Luego del capítulo DeGeneres en Twitter, se debe ir planteando —y replanteando— las nuevas reglas de la “viralidad” en las redes sociales. La liga de lo que es ser “viral” en el mundo 2.0 se ha estirado hasta perderse en el horizonte.

 

 

 

PUBLICIDAD

Después del mes de marzo y del capítulo DeGeneres en Twitter, tenemos que ir planteando —y replanteando— las nuevas reglas de la viralidad en las redes sociales. La liga de lo que es ser “viral” en el mundo 2.0 se ha estirado hasta perderse en el horizonte.

Hasta hace un par de años, ser “viral” en Internet era trascender las diferentes plataformas y ser la comidilla —para bien o para mal— de uno que otro blogger trasnochado.

Pero a esta historia se sumaron cantantes de la generación de Internet y vinieron a revolucionar los conceptos. Primero, un jovencísimo Justin Bieber pasó a las planas de los medios de comunicación y plataformas web por haber roto “en sólo 24 horas” un récord de vistas en YouTube.

En julio del 2010, el video “Baby”, interpretado por el canadiense, superó las 246 millones de vistas en 24 horas. ¡Rompió récord!, era el mantra de los periodistas digitales hace dos años. Todo era sorpresa y admiración, y los especialistas en consumos digitales se rebanaban los sesos analizando el fenómeno.

Luego, dos años después, un hombre rollizo con anteojos oscuros que cantaba algo llamado “Gangnam Style” dio la vuelta al marcador y el video de la machacona canción que se bailaba como si se estuviera montando a caballo, volvió a romper los récords al llegar y superar las 1,932 millones de visitas (dato hasta el momento de escribir este texto).

Pero en el mundo de tuiter todo iba más lento. Contrario a la dinámica de la red social de los 140 caracteres, volverse “viral” lleva su tiempo. Quien había sido un ejemplo a seguir para comunicadores, estrategas, tuitstars y demás fauna existente en la red social del pajarito, el entonces candidato y posteriormente Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, marcó la pauta.

El día en que Obama confirmó su triunfo a un segundo periodo presidencial, también en el 2012, en la cuenta de tuiter de Obama se publicó la fotografía en la que se le observa abrazado de su esposa Michelle. Esa imagen, entonces, fue la que rompió récords al ser retuiteada, según reportó la BBC aquel miércoles 7 de noviembre del 2012, al menos 500,000 veces, y registrar 2 millones de “Likes” en Facebook.

¿Cómo fue la evolución de la “viralidad” en las redes sociales? Dar el salto de 246 millones de visitas al video de Bieber, a los más de mil 900 millones al video del “Gangnam Style” en dos años es un salto cuántico que nos refleja la penetración que tuvo la plataforma de videos en ese lapso, además del crecimiento de consumo de contenidos digitales entre los internautas.

Por el lado del mundo de tuiter, yo lo relaciono más con la tendencia creciente de que los tuiteros publican en esa red social lo que están viendo en la televisión, tal y como lo expliqué en el texto “Cómo ser tendencia en Google fumando mota” del mes de noviembre: el 66% de los usuarios de Twitter usan la red social mientras ven televisión.

La punta de la lanza ahora fue la conductora DeGeneres, cuando ante los 43 millones de televidentes de audiencia en televisión de los Oscares, se tomó la selfie que colapsó Twittter, con más de 3 millones 400,000 retuits.

Ante este escenario de números e historial, habría que replantear el concepto de “viralizar” en las redes sociales. Y todo vino a colación porque de un tiempo a la fecha los medios .com usan con mucha facilidad la expresión “video (o foto) se viraliza”.

¿Perdón? ¿Tener 10, 20 o 50 retuits ya se puede considerar un producto “viral”? Queda claro que ante los 3 millones de retuits de la conductora estadounidense la meta queda muy lejos, si es que tomamos su actividad en las redes como una meta a alcanzar.

Siendo honesto, pocas ocasiones pasan por el TL de mis redes sociales gran parte de esos productos que los medios califican de “viral”.

Ojalá no sea una estrategia de lo que yo llamo “periodismo facilista”: ese que busca el clic rápido, fácil, sin mayor trabajo ni complicaciones.

Ante los mil millones de vistas en YouTube y los 3 millones de retuits, el siguiente producto realmente viral tendrá que ser trabajado, armado, tejido quirúrgicamente.

Y tú lector, ¿qué opinas?

 

 

Contacto:

Sígueme en Tuiter: @miguelcolunga1

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

5 pasos para ‘crear’ el empleo de tus sueños
Por

¿Qué buscas en un trabajo?, ¿reconocimiento?, ¿horarios flexibles?. El trabajo que tú buscas y a la medida probablemente...