Por Ralf Bosen y Andreas Noll

DW.- Cuando el presidente Charles de Gaulle y el canciller Konrad Adenauer suscribieron el Tratado del Elíseo, el 22 de enero de 1963, sellaron la reconciliación entre los “archienemigos” de antaño. Francia y Alemania se convirtieron en socios.

Ambos gobiernos acordaron consultas, una estrecha cooperación política y un amplio intercambio juvenil. Desde entonces, más de 8,4 millones de jóvenes alemanes y franceses han participado en programas de intercambio en el país vecino.

Un nuevo tratado

PUBLICIDAD

Este martes 22 de febrero se inicia otra etapa, con la firma de un nuevo tratado en Aquisgrán. Con él se aspira a profundizar aún más la amistad y “elevar las relaciones a otro nivel”, con mejoras para los ciudadanos.

Dado que el Tratado del Elíseo sólo describe un proceso de cooperación, no se trata de reformarlo en lo medular, sino de emitir una señal política. Berlín y París quieren emprender otra etapa de cooperación y con ello preparar el camino a una reforma de la UE. Al mismo tiempo, una cooperación intensificada se interpreta como una declaración de guerra contra los crecientes fenómenos de populismo y nacionalismo en Europa.

Macron y Merkel prevén para 2021 presupuesto de la zona euro

¿Qué cambiará?

En una declaración conjunta, Angela Merkel y Emmanuel Macron ya mencionaron iniciativas en diversos ámbitos políticos. En lo medular, el “Tratado de Aquisgrán” contempla ampliar los programas de intercambio para ciudadanos de ambos países, profundizar la cooperación en materia de política exterior, europea y de seguridad, e incrementar la integración económica, incluyendo una política ambiental coordinada.

El presidente francés Charles de Gaulle y el canciller alemán Konrad Adenauer en 1958/Ludwig Wegmann, Das Bundesarchiv

En una resolución, el Bundestag alemán y la Asamblea Nacional francesa instaron a una cooperación más estrecha y enumeraron varios ejemplos, que abarcan desde la creación de centros conjuntos de formación profesional, hasta la fundación de un centro franco-germano dedicado a la inteligencia artificial. Además, se ha de intensificar el intercambio entre ambos parlamentos. Igualmente se pretende fomentar el aprendizaje del francés en Alemania y del alemán en Francia.

Economía y defensa

Alemania es el principal socio comercial de Francia. El Tratado de Aquisgrán apunta a generar un área económica franco-germana y ha de velar por reducir las trabas burocráticas.

Merkel desafía a Trump y apoya a Francia para crear ejército europeo

El deseo de equiparar las condiciones no es nuevo. Ya en 2011, el entonces presidente francés, Nicolás Sarkozy, y la canciller Angela Merkel acordaron un impuesto corporativo  unitario en ambos países. Pero su aplicación se hizo esperar. En la práctica, los obstáculos siguen siendo grandes. Debido a que Francia erigió una barrera burocrática por temor a la competencia “barata” de los países del este de Europa, también los trabajadores alemanes se quejan de falta de acceso al mercado francés.

El nuevo tratado también aborda la cooperación germano-francesa en materia de defensa y combate al terrorismo. Desde 1989 existe una brigada franco-germana, pero esta no desempeña un papel mayor en el plano militar. Ahora se trata de avanzar.

Alemania y Francia comprometen su apoyo recíproco en caso de que uno de los países sea blanco de un ataque armado. Ambos se proponen también desarrollar conjuntamente reglas para la exportación de armamento.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

 

Siguientes artículos

Aumenta a 91 el número de muertos en Hidalgo: gobernador
Por

El gobernador del estado agregó que también hay 52 heridos en una docena de hospitales de Hidalgo, el Estado de México y...