Como parte de una de las cuatro grandes tendencias de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), 2014 podría ser denominado Año de la Nube, símbolo de la efectividad de alojar datos e información de forma virtual, pero confrontado al paradigma del delito de alta tecnología; un escenario complejo al que República Dominicana no escapa.

 

Por Felipe Vallejos

 

PUBLICIDAD

La “nube” dominicana ha dado grandes pasos. Sin embargo, aun no logra la consolidación en cuanto a uso, sobre todo, por la creencia de ser vul­nerable.

El sector financiero es el que más invierte en seguridad informática, su naturaleza lo convierte en vulnerable ante la violencia cibernéti­ca, no solo por el aspecto monetario, sino también por la cantidad de información que manejan, estima el consultor seo independiente, Alex Madera.

Además de dinero, los infractores buscan data, “algo de significativo valor en estos tiempos, por lo que vemos cómo muchos hackers se enfrascan en obtener informaciones, ya que pueden tener el control de un gran número de personas, conocer sus hábitos de consumo y de uso, que luego pueden ser vendidos a empresas que necesitan estos datos para diferentes actividades”, opina Madera.

De su lado, el ingeniero informático y consultor, Melvyn Pérez, afirma que aunque el rubro financie­ro es uno de los más sensibles a ataques en tecnolo­gía, es también uno de los más preparados junto con el de las telecomunicaciones.

Pareciera que no existe una definición precisa sobre lo que es la seguridad informática y la im­portancia de contar con algo más que un antivirus.

Desde el sector dedicado al negocio de este rubro son enfáticos: “Definitivamente que sí, el mundo empresarial está cada día más consciente de que la información es un activo y como tal debe protegerse”, expresa Teudis Quezada, country manager de Columbus Business Solutions República Dominicana.

Melvyn Pérez entiende que el tema de seguridad está deter­minado por la cultura de las empresas, muchas veces reacias a la nube, donde a juicio de los entrevistados, fuera más sencillo, eficaz y barato alojar sus datos. Pérez afirma que es poco común que acepten este tipo de almacenamiento o procesamiento de datos, lo cual les abarataría costos e incluso podría mejorarles la seguridad.

 

Computación en la nube

Mucho se habla de cloud computing, pero se deja la incógnita de una definición sencilla que ilustre el concepto que engloba a ese almacenamiento virtual de información. Luis Diego Esquivel, especialista de soluciones de productividad de Microsoft, explica a Forbes República Dominicana que una nube es un conglome­rado de recursos centralizados, que se consumen en dispositivos dispersos a través de Internet. Aunque mucha gente lo percibe lejano y vulnerable, Esquivel afirma que este servicio se abre paso en República Dominicana.

La nube ha tenido un uso consolidado en los últimos cinco años y un crecimiento vertiginoso en los últimos 12 meses, según Esquivel, un dato que ha llevado a Microsoft a la conclusión de que el conocimiento de las organizaciones dominicanas de los beneficios del servicio de almacenamiento virtual es avanzado.

Contrario a la creencia general, la nube ofrece la certeza de seguridad dentro de su enorme espectro de servicios. “Al final del día, la preocupación es garantizar la seguridad”, afirma Esquivel, algo que Microsoft respalda, pues no es dueña de la información, sino “el custodio”.

 

Claro–Gate, el antecedente

La publicidad de una importante compañía telefónica en el país vendiendo el servicio de la nube ha hecho recordar el episodio que se conoció como Claro–Gate en 2011, que consistió en la filtración de mensajes privados de usuarios de telefonía celular que utilizaron el portal web de Claro–Codetel para enviar mini mensajes. Esa situación desató el escándalo por el contenido de los mismos, una violación en la seguridad que la empresa confir­mó al sostener que: “Hubo falla en el servicio SMS interactivo del portal, que fue corregida por técnicos en menos de una hora. Los mensajes de móvil a móvil no se afectaron”.

Diversos blogueros especialistas en el tema (como Darío Martínez en su portal 40 Limones) desmintieron a la em­presa, afirmando que “no fue una ‘falla’, sino un monitoreo que tenía un largo tiempo ocurriendo”. Al final, un daño a la imagen de la compañía y un desafío para su futuro como referencia de seguridad.

 

La oferta

Tres años después de aquel episodio, la seguridad sigue cobran­do protagonismo en empresas, las que brindan el servicio y las que contratan los diversos paquetes. La marca Claro Cloud ha entrado con fuerza, entre su oferta se encuentra la seguridad empresarial, la que definen como la protección del negocio de “ataques de hackers, robos de contraseñas, espías, virus y spam, con una solución de se­guridad para sus computadoras fácil de administrar”.

Para muestra un botón. Existen tres paquetes. El primero, para una microem­presa, que puede proteger hasta cinco equipos por 149 dólares al mes. Le sigue el paquete para empresas en crecimiento, por un valor de 451 dólares mensuales; y otro para grandes empresas, que tiene como objetivo garantizar la protección de 50 equipos o más, con un precio que alcanza 4,271 dólares al mes.

Microsoft ha sacado al mercado su servicio enfocado en la nube pública, aunque también proporciona los elementos para una nube privada, como explica Luis Diego Esquivel. Sus planes van desde 2 hasta 24 dólares por usuario al mes, dependiendo de los servicios que una organización adquiera, todo resumido en que el cliente “paga por lo que usa”.

En el caso de la nube privada, el costo de un plan es muy variable, condicionado al tamaño de la empresa. Esquivel estima que una organización promedio que opte por un servicio privado, tendría una inversión cercana a 130,000 dólares.

Esquivel considera que para determinar qué nube le con­viene más a una empresa, debe tomarse en cuenta su sencillez y facilidad de uso. La informática y la trastienda de la computación parece ser idioma chino para muchos hispanopar­lantes. Las organizaciones del rubro lo han descubierto y en su comunicación se respira el discurso de fácil acceso y administración, en definitiva, “tranquili­dad, eficiencia y seguridad”.

 

El futuro

Teudis Quezada afirma que se espera una lucha “en cuanto al desarrollo e im­plantación de tecnologías y mecanismos que salvarguarden la seguridad en las redes”, y aunque no todas las empresas han adoptado sistemas profesionales de blindaje, muy pronto se verán en la necesidad.

Este nicho parecen haberlo captado las empresas y telefónicas especializadas en seguridad, y en el centro, un mensaje clave: protección de la empresa, respaldo en línea.

Un tema del momento es el monitoreo 24 horas al día y siete días a la semana. Para Melvyn Pérez, Alex Madera y Teudis Que­zada, en materia de seguridad no existe tal cosa como tomarse un día libre.

Ese futuro va muy de la mano con la nube y los servicios de alojamiento, sistematización y seguridad. Para Luis Diego Esqui­vel, en la visión de Microsoft, no se trata de si el mundo va hacia la nube o no, sino cuándo.

nube_republica_dominicana1

 

Siguientes artículos

Fibra Uno adquiere 13 planteles universitarios por 3,040 mdp
Por

Según la compañía, el ingreso operativo neto del portafolio para los próximos 12 meses será de 247 millones de pesos.  ...