo están saliendo a gritar a las calles del mundo.

¿Será que el sistema universitario tiene que cambiar por una universidad técnica, con una diferente orientación más avanzada?

Éste definitivamente es el último llamado al mundo en esta materia.

 

 

Contacto:

Mail:[email protected]

Twitter: www.twitter.com/@Marcovherrera

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

EU y China, principales riesgos para Latinoamérica: Fitch
Por

Debido al comercio de materias primas que existe con la región, los principales problemas a resolver son  la polarizació...