Foro #MujeresPoderosas: México es el nuevo destino internacional para las parejas en busca de una madre subrogada. En algunos estados, la maternidad por contrato ya es legal, pero en otros se mueve en la absoluta clandestinidad. El costo promedio por el servicio asciende a 56,000 dólares y las mujeres que se prestan a ello pueden recibir hasta 12,000 dólares.

 

Por Pierre-Marc René

PUBLICIDAD

El tráfico de gente no per­mite percatar­se de que ahí, en esa casa de dos pisos, una madre por contrato está en plena labor de parto. Seguramente, nadie se dará cuenta de que el pequeño que tiene en su vientre pasará a otras manos. Eso, a esa mujer, no le importa del todo, pues piensa que ayudará a crear una familia. Sin embargo, sólo tiene una cosa en mente: recibir el dinero que se le prometió por un encargo que implicó nueve meses de gestación.

Si habría que usar un discurso de negocio, la mujer en cuestión es una especie de empleada de Babies at Home, una empresa que desde 2012 contrata a mujeres mexicanas para alquilar su vientre a parejas extranjeras hetero­sexuales y homosexuales que desean tener hijos. Son madres por contrato.

¿Frente a qué estamos? Se trata, dicen las mujeres que ofrecen el servicio y los operadores de las agen­cias, de “un servicio no lu­crativo”, ya que sostienen que su objetivo es “crear familias” y cumplir el de­seo de quienes no pueden crearlas por sus propias condiciones genéticas y de salud.

Así como esa “clínica” que pasa desapercibida, hay por lo menos una decena de agencias locales e internacionales de gestación subrogada en México; un mercado que se desarro­lló recientemente porque otros países, especialmen­te India y Tailandia que dominaban este negocio a nivel global, fortalecie­ron sus reglas sobre esta práctica, luego de varios escándalos y problemas que el servicio generó.

Ante ello, las agencias de alquiler de vientres optaron por otros desti­nos para ofrecer a parejas heterosexuales y homosexuales, así como a personas solteras, la posibilidad de requerir de madres subrogadas para tener bebés. Y México es uno de esos destinos. Por ejemplo, en Sinaloa y Tabasco la gestación subrogada es legal.

“Los casos de parejas que re­quieren de reproducción asistida por infertilidad son contados. La maternidad subrogada se usa para embarazos de parejas del mismo género; por ejemplo, hombres que la solicitan para tener un bebé”, explica Julio de la Jara Díaz, sub­director de Investigación en Re­producción Humana del Instituto Nacional de Perinatología.

En 2010, en la Ciudad de Méxi­co se aprobó una ley al respecto, que no ha entrado en vigor por­que no ha sido publicada en la Ga­ceta Oficial del Distrito Federal. Dicha legislación establece que una mujer puede prestar su útero para la gestación de un embrión hasta que concluya el embarazo, siempre y cuando sea sin fines de lucro. La legislación, aunque fue aprobada en 2010, sigue sin efecto y no se sabe hasta cuándo entrará en vigor.

En Sinaloa la regulación es más compleja, pues hay un capítulo dentro del Código Familiar del estado en el que se precisa que la maternidad subrogada tiene que ser “altruista”, por lo que se pue­de solicitar que una mujer mexi­cana geste a un bebé a petición de una pareja, cuando la mujer que conforma la pareja padezca imposibilidad física o contraindi­cación médica para llevar a cabo la gestación.

Si quieres leer esta investigación completa, busca la próxima edición de Forbes México con la portada Mujeres Poderosas. 

embarazo_reuters1

 

Siguientes artículos

6 consejos financieros para papás primerizos
Por

Tener un bebé es un momento significativo en la vida de los nuevos papás, sin embargo si la familia toma las recomendaci...