Por: Ana Pazos*

“No puedo cambiar la dirección del viento, pero si ajustar mis velas para llegar siempre a mi destino”- James Byron Dean

Estas semanas hemos vivido adversidades completamente inesperadas para nuestra realidad, donde hemos tenido que aprender rápidamente a enfrentar cambios radicales y mucha incertidumbre. Esto nos lleva a la necesidad urgente de replantear el tipo de liderazgo que ejercemos en nuestros negocios, en este contexto. El papel de la nueva líder no será evitar la adversidad, sino saberla transformar en beneficios y llevar a buen puerto a su empresa. 

La nueva líder tiene que ser más flexible y con un nivel alto de adaptación al cambio. También es momento de aplicar nuestras habilidades asertivas y de trabajo en equipo. Ya no hay espacio para el individualismo, sino de un genuino liderazgo que nos conduzca a todos a conseguir el mismo objetivo. Y los nuevos lideres tienen que ser también, gestores de la salud emocional de su equipo, que más que nunca está expuesta a nuevos y diferentes desafíos que han crecido exponencialmente desde inicios de este año. 

Muchas empresas que me contratan están preocupadas sobre cómo mantener a su capital humano motivado, enfocado en las soluciones, y sobre todo, manteniendo su estabilidad emocional. Por otro lado también hay empresas que optan por ignorar completamente el delicado tema de las emociones en el trabajo y como afectan la productividad. Sin embargo, cada vez hay más consciencia y evidencia científica alrededor del tema,  y es inevitable voltear a verlas. 

Hoy es esencial crear una conexión emocional como parte de nuestra comunicación con nuestro capital humano. Con esto generamos vínculos más fuertes, sinceros y empáticos, que nos abre nuevas oportunidades, para que todos adopten como propios los objetivos buscados, y se mueva el equipo hacia la dirección trazada. Debemos asumir y entender que es crucial conocer nuestro estilo emocional como líderes, para desempeñar mejor nuestro liderazgo, lo cual se replicará en un bienestar a todo el equipo de trabajo.

Platicando con un alto ejecutivo de una reconocida compañía cervecera, me compartió cómo estaba manejando esta situación, y mencionó algo muy importante: “El ejemplo es lo más inspirador, ya que tu equipo será un reflejo de tu estilo de liderazgo.” 

Claramente el ejemplo del lider y cómo esta afrontando tantos retos, será el motor en la ejecución dentro de un entorno negativo, para convertirlo a un entorno positivo. Por lo tanto, para que un líder gestione correctamente las emociones de su equipo en un estado de Emergencia como el que vivimos hoy, tendrá primero que gestionar las suyas propias (es similar a lo que sucede en un avión, cuando tenemos que usar las mascarillas de oxígeno; primero hay que colocar la propia antes de poder ayudar a los demás).  

Nuestros equipos de trabajo necesitan líderes emocionalmente estables para que les transmitan ese bienestar, que ayuden y guíen a cambiar en Mindset, aunque el entorno se presente desalentador, de una manera realmente efectiva y duradera.

En estos momentos en donde fluyen tantas emociones, el truco consiste en asumir todo lo que estamos sintiendo sin reprimirlo ni esconderlo, pero siendo muy conscientes de cómo nos expresamos tomando en cuenta los diferentes contextos pues sin duda habrá momentos que estas emociones se puedan desbordar y arrebatarnos el control, debilitando nuestra capacidad de liderazgo. 

¿Qué hacer cuando las emociones amenazan con tomar el control de la situación?  Sigue estos tres pasos, que parecen sencillos pero que requieren de práctica, para crear un hábito:

Primero que nada: reconocer tus emociones, principales preocupaciones y miedos que estás enfrentando durante este período. 

Segundo: controlar cómo las expresas verbal y no verbalmente, privilegiando la asertividad, la empatía y nunca olvidando el objetivo del negocio. 

Tercero: Actúa de acuerdo a tus valores y propósito, no a tus emociones.

Es importante detectar las áreas de oportunidad que tenemos para desarrollar un liderazgo emocional eficaz. Una manera muy fácil de hacerlo es pedirle a tus colegas describir tu estilo emocional, ¿Qué responderían? ¿Cómo describirían tu respuesta típica cuando se desbordan las emociones negativas?

El entender y trabajar tus cualidades de liderazgo emocional, te permitirán convertirte en un líder emocionalmente ágil, capaz de auto regular situaciones de alto stress, siempre considerando un fin productivo.

Las líderes en la época del COVID19 no solo comparten las instrucciones necesarias, dan dirección y delegan tareas;  ellas empoderan a sus equipos de trabajo, generan empatía y ofrecen herramientas para fortalecerlos emocionalmente (hoy en día las empresas tienen a su alcance una variedad de cursos, talleres y apoyos con este objetivo).

Hay una frase de Coaching que me gusta mucho y que aplica perfectamente a nuestra situación actual: “La vida empieza en donde termina tu zona de confort”. Nos vemos obligadas a movernos, apagar el piloto automático y tomar el verdadero control del vuelo, en la búsqueda de nuevas estrategias para enfrentar los problemas, y resolverlos exitosamente.  ¡Mantengan el foco estoy segura que podrán navegar con éxito por esta tormenta!

Contacto:

Linkedin: Ana Pazos Life Coach

Web: www.anapazoslifecoach.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

volaris pasajeros
Volaris transporta 89% menos pasajeros en mayo por Covid-19
Por

La aerolínea transportó a 213,000 pasajeros en vuelos nacionales e internacionales, lo que representó una menor demanda...